ROSARIO

Carta abierta a la ministra Balagué y el gobernador Lifschitz por su visita al Normal 3

Un baño de realidad sobre la educación pública para el gobernador y la ministra de Educación de Santa Fe, desde el Centro de Estudiantes del Terciario Normal 3.

Martes 12 de marzo | 17:31

Foto: Vía Rosario

Soy Anabella, presidenta del Centro de Estudiantes del Terciario del Normal N°3 y militante de la agrupación No pasarán (PTS+independientes) en el Frente de Izquierda.

Escribo esta carta para contar lo que vivo personalmente y plasmar la realidad de muchxs estudiantes que pasamos no sólo por este instituto, si no de lxs que transitamos por el camino de la educación pública.

Como estudiante veo que cada vez son más lxs compañerxs que tienen o han tenido que abandonar la carrera que eligieron, porque la crisis nos empuja a tener que dedicar la mayor parte de sus horas del día a trabajar precarizados y por sueldos de miseria. Cada vez alcanza menos para llegar a fin de mes, porque el ida y vuelta por día de colectivo nos cuesta $46, los gastos en fotocopias y los materiales que necesitamos para llevar adelante nuestra carrera pasan a estar en un segundo plano cuando lo que está en juego es el pago del alquiler, la compra de medicamentos o la comida para mí y mi hijo. Así a muchxs se nos cierra la oportunidad de estudiar.

Parto de esta reflexión a raíz de enterarme que en el Normal 3, donde curso mis estudios, ayer el gobernador Miguel Lifschitz junto con la ministra de Educación Claudia Balagué fueron a inaugurar una pileta como acto de campaña electoral. Esto para la institución es muy importante, pero soy consciente de que en otras escuelas e institutos la situación parte de bastante más atrás. ¿En cuántas escuelas e institutos reclamamos que las paredes no se caigan o que no estén electrificadas? ¿En cuántos institutos reclamamos desde hace años el edificio único? ¿En cuántos lugares de todo Santa Fe exigimos que no se inunden cada vez que llueve? Que el gobernador y la ministra hagan esto a pocas semanas de las elecciones y en medio de un paro docente que exige salario digno para que el 60% de la docencia no se encuentre por debajo de la línea de pobreza, al mismo tiempo que el gobierno ofrece un aumento de $1200 a cuenta y una cláusula gatillo que llega tarde y condicionada, es un mensaje para pensar qué es lo que se nos viene.

Este ajuste no es azaroso. El gobierno de Macri es un gobierno totalmente supeditado a los mandatos e intereses del Fondo Monetario Internacional, con la colaboración también de los bloques de la "oposición" del PJ, el kirchnerismo y el PS que le han votado toda y cada una de las leyes del ajuste, que va desde el pago a los fondos buitres, la reforma previsional, hasta el presupuesto 2019.

Frente a esta avanzada de los diferentes gobiernos contra nuestras condiciones de vida, la educación pública, la salud, yo no me quiero quedar cruzada de brazos viendo como unos pocos poderosos viven a costa de nuestro esfuerzo. Por eso me organizo en el centro de estudiantes y soy una más de las millones de mujeres que salimos a las calles para exigir aborto legal, una más de los miles de estudiantes que banca la lucha docente y la educación pública y que se organiza desde abajo para pelearla.

Si queremos evitar la decadencia de nuestras vidas tenemos que conquistar nuestra propia fuerza, junto a los trabajadores, las mujeres y los jóvenes, para dar vuelta todo.







Temas relacionados

Educación pública   /    Terciarios   /    Partido Socialista   /    Rosario   /    Ajuste   /    Santa Fe

Comentarios

DEJAR COMENTARIO