Política

¿PERIODISMO?

Caso Rafael Nahuel: científicos de Bariloche desmienten a Claudio Andrade y Clarín

Tres organizaciones gremiales del Centro Atómico Bariloche demostraron a través de un documento que el comunicador oficialista lanzó información falsa para colaborar con Bullrich y su campaña antimapuche.

Daniel Satur

@saturnetroc

Martes 17 de julio | Edición del día

Trabajadoras y trabajadores del Centro Atómico Bariloche (CAB), dependiente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), repudiaron públicamente este lunes al escriba del Ministerio de Seguridad de la nación, defensor de Benetton y la Sociedad Rural y pseudoperiodista de Clarín Claudio Andrade, por una serie de falsas informaciones publicadas alrededor del crimen del joven mapuche Rafael Nahuel.

Representantes de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), de la Asociación de Técnicos de la Comisión Nacional de Energía Atómica (ATCNEA) y de la Asociación de Profesionales de la misma comisión (APCNEAN) que trabajan en el Centro Atómico Bariloche (CAB), expresaron a través de un documento su “indignación por nuevas mentiras expresadas por el periodista Claudio Andrade” en una nota publicada en Clarín el lunes 9 de julio.

El personal del CAB afirma que en esa nota, titulada “Nuevas dudas y sospechas en la causa por la muerte del mapuche Rafael Nahuel”, el comunicador afincado en la Patagonia “nuevamente ataca sin fundamento a nuestros compañeros de trabajo”.

El documento enumera tres falsedades muy concretas, elaboradas por Andrade y publicadas por el multimedios de Héctor Magnetto con el objetivo de aportar a la brutal y sistemática campaña impulsada desde el Ministerio de Seguridad de la Nación contra las comunidades mapuches. Una campaña que al mismo tiempo busca conseguir la impunidad para los prefectos involucrados en el asesinato por la espalda del joven Rafael Nahuel.

No hubo diferentes resultados entre pericias

La primera desmentida sobre la información de Andrade se refiere a las “las pericias en las extremidades de los integrantes de Prefectura Naval y mapuches para detectar restos de pólvora”.

Según la nota de Clarín, las pericias realizadas por el Departamento de Caracterización de Materiales del Centro Atómico Bariloche difirieron sustancialmente en sus conclusiones respecto a las que luego realizó el Servicio de Ingeniería y Química Forense del Cuerpo de Investigaciones Fiscales del Ministerio Público de Salta.

Así, mientras en Bariloche habrían concluido en que no había residuos de pólvora en la mano de Rafael Nahuel, en Salta habrían determinado lo contrario.

Pero el personal científico del CAB afirma que “en la realidad, en Bariloche no se llevó a cabo ninguna pericia, sino simplemente un estudio técnico de cuantas partículas de antimonio, bario y plomo, había en distintas muestras anónimas. Ese estudio debe ser interpretado por peritos idóneos para que ellos determinen cuales muestras corresponden o no a disparos. A sugerencia misma de los trabajadores del Centro Atómico Bariloche, ese estudio se envió al servicio de Salta para que ellos hagan la pericia. Estos son los que determinarían quien disparó o no”.

Por lo tanto, afirman, esa información es “completamente falsa e infundada”, al igual que “la publicada anteriormente por Andrade en Clarín” el 8 de febrero en la que se decía que “los científicos del Instituto Balseiro habrían confirmado a la Justicia Federal que fueron encontrados restos de pólvora en las manos del Rafael Nahuel”. Vale decir que al usar el potencial (“habrían”), el mismo pseudoperiodista deja en evidencia la ambigüedad de lo informado.

Los estudios fueron científicos, no políticos

Las trabajadoras y trabajadores de la CNEA de Bariloche acusan a Andrade de una segunda falsedad. En la nota del lunes 9 el escriba afirmaba que “en el Gobierno consideran que no fue pertinente enviar a hacer los análisis de las cintas de carbono a un departamento que dirige la científica Adriana Serquis conocida por su militancia kirchnerista”.

“No nos consta ninguna declaración pública de ningún trabajador involucrado en la pericia respecto de calificaciones al gobierno”, afirma el personal del CAB. De todos modos aclaran que “más allá de eso, el procedimiento técnico fue detallado y todos los datos originales entregados, por lo que no hay ninguna posibilidad de falsear los resultados”.

Las declaraciones de Andrade, agregan, “son una ofensa a los investigadores y técnicos de la institución, cuyos resultados de los trabajos son independientes de toda posición política e ideológica”.

Por si fuera poco, dicen que “además las muestras eran anónimas” con lo que difícilmente podrían atribuir determinados resultados con determinadas personas, fueran los prefectos o sus víctimas.

Y “más aún, las máximas autoridades de la institución, que asumieron con este gobierno, han respaldado el estudio” realizado sobre las muestras enviadas por el Poder Judicial para ser analizadas. En efecto el miércoles 13 de junio el licenciado Osvaldo Calzetta Larrieu (presidente de la CNEA), el doctor Alberto Lamagna (vicepresidente) y el ingeniero Enrique Cinat (gerente general) firmaron un comunicado en el que afirmaban que el análisis realizado en el Centro Atómico Bariloche estuvo “sustentado por la idoneidad y profesionalismo del grupo científico y técnico” a la vez que “el procedimiento utilizado” impedía “conocer a quiénes pertenecían las muestras estudiadas”.

Andrade hace mentir hasta a sus “fuentes”

La tercera desmentida a Claudio Andrade refiere a supuesta información que el supuesto periodista obtuvo de ocultas “fuentes científicas”.

En la nota de Clarín Andrade escribe que esas “fuentes científicas le relataron” que la doctora Adriana Serquis “recorrió la institución con un documento escrito por ella misma, donde se avala su trabajo en el caso Nahuel. Le pidió a casi todos los miembros del staff de la institución que lo firmaran pero muchos se negaron”.

“Esto es una falsedad completa”, denuncian desde el CAB. “La nota fue elaborada por trabajadores del Centro Atómico Bariloche reunidos en asamblea, y fuimos los mismos trabajadores los que recolectamos firmas entre nuestros compañeros. Nadie se negó a firmar”, concluyen.

“Por lo arriba expuesto, desmentimos y corroboramos nuevamente la tergiversación de los hechos que repetidamente hace el periodista Claudio Andrade”, afirman las delegadas y los delegados de ATE, Atnea y Apcnean.

Y denuncian que, desde que ocurrió el crimen en Villa Mascardi, el escriba de Clarín “trata de sostener la hipótesis de que hubo un enfrentamiento armado en la muerte de Rafael Nahuel y darle un supuesto halo de veracidad sosteniendo relatos infundados, mentiras y desprestigiando con ataques perversos la labor de los trabajadores del Centro Atómico Bariloche, que simplemente están colaborando con la justicia por pedido de ella misma”.

“Una vez más, repudiamos este tipo operaciones que no tienen nada que ver con dar información o con el periodismo”, terminan diciendo. Y desde aquí se comparte.







Temas relacionados

Rafael Nahuel   /    Claudio Andrade    /    Comunidad mapuche   /    Clarín   /    Prefectura   /    Pueblos originarios   /    Libertades Democráticas   /    Río Negro   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO