Política Chile

CORRUPCIÓN

Caso Penta: en Chile sólo se castiga la pobreza

Otro más se pone a la fila del "procedimiento abreviado" que rebaja las condenas, desestimando el delito de cohecho. Esta vez es el turno del Ex Subsecretario de Minería, Pablo Wagner.

Edson Elgueta

Valparaíso, Chile

Domingo 8 de julio

La impunidad de los corruptos, se impone una vez más. El juez del Octavo Juzgado de Garantía de Santiago, Daniel Aravena, desestimó el delito de cohecho por parte del Ex Subsecretario de Minería, Pablo Wagner, a pesar de que dicha posición, se mantiene sostenida por el Consejo de Defensa del Estado y sus querellantes.

Es así como a pesar de haber recibido 14 pagos estimados en 42 millones de pesos, se condenó a Wagner, solamente por enriquecimiento ilícito y delitos tributarios.
Así es como se prepara el terreno para el famoso “procedimiento abreviado”, instancia ya conocida por los operadores políticos Carlos Délano, y Carlos Eugenio Lavín. Acuerdo alcanzado por cierto, por el famoso fiscal Manuel Guerra, personaje bastante nombrado durante estos días, conociéndose como el paladín de la impunidad, el cual será expuesto el próximo 9 de Julio.

La justicia tiene carácter de clase

Los famosos arreglines entre ex funcionarios del gobierno y la Fiscalía, son la clara expresión del inmenso grado de descomposición en el que se encuentra la justicia chilena, donde mapuches y estudiantes son mandados a la cárcel, acusados de terroristas y delincuentes, a pesar de que una institución podrida como carabineros, son capaces adulterar pruebas y fabricar montajes contra ellos, recrudeciendo los métodos punitivos de este sistema empresarial.

En cambio, en la otra cara de la moneda, están los empresarios y la casta política, expertos en llenarse los bolsillos votándole leyes a los magnates, teniendo la posibilidad de acceder a un “procedimiento abreviado” que rebaja cualitativamente sus condenas, a pesar de tener todas las pruebas de cohecho que les sepultan judicialmente, manteniendo intacyos los intereses de los poderosos y sus corporaciones.

Ese es el carácter de clase que tiene la justicia chilena, donde miles por el solo hecho de ser pobres son condenados a la reclusión y al confinamiento, mientras una casta parasitaria que se enriquece a costa administrar el gobierno a medida de los explotadores, son libres de polvo y paja.






Temas relacionados

Política Chile   /   Penta Casta   /   Corrupción   /   Justicia   /   Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO