LIBERTADES DEMOCRATICAS

Caso López ante la CIDH: no hay solución amistosa para la impunidad

En el día de hoy se desarrolló en La Plata una conferencia de prensa por parte del colectivo Justicia Ya! La Plata, en la cual se anunció la respuesta del Estado Argentino frente a la denuncia realizada ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por la segunda desaparición forzada de Jorge Julio López en 2006 y la falta de esclarecimiento del caso.

Viernes 16 de marzo de 2018 | Edición del día

El 7 de mayo del año 2014, el colectivo integrado por organismos de derechos humanos realizó una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, por el secuestro y la segunda desaparición forzada de Jorge Julio López, ocurrida el 18 de septiembre de 2006. La denuncia solicitó se investigue la responsabilidad y aquiescencia del Estado argentino en el caso Jorge Julio López, desaparecido por segunda vez, en las vísperas de los alegatos del primer juicio oral luego de anuladas las leyes de impunidad, en el que fue condenado por primera vez el genocida Miguel Etchecolatz, director de investigaciones de la policía bonaerense durante la dictadura. Cabe destacar que López brindó un testimonio clave para arribar a la condena reconociendo a Etchecolatz y a otros miembros de la bonaerense que llevaron adelante el genocidio.

La CIDH ante esta denuncia se tomó su tiempo… tardó más de tres años en darle traslado y pedirle explicaciones al Estado Argentino.

Así las cosas, el 16 de febrero de 2018 notificaron la respuesta del Estado: “iniciar una mesa de diálogo tendiente a explorar la posibilidad de alcanzar una solución amistosa en el presente caso”. La abogada del CeProDH, Luz Santos Morón, refirió “El gobierno pretende una solución amistosa en el marco de impunidad que ya lleva más de 11 años y además no acompañó ni un solo pliego mencionando qué pasó con la causa de Jorge Julio López, lo cual nos parece aberrante e inadmisible para el conjunto de los organismos de derechos humanos que presentamos esta denuncia internacional.”

Carlos Zaidman, de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, manifestó “acudiremos a esta instancia no para buscar una solución amistosa, sino para exigirle que haga lo que tiene que hacer y lo que debió haber hecho”. En este sentido la abogada Luz Santos Morón expresó “lo que vamos a hacer es pedirle explicaciones al Estado Argentino, que tanto durante los gobiernos kirchneristas como durante el gobierno de Mauricio Macri se ha negado y no se ha avanzado un ápice en investigar lo que pasó con López, no hay un solo imputado en la causa, el expediente consta de millones de fojas pero no hubo una investigación seria”.

En varias oportunidades ya se ha denunciado que hay una causa abierta donde “se hace como si se investigara” pero no, tomaron medidas distraccionistas que no llevaron a ningún lado y no se avanzó en investigar el entramado de impunidad que se gestó entre la bonaerense y miembros de la última dictadura cívico-militar. Precisamente Etchecolatz es uno de los principales sospechosos por la desaparición forzada de Julio López y como desde hace años se viene denunciando, la bonaerense al momento de la segunda desaparición contaba con 9000 efectivos que ejercían funciones desde la dictadura y que habían tenido como jefe directo a este genocida. La referente del CeProDH insistió con que no se ha desmantelado el aparato represivo del estado y tampoco se han abierto los archivos que permitirían saber qué fue lo que sucedió con López y los 30.000. En este contexto la abogada Pía Garralda, de APEL, dijo “en este contexto la única solución amistosa es que aparezca Lopez”
Asimismo, desde Justicia Ya! requirieron que la audiencia sea pública y que se realice en Argentina. El estado ya ha tenido otras condenas a nivel internacional por violaciones a los derechos humanos como es el reconocido “caso Bulacio”, joven detenido ilegalmente, torturado y asesinado por la policía. Seguramente, el caso López también llegue ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Esta mañana Myriam Bregman, abogada de López, diputada porteña por PTS-FIT y firmante de la denuncia ante la CIDH acercó un saludo acompañando la conferencia que se estaba desarrollando.

Por otra parte, fue ineludible mencionar que el represor Etchecolatz hace ya más de dos meses cuenta con el “beneficio” de la prisión domiciliaria en su chalet del bosque Peralta Ramos, en la ciudad de Mar del Plata. Sobre este tema refirieron que, también, en el día de la fecha se presentó el pedido de revocatoria de prisión domiciliaria ante el Tribunal Federal de Casación Penal, conjuntamente con lo solicitado por la fiscalía y el resto de las querellas, en el marco de las causa conocida como “Infierno” y “Puente 12”.

Desde Justicia Ya! expresaron que no depositan ninguna confianza en la justicia nacional ni en el gobierno, pero tampoco en los organismos internacionales. Carolina Vilchez, abogada del Colectivo de Abogadxs Barriales La Maza, consideró que “el estado utiliza el mecanismo del diálogo para en realidad no decir y no hacer, como lo hizo durante estos 11 años” y agregó “ese mismo diálogo que este gobierno utiliza para dar vía libre a la doctrina Chocobar del gatillo fácil contra los pibes pobres, para pegarle dos tiros a Facundo en Tucumán, para fusilar por la espalda a Rafael Nahuel, para desaparecer y asesinar a Santiago Maldonado”.

A su vez, se recordó el rol activo y destacado que tuvo Nilda Eloy en la pelea por la aparición con vida de Jorge Julio López, quien desde el primer día junto con Adriana Calvo dijo “al Viejo lo chuparon”.

Reafirmaron que continúa la lucha en las calles contra la impunidad de ayer y de hoy, contra la represión y el ajuste que viene llevando adelante este gobierno de la mano de los gobernadores. La abogada Santos Morón dijo “Que López siga desaparecido y que el Estado tenga el tupé de no dar una sola explicación ante la CIDH no lo podemos permitir, por eso convocamos a movilizarnos masivamente este 23 en la ciudad de La Plata y el 24, obviamente, a Plaza de Mayo para decir que fue un genocidio, para decir que fueron 30.000, para decir que queremos cárcel común para todos los genocidas incluido Etchecolatz, y para seguir reclamando por la aparición con vida de Jorge Julio López”.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO