Géneros y Sexualidades

SANTIAGO MALDONADO

Carta de Myriam Bregman a la Asamblea Ni Una Menos de El Bolsón

La dirigente del Frente de Izquierda envió su saludo y su apoyo a la asamblea Ni Una Menos de El Bolsón, que reclamará por Santiago Maldonado, por el derecho al territorio y por todos los derechos de las mujeres.

Sábado 23 de septiembre | 16:07

Compañeras del colectivo Ni Una Menos, compañeras presentes en esta nueva asamblea de mujeres en El Bolsón:

Lamentablemente, no puedo hacerme presente este sábado, pero quiero hacerles llegar mi saludo, mi abrazo y mi compromiso inquebrantable con la lucha del movimiento de mujeres y con este apoyo decidido y ejemplar que están dando nuevamente a nuestras hermanas y compañeras de los pueblos originarios que hoy están allí, en El Bolsón, dando muestras sobradas de esa frase que muchas de nosotras aprendimos a exclamar, haciéndonos eco de su grito: ¡MARICHIWEU! ¡Diez veces venceremos!

Abrazamos en esta asamblea a Sergio, Andrea, y a través suyo a toda la familia de Santiago Maldonado, a quienes hoy les tocó ser la voz de quien no puede gritar por responsabilidad del Estado; del Estado y de todas sus instituciones. Eso es lo que nos tocó denunciar también a otras colegas y a mí cuando desapareció Jorge Julio López: la impunidad se teje, se construye, y decíamos que hay que ver quién es el que encubre para saber a quién defiende. Como denuncian ustedes, no hay operación que pueda ocultar a los responsables políticos y materiales de la desaparición forzada de Santiago: desde la Gendarmería Nacional hasta la ministra de la Nación Patricia Bullrich, su segundo Noceti, el juez Otranto. ¡Todos ellos son responsables, y no vamos a parar hasta que cese la impunidad que los cuida y los protege!

Un abrazo también, y todo nuestro reconocimiento, a las mujeres de los pueblos originarios que luchan por su derecho elemental a vivir y desarrollarse en sus tierras ancestrales, en esas tierras que fueron arrancadas a fuerza de un genocidio, para terminar no solo con quienes las habitaban, sino también con su cosmovisión y sus creencias. Esa saña represiva que en mayor o menor grado han desplegado todos los Gobiernos de turno y las fuerzas represivas del Estado tiene una explicación: a costa de la vida de millones, se sigue protegiendo las ganancias y los intereses de los estancieros y multimillonarios como Benetton y Lewis, y se persigue, se criminaliza, se encarcela y se condena a quienes salen a pelear por los derechos y las libertades que nos niegan.

Pero no nos amedrentan. En todos estos años, las mujeres aprendimos que es necesario transformar la bronca y el dolor en organización, en lucha en las calles por todas nuestras demandas. Eso fue lo que expresó también la asamblea convocada por las compañeras del colectivo Ni Una Menos en la carpa que instalaron frente al Congreso las obreras de PepsiCo. Allí señalaba que parecía que algo grande estaba por nacer en ese lugar. Y es evidente: esa profunda solidaridad entre luchadoras hoy reúne a muchas más en El Bolsón, haciendo suya la lucha por la aparición de Santiago y por el derecho a la tierra. 

Hemos aprendido, de la mano de las valientes madres y abuelas de Plaza de Mayo, que hoy también las acompañan en esta Asamblea, que no es posible arrancar nuestros derechos si reina la impunidad. Y por eso hoy también sentimos la necesidad de abrazar esta causa y de hacerles llegar el abrazo y el compromiso decidido de nuestra organización, hermanándonos en ese grito común:

¡Marichiweu!

¡Diez veces venceremos! 






Temas relacionados

Santiago Maldonado   /    Ni Una Menos   /    Movimiento de mujeres   /    #NiUnaMenos   /    Myriam Bregman   /    Géneros y Sexualidades

Comentarios

DEJAR COMENTARIO