Sociedad

ABUSOS SEXUALES ECLESIÁSTICOS

Caso Provolo: "Esta sanción que aplica el Procurador es irrisoria para la gravedad de los hechos"

Carlos Lombardi, representante legal de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico de Argentina, se refirió a la sanción que el Procurador de la Corte aplicó a los dos fiscales intervinientes en la primer denuncia por abuso en el Instituto católico. "No solo hubo responsabilidad del Estado en el poder ejecutivo, sino también en el poder judicial", sostuvo.

Jueves 12 de abril | 17:41

Foto: Diario El Sol

El Procurador y jefe del Ministerio Público Fiscal, Alejandro Gullé, sancionó a los fiscales Fenando Giunta y Mercedes Moya, por su actuación en la primer denuncia por abusos sexuales a niñas y niños sordos en el Instituto Provolo en 2008.

En noviembre de 2016, cuando se dieron a conocer las denuncias por los aberrantes abusos cometidos en el instituto católico ubicado en Lujan de Cuyo, muchos familiares habían referido que existían denuncias de abusos desde 2008. Ahora, el Procurador Gullé sancionó a los dos fiscales de esa primer causa,tras un sumario interno por una denuncia de abuso sexual simple en establecimiento para niños sordomudos.

Consultado por La Izquierda Diario sobre esta decisión, Carlos Lombardi aseguró que "para la red de sobrevivientes, y para cualquier colectivo de víctimas de abuso sexual eclesiástico, esta “sanción” que ha aplicado el Procurador de la Corte a los fiscales intervinientes en la primer denuncia por el caso Provolo es irrisoria". Además, el representante de la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual Eclesiástico de Argentina denunció que "es un apercibimiento que no tiene proporción con la gravedad de los hechos que padecieron las víctimas".

Te puede interesar: Pedofilia eclesiástica: víctimas de todo el país se reúnen en Paraná

Lombardi, quien calificó de "llamativa y tibia" la sanción impuesta a los fiscales, consideró que igualmente la decisión del Procurador "destaca lo que muchos especialistas en el tema han remarcado, que es cierta connivencia o complicidad entre el poder político y el poder religioso". "Deja ver la falta de idoneidad e inoperancia de aquellos funcionarios integrantes del poder judicial para delitos tan graves. No en vano, y no es un dato menor, en Italia con posterioridad a la primer denuncia acá, en 2009 surgen las denuncias de las victimas del Provolo allá. Más de 65 personas denunciaron no solo ante la autoridad judicial italiana, sino ante el Vaticano; es decir que es doblemente grave lo que paso en Mendoza, porque acá no hubo lo que vulgarmente se conoce como un cajoneo, acá hubo negligencia de parte de la autoridad judicial, que marca también la responsabilidad del Estado", continuó el abogado de las víctimas de abuso eclesiástico.

Por último, Lombardi aseguró que "no solo hubo, y hay, responsabilidad del Estado en la figura del poder ejecutivo, sino también en el poder judicial".








Comentarios

DEJAR COMENTARIO