Cultura

A 80 AÑOS

Causas e inicio de la Segunda Guerra Mundial

La historia oficial (sobre todo estadounidense) dice que la causa de la Segunda Guerra Mundial fue la defensa de las democracias contra los regímenes fascistas. Para los trotskistas las causas fueron otras.

Gabriela Liszt

@gaby_liszt

Sábado 31 de agosto | 00:00

El camino hacia la guerra

La Primera (1914-18) fue llamada la “Gran guerra que terminaría con todas las guerras”. No solo no terminó con ninguna guerra sino que en los 30 vendrían por ejemplo la guerra sino-japonesa, la guerra Italia-Absinia o la guerra civil en España. Como afirmaban Lenin y Trotsky, no habría una guerra que termine con todas las guerras en la medida en que los trabajadores no derrotaran al capitalismo como sistema de explotación mundial, que por su misma naturaleza está formado por distintas potencias imperialistas que tienden a profundizar su crisis económica-estatal y a las guerras para salvar o conquistar nuevas zonas de dominio, en un mundo ya repartido entre estas mismas potencias. Los Estados, durante las crisis económicas mundiales, lejos de diluirse se refuerzan. Los monopolios concentrados utilizan los Estados nacionales para dirimir lo que antes se expresa como guerras comerciales. La Segunda Guerra Mundial en realidad fue una continuidad y profundización de la Primera (Ver Trotsky, El nacionalismo y la economía).

“De la contradicción principal del capitalismo entre el desarrollo de las fuerzas productivas y las fronteras nacionales y, a su vez, entre la socialización cada vez mayor de la producción y la propiedad privada, de la finalización de la época de libre cambio y del mundo ya repartido entre las potencias existentes, de la falta de resolución de estas contradicciones con la Primera Guerra Mundial y por consiguiente, y luego de la crisis del 30, del agudizamiento explosivo de estas contradicciones entre los estados nacionales imperialistas y la necesidad de un nuevo reparto de las colonias y semicolonias y la reconquista de la URSS para resolver sus crisis económicas, Trotsky deducía las tendencias inevitables a una nueva guerra mundial. En el año 34 ya plantea que el único factor que frenaba al imperialismo en su dinámica hacia la guerra era el temor a las consecuencias de ésta, es decir, restaba definir la relación establecida entre las clases en las principales potencias imperialistas, ya que la burguesía necesitaba primero derrotar y/o cooptar al proletariado para subordinarlo como carne de cañón de sus intereses imperiales, de lo contrario era consciente que favorecería el surgimiento de situaciones revolucionarias”, (Liszt, "Ensayo introductorio", Guerra y revolución. Una interpretación alternativa de la Segunda Guerra Mundial, Ediciones CEIP, 2004).

Gran Bretaña se encontraba en decadencia frente al crecimiento pujante de EEUU. La gran crisis económica mundial de 1929, el ascenso del fascismo en Italia y Alemania (asfixiada por las deudas económicas impuestas al final de la PGM) fueron los primeros indicios. La derrota de los procesos revolucionarios en el corazón europeo que podrían haber detenido el curso guerrerista como la insurrección de Barcelona de 1937, el triunfo de Franco en 1939 y la derrota de la huelga general francesa en 1938, mientras los distintos imperialismos empezaban a configurar sus alianzas para la guerra (los Aliados: Gran Bretaña, Francia, EEUU, luego la URSS; y el Eje: Alemania, Italia, Japón, con el apoyo “neutral” de España), reafirmaron este pronóstico. La política de concesiones del imperialismo inglés y francés para “apaciguar” a Hitler, por el contrario, lo fortalecía cada vez más, como demostró el Pacto de Munich donde le entregaron parte de Checoslovaquia. Una parte de la historia que en general se oculta es que los llamados imperialismos “democráticos” como Gran Bretaña veían en el nazismo la posibilidad de que éste derrotara a los “bolcheviques” de la URSS y por eso permitieron el rearme alemán (al mismo tiempo que asfixiaban económicamente a su pueblo).

Trotsky plantea a la Oposición de Izquierda Internacional/Movimiento pro Cuarta, la urgencia de fundar la IV Internacional (lo que se realizará el 3 de septiembre de 1938) para que los pequeños partidos revolucionarios, especialmente de Europa y EEUU, se preparasen. Primero para resistir la primera etapa de patriotismo y pacifismo para luego encabezar las futuras revoluciones que seguramente desencadenaría la guerra imperialista.

Stalin, temeroso que una invasión de Alemania desatara una revolución en la propia URSS (que desde 1924 estaba dirigida por una camarilla burocrática y poco antes de la guerra ejecutó a gran parte de los viejos bolcheviques en los Juicios de Moscú), firmó un “pacto de no agresión” con Alemania, dividiéndose Polonia. Aunque Hitler tenía el objetivo de conquistar la URSS, primero necesitaba neutralizarla para ir a la conquista de Europa. El pacto Molotov Ribentropp duró desde el 22 de agosto de 1939 hasta 1941. En ese período los Partidos Comunistas europeos no enfrentaron a los nazis, hasta que Hitler invadió la URSS en la Operación Barbarroja.

Von Ribbentrop (izq.), Stalin y Molotov.
Von Ribbentrop (izq.), Stalin y Molotov.

El estallido de la guerra

El 1° de septiembre de 1939, con la invasión de Alemania a Polonia comienza la Segunda Guerra. Pero como decía Trotsky en "La guerra y la IV Internacional" (1934) hay que aplicar el método marxista para definir frente a qué guerra se tienen que ubicar los trabajadores: "El carácter de la guerra, no está determinado por el episodio inicial tomado aisladamente (’violación de la neutralidad’, ’invasión enemiga’, etc.) sino por las fuerzas fundamentales que actúan en ella, por todo su desarrollo y por las consecuencias a las que conduce finalmente", y sigue "Nuestra actitud hacia la guerra no está determinada por la fórmula legalista de la ’agresión’ sino por el problema de qué clase lleva a cabo la guerra y con qué objetivos".

Es decir, no fue la invasión lo que determinó el carácter de la guerra ni el régimen de cada país. La guerra fue imperialista por la clase que la llevó adelante (las burguesías de países imperialistas) y por los objetivos que tenían estas potencias: la lucha por la hegemonía mundial y un nuevo reparto de las colonias y la derrota del Estado obrero. Los Aliados enmascararon la necesidad de combatir tras el argumento de “defender las democracias y derrotar al fascismo”. Pero detrás de esta farsa se ocultaban los intereses de los distintos imperialismos: El régimen nazi en Alemania era producto de su falta de colonias al mismo tiempo que su crecimiento económico requería expandirse. Necesitaba colonizar Europa y la URSS para imponer su hegemonía; EEUU, necesitaba una guerra que termine de imponer su superioridad económica, militar y política, subordinar a Gran Bretaña y Francia como imperialismos arrebatándole gran parte de sus colonias, así como conquistar China y recuperar para el capitalismo a la URSS. Alemania y EEUU eran los dos polos imperialistas. La derechización de la mayoría de los gobiernos europeos antes de la guerra hizo muy fácil la invasión nazi de la mayoría de Europa. EEUU primero más interesado en su frente asiático, dejó pasar varios años para su entrada directa en la guerra para que sus enemigos y “amigos” tuvieran el mayor desgaste posible, aprovechando la lejanía de su territorio del terreno de combate. La URSS sufrió la mayor cantidad de bajas (más de 20 millones entre militares y civiles) pero no pudo ser restaurada para el capitalismo. Por el contrario, salió triunfante de la guerra debido a que fue la que concretamente derrotó a los nazis, y formó parte de la repartición del mundo en las distintas conferencias de las grandes potencias Aliadas (Teherán, Yalta y Potsdam).

Como planteaban Trotsky y los trotskistas lo único que podía haber detenido el curso de esta sangrienta guerra, que gracias a que los avances tecnológicos en manos imperialistas permitió matanzas en gran escala (Dresde, Hiroshima y Nagasaki), era el triunfo de nuevos procesos revolucionarios. Grecia, Francia e Italia fueron parte de esos procesos pero, derrotados gracias a la política del estalinismo, no pudieron impedir que el triunfo Aliado inaugurara una nueva etapa marcada por el dominio del imperialismo norteamericano y su división del mundo con la burocracia de la URSS [1].

Hoy, habiendo terminado ese viejo mundo, con la desaparición de la URSS, la decadencia de la hegemonía estadounidense y el ascenso como potencia de China, se empiezan a expresar más claramente las incipientes guerras comerciales (antecesoras de guerras militares). La crisis económica mundial de 2008, aunque no fue similar a la de 1929, aún no se ha cerrado. La lucha de clases es el factor más retrasado con relación a la situación de extrema pobreza, desigualdad y destrucción del planeta. No hay movimientos convulsivos como en los 30. No parece estar cerca una nueva guerra mundial. Se fortalecen sectores de ultraderecha pero no son comparables al fascismo. Se convertirá China en un nuevo imperialismo que intente disputar la hegemonía con EEUU en una tercera guerra mundial? Como Trotsky afirmaba, la única manera de frenar esta posibilidad es con el triunfo de la revolución socialista internacional. La apuesta hoy es a que surjan partidos revolucionarios que desarrollen toda tendencia en ese sentido.



[1Para profundizar sobre este tema y especialmente para conocer las posiciones de Trotsky y los trotskistas en la época, se recomienda la lectura de La Segunda Guerra Mundial y la revolución., OE8, Ediciones IPS-CEIP.







Temas relacionados

Adolf Hitler   /    Nagasaki   /    Hiroshima   /    URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas)   /    León Trotsky   /    Primera Guerra Mundial   /    Segunda Guerra Mundial   /    Guerra   /    China   /    Alemania   /    Estados Unidos   /    Historia   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO