Sociedad

TRIBUNA ABIERTA

Cazador cazado: el jaguar en peligro de extinción

El jaguar es un felino de gran tamaño, nativo del continente americano A nivel nacional se encuentra en peligro de extinción, básicamente por la pérdida de hábitat y la caza directa, y fue declarado Monumento Natural Nacional, máxima categoría de protección.

Erica Cuyckens

Dra. en Biología / Conicet

Pablo Perovic

APN, Jaguares en el límite.

Jueves 23 de febrero | Edición del día

Jaguar, foto sacada con cámara trampa en P.N. Calilegua

La verdadera fiera

Desde la llanura Pampeana y hasta la Patagonia argentina, rugía en tiempos precolombinos el denominado jaguar, tigre o yaguareté. Científicamente su nombre es Panthera onca. Cuando llegaron los colonizadores no sólo mataron a gran parte de la población originaria sino también extinguieron localmente mucha de la fauna nativa.

Estimaciones recientes sugieren que actualmente, el jaguar habita en el 5% de su territorio original y quedan menos de 300 ejemplares en todo el país. Por lo que se considera que está en peligro crítico de extinción, lo que significa que si no se toman acciones para su conservación el jaguar se extinguirá en un futuro cercano.


Distribución actual e histórica aproximadas del jaguar (tomado de Cuyckens et al., 2017) Cuyckens, G.A.E., Perovic, P.G., Herrán, M. 2017. Living on the edge: regional distribution and retracting range of the jaguar (Panthera onca). Animal Biodiversity and Conservation 40.1: 71-86

Gran hermano

El yaguareté es familia de nuestro gato doméstico, nada más que sería un hermano o primo mayor, ya que es el félido de mayor tamaño en el continente. A diferencia de todos los otros félidos que tienen la capacidad de ronronear, el jaguar, junto con el tigre de bengala, los leones y leopardos africanos, tiene la capacidad de rugir.

Pérdida de hábitat y caza directa

Las principales amenazas que sufre esta especie son la pérdida de hábitat por cambios en el uso del suelo; la transformación de ambientes naturales a cultivos, donde el jaguar no puede sobrevivir. El desmonte generalmente ocurre a gran escala por terratenientes o grandes empresas multinacionales, aunque también existen desmontes a pequeña escala que sumando pueden abarcar superficies más grandes.

Los pocos jaguares que quedan, sufren de la caza directa, a pesar de que está totalmente prohibida en Argentina y constituye un delito federal. La caza está principalmente asociada con represalias por la pérdida de ganado de los pobladores locales. Las vacas que pastan libremente conforman una presa relativamente fácil para el jaguar.


Piel de jaguar

Runa – Uturunku

El jaguar es parte de nuestra cultura precolombina. En algunas comunidades ava-guaraní de Jujuy aún se festeja la fiesta del Arete Guazú, que representa la lucha entre el toro y el tigre, en donde el toro representa la colonización española y el tigre, lo autóctono, de esa manera el tigre se hace símbolo de la libertad y de la originalidad de América.

Existe el mito del “runa – uturunku” que describe la transformación del chaman, runa = hombre a uturuku = jaguar (en runasimi) en momentos de decisiones importantes.

Tampoco el gaucho deja de exhibir en su apero la piel de jaguar, aunque, actualmente, está prohibido la tenencia y exposición de cráneos y pieles.

El último fusible

En las partes planas de las Yungas se reemplazó el bosque la selva por cultivos de caña de azúcar y cítricos, principalmente, recluyendo al jaguar junto con pobladores que se dedicaban a la ganadería extensiva a las partes más altas y no aptas para la agricultura intensiva; como en San Francisco y Valle Colorado. Y es allí donde el hombre sufre pérdidas de ganado por ataques de jaguar. Como estos lugares son poco accesibles, las poblaciones humanas campesinas que conviven directamente con el jaguar están sin ningún tipo de asesoramiento estatal en cuanto a las prácticas sustentables tanto agrícolas como ganaderas. Sin embargo estos son actores locales imprescindibles que pueden ser los pilares fundamentales en la conservación de la especie.

Caminando juntos a la par

También existen pueblos que en invierno “bajan” de la montaña por el frio que amenaza al ganado y en verano vuelven a “subir” para resguardar los animales domésticos de mosquitos y enfermedades. Esto se denomina trashumancia, aunque en la actualidad esta costumbre se está perdiendo. Estas personas, realizan largas caminatas, a veces de varios días, para llegar a un lugar adecuado para pastar su ganado en invierno y que a su vez es lugar adecuado para el jaguar, llevando nuevamente a problemas de co-existencia.


Hábitat natural del jaguar (Rio Baritú, Salta)

Conservación

Tanto a nivel nacional como en las provincias existen leyes que protegen la fauna silvestre y el medio ambiente. En efecto, el jaguar fue declarado en Argentina como “Monumento Natural Nacional”, la categoría máxima de protección. Además, recientemente, el gobierno de Jujuy, junto a su par de la Provincia de Salta y la Administración de Parques Nacionales, aprobó el “Plan estratégico para la conservación del yaguareté (Panthera onca) en las Yungas argentinas” [1].


Huella de jaguar

Sin embargo, todas estas leyes y declaraciones no tienen incidencia en la realidad.

Para avanzar efectivamente en la conservación del jaguar, se debería, en primer lugar, frenar el avance de la frontera agrícola para garantizar la persistencia a largo plazo de su hábitat. Además, asegurar la conectividad entre áreas con presencia actual e incluso recuperar los ambientes donde la especie se extinguió: esto debería incluir también trabajos para la recuperación de las poblaciones de presas.

Otras medidas de conservación son el control de caza, la creación, implementación y vigilancia de áreas protegidas, coordinar acciones multidisciplinarias, desarrollar programas de educación e investigación, e implementar proyectos que promuevan la convivencia del jaguar y la población local. Pero nada de esto se puede hacer sin que el Estado destine los fondos necesarios para implementar las políticas de conservación y unifique estas políticas entre sus dependencias


Educación ambiental en Isla de Cañas (Salta), zona de conflicto jaguar –ganado.








Temas relacionados

Ecología y Medioambiente   /    Jujuy   /    Ecología   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO