Mundo Obrero México

SISMO EN MÉXICO

Carta abierta de un trabajador migrante ante el sismo del 19 S

La mano tendida de nuestros hermanos migrantes hacia la clase trabajadora y los sectores populares frente a esta tragedia.

Viernes 22 de septiembre | 13:11

Hace unos días una extraña coincidencia de la vida se repitió con un terremoto, pero con ello también se repitieron las terribles calamidades.

Soy un trabajador inmigrante que laboro para una empacadora de productos agrícolas, aquí en California.

Yo era un niño cuando el terremoto del 85. En aquel 19S al igual que esté sentí la enorme impotencia de no poder ayudar a miles de personas y trabajadores víctimas de los sismos.

En el 85 fueron obreras costureras, hoy lo mismo, en aquel año decenas de edificios colapsados y dañados. Hoy se da lo mismo, pero lo terrible del sismo no es la naturaleza del mismo y la fecha, sino que esas mismas tragedias 32 año después volvieron aparecer producto de la corrupción. La que ahora hemos visto como se ha potenciado descaradamente, pero sobre todo la actitud tan miserable, cínica del gobierno federal y autoridades locales, senadores, diputados de la mayoría de los partidos. La posición tan sin vergüenza, pérfida y rata del PRI y Enrique Peña Nieto y demás partidos en el poder.

Pero hay lecciones importantes, quizás los miles de brigadistas lo saben mejor, pero quiero rescatar una en particular. Las primeras imágenes que vi en la respuesta inmediata no fueron de las autoridades, fueron de esos tan menospreciados y marginados de origen otomí, nahuas, mixe, zapotecos, por nombrar algunos trabajadores de la construcción tan invisibilizados y ninguneados por la sociedad, llamandos albañiles o a los que peyorativamente llaman "macuarros", por su estracto étnico y social.

Ellos fueron el primer batallón obrero al frente de la tragedia dispuestos a poner en acción sus conocimientos, sus habilidades y fuerzas. Y ha sido muy grato ver como mis hermanos trabajadoras y trabajadores, al igual que una entusiasta juventud y mucha gente más como profesionistas, etc, que han respondido al igual que muchos por las víctimas.

Sé que ahora se ponen esfuerzos por sacar a mucha gente de los escombros, y en particular por las trabajadoras costureras de Chimalpopoca. Espero que mis hermanas de clase, como fuertes guerreras puedan escuchar vivas todas la palabras de aliento que miles exhalan por sus vidas.

No tengo muchas palabras más, porque el dolor es enorme. Mi sobrina casi pierde la vida en un edifico del gobierno de la Ciudad de México que desde el año pasado resultó dañado por un sismo, y que hace 13 días, tras el terremoto de 8.2 debió de haber sido clausurado y que en esta ocasión se partió. Afortunadamente el edificio resistió, pero eso habla de que clase de gobierno se nos impone.

De las ruinas de esta tragedia necesitamos levantar un México distinto, uno que no sé construya sobre la misma miseria de estos gobiernos de empresarios y sus partidos políticos a los que sólo les importan sus ganancias y no nuestras vidas.

Tenemos que levantar con toda la fuerza de la clase trabajadora que se puso bien al frente para salvar vidas, junto con mujeres, jóvenes, niños, ancianos y mucha gente que ha demostrado su solidaridad y esfuerzo sin escatimar nada, necesitamos poner en pie un gobierno de los trabajadores y el pueblo que hoy esta en las calles peleando por salvar vidas.

Hoy lo que se tiene que derrumbar con toda esa fuerza, organización y solidaridad es este régimen, sus instituciones y sus militares, llenos de corruptos, ladrones, indolentes, asesinos en el poder al servicio de los patrones nacionales o extranjeros. No podemos reconstruir un país sobre lo podrido, merecemos algo mejor.

Muchas familias acá vimos lo que hizo Trump en Texas y Florida frene a Harvey e Irma, muchas familias de acá tienen familias en las entidades afectadas en México.

Sepan hermanas y hermanos trabajadores que fueron las manos de albañiles, trabajadores, jóvenes, mujeres, estudiantes y muchos más, los que hicieron posible su rescate.

Compañera y compañero trabajador, hermanas y hermano mando todos mis mejores deseos por verte viva/viva con tu familia, hijos y hermanos, a ti compañera y compañero te envío un enorme abrazo por saber que estás bien.

Atte. Manuel Gutiérrez.






Temas relacionados

Mundo Obrero México   /   Sismo   /   Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO