Sociedad

ACUERDO CON CHINA

Cerdos everywhere: quieren instalar megagranjas en norte y sur del país

Así lo anticipó Jorge Neme, funcionario de Cancillería. El flamante gabinete de Comercio Exterior involucra a varias de las áreas detrás del acuerdo con China.

Valeria Foglia

@valeriafgl | Editora de Ecología y ambiente

Lunes 10 de agosto | 22:02

Foto: Reuters

El acuerdo con China para convertir al país en un enorme criadero industrial de porcinos se discutirá en el flamante gabinete de Comercio Exterior, uno de los cinco que, con eje en la recuperación económica, el Gobierno definió para el próximo período. Los demás son Promoción Federal, Económico, Ciudadanía y Planificación Urbana.

En la reunión de Comercio Exterior de este lunes estuvieron presentes Santiago Cafiero y Cecilia Todesca, jefe y vicejefa de Gabinete; Felipe Solá (Relaciones Exteriores), Martín Guzmán (Economía), Luis Basterra (Agricultura), Matías Kulfas (Desarrollo Productivo), Luis Pesce (Banco Central) y Juan Cabandié (Ambiente y Desarrollo Sostenible). El encuentro giró sobre "el equilibrio de la balanza comercial, los bienes transables, cupos de importación y una apertura comercial estratégica que considere la protección de recursos e industrias locales". Aunque la cartera de Cabandié pareciera desentonar en un elenco donde prima el aval al extractivismo, la experiencia indica que las agencias públicas de “control ambiental” cumplen un rol ceremonial y puramente administrativo.

Relacionada: Factorías de cerdos: para Alberto hay que "vender nuestra carne faenada en el mundo"

Solá empuja a todo ritmo el acuerdo con China para la instalación de las cuestionadas megagranjas porcinas, un proyecto que generó tibios reparos en público por parte del titular de Ambiente. Jorge Neme, secretario de Relaciones Económicas Internacionales de Cancillería, se pasea por cuanta charla virtual y medio puede para dar cuenta de los “beneficios” del memorándum de entendimiento con China.

Prometen inversiones por 3500 millones de dólares, exportaciones por otros 2500 millones anuales, 9500 puestos de trabajo y unos 42 000 indirectos. Días atrás, en entrevistas con EcoHouse y los equipos técnicos del PJ, Neme expresó algunas definiciones sobre el acuerdo: “Hace unos meses recibimos inquietudes de la embajada y el Ministerio de Agricultura de China sobre la posibilidad de evaluar inversiones en materia de producción de carne de cerdo”.
“Preparamos un memorándum de entendimiento, una especie de acuerdo marco, para canalizar las inversiones chinas a la Argentina con destino a la producción de carne de cerdos en un acuerdo que tiene tres puntos básicos”. Y enumeró:

• Cooperación en tecnologías de producción de carne porcina.
• Cooperación técnica en temas de sanidad animal y bienestar animal.
• Encuentro entre empresarios argentinos y chinos para que hagan acuerdos de desarrollo de esas producciones.

Neme adelantó que China habría mostrado su beneplácito con la propuesta argentina y que el nuevo embajador en el país asiático apuraría el trámite de la firma del memorándum. Según el funcionario, en la Pampa húmeda hay actualmente distintos emprendimientos de carne porcina de tipo intensivo, con 340 000 madres que producen 300 000 toneladas para el mercado interno. A estas se suman unas 600 000 cerdas en lo que se llama traspatio, que representa a los pequeños productores.

Al decir de Neme, estas megafactorías se instalarían en el norte argentino, donde se producen ocho millones de toneladas de maíz, que podrían “transformarse” en carne de cerdo con “un modelo de diez mil o quince mil madres por establecimiento, con frigorífico integrado y biodigestores. Un modelo integral con todo el paquete tecnológico para tratar purines, efluentes”. Otro posible destino nombrado por el funcionario es la Patagonia.

Ante el avance de esas y otras negociaciones, Solá no pudo ocultar su alegría en Twitter:

¿Hay forma sostenible de instalar semejantes megaproyectos? Para Soledad Barruti, escritora y periodista especializada, categóricamente no. “No existe en el mundo un emprendimiento agropecuario que tenga más efectos instantáneos en la población que una factoría de cerdo. Un cerdo produce cuatro veces más desechos que una persona. En todos los casos se trata de fluidos tóxicos, son un montón de gases que terminan afectando a la población”. No es la única en señalar el enorme problema ambiental, sanitario y económico que implican.

Te puede interesar: Soledad Barruti sobre las megagranjas de cerdos: agronegocio, pandemia e impacto ambiental

El norte argentino ya está sometido a permanente estrés hídrico por otras prácticas extractivistas, como el monocultivo y la megaminería. “Estos animales terminan compitiendo en el consumo de agua con las poblaciones. Catamarca y provincias del norte ya tienen un problema de agua. Los cerdos para producir un kilo de carne se consumen seis mil litros”, cuenta la autora de Malcomidos.

Con ¿timidez?, Cabandié colgó apenas una foto y una breve oración para anunciar su participación en el nuevo gabinete de Comercio Exterior. Debajo recibió comentarios contra el acuerdo con China, las quemas del delta (instigadas por el agronegocio) y en reclamo de la ley de humedales para defender los ecosistemas amenazados. Difícil con esta orientación poder garantizar que "las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras" [1].

Ver esta publicación en Instagram

Participé de la primera reunión del Gabinete de Comercio Exterior.

Una publicación compartida de Juan Cabandié (@juan.cabandie) el



[1Artículo 41 de la Constitución Nacional







Temas relacionados

Granjas factorías   /    Agronegocios   /    Santiago Cafiero   /    Martín Guzmán   /    Agronegocio   /    Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación   /    Juan Cabandié   /    Felipe Solá   /    Ecología y ambiente   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO