Economía

MINISTROS OFFSHORE

Caputo, un gran evasor de guantes blancos

En una sesión que finalizó en escándalo, Caputo hizo una defensa abierta de sus manejos y afirmó sin tapujos que tener una empresa offshore “no es delito” y que se trata de "una práctica común."

Guadalupe Bravo

@GuadaaBravo

Jueves 5 de abril | Edición del día

Luego de dos suspensiones en el día de ayer el cuestionado ministro de Finanzas Luis Caputo, se presentó en el Congreso para dar explicaciones ante la Comisión Bicameral de Seguimiento y Control de la Gestión de Contratación y de Pago de la Deuda. La misma estuvo presidida por el senador peronista José Mayans (Argentina Federal) y tuvo como vice al diputado Eduardo Amadeo (Cambiemos). Como secretarios de la misma oficiaron Axel Kicillof (FpV) y Ernesto Martínez (Cambiemos).

La exposición de “Toto” Caputo ante la Bicameral venía acumulando muchas expectativas. Fue el primer ministro, del clan de los ministros offshore del gobierno, que se presentó ante los diputados y senadores de la oposición a dar explicaciones sobre su fortuna, sus empresas no declaradas y sus operaciones al frente de la cartera de Finanzas.

Te puede interesar: Los Caputo, una familia ligada al poder y a las offshore

Las offshore: una defensa acérrima de la libre movilidad del capital

En su defensa de las prácticas offshore, Luis Caputo salió con los tapones de punta y frente a las acusaciones de la oposición sobre incompatibilidad de intereses en la función pública, o las sospechas de favorecer a sus socios y amigos por venir del mundo de las finanzas, sostuvo: "si hubiera querido beneficiarme, me hubiera quedado en el sector privado."

Pero los infinitos casos de corrupción que minan el mundo de la política, junto a la creciente tendencia mundial de empresarios en cargos públicos lo contradicen. En el caso de Caputo, una de las principales acusaciones es la de ocultar información sobre sus empresas al no declararlas, como en el caso del fondo Noctua.

Frente a las pruebas que lo vinculan, Caputo negó todo y dijo que no tiene "nada que ver con esas empresas". Y reafirmó: "Todo lo que tengo lo tengo bien declarado en la Oficina Anticorrupción y en la AFIP." Sobre Noctua insistió con su relato aclarando que sólo tiene "una tenencia accionaria nominal" y que por ese motivo no la declaró, ya que eso no lo convierte "en propietario" porque sólo es un "tenedor fiduciario en confianza de otra persona”.

Pero estas palabras contradicen a la Comisión de Valores de Estados Unidos, cima de las finanzas mundiales, donde los fondos y empresas offshore realizan múltiples operaciones declarando quiénes son los dueños, accionistas o fiduciarios de las compañías. Allí, Caputo no figuraba como fiduciario. La reciente investigación de los periodistas argentinos partícipes de los Paradise Papers, publicó documentos donde consta que el ministro figura como “fundador”, “dueño indirecto” y “accionista indirecto”.

Habiendo quedado offside respecto a las empresas no declaradas al momento de asumir su cargo como funcionario, Caputo avanzó en defender la existencia y utilización de las sociedades offshore destinatarias de ganancias multimillonarias que no pagan impuestos y en muchísimos casos provienen de actividades ilegales y aberrantes.

Las compañías instaladas en guaridas fiscales cumplen hace décadas el rol de “resguardo” de capitales que escapan de sus Estados buscando evadir impuestos y lavar dinero; son un mecanismo necesario para el aumento de la ganancia capitalista.

Esta explicación es distinta a la que esbozó con total cinismo Caputo, sosteniendo que las offshore “son como una caja de seguridad: lo que uno tiene adentro lo puede tener declarado o no. Cada uno tiene que ser responsable”.

La respuesta de Caputo, quien tiene un notable prontuario en el mundo financiero y de fondos buitres, no sorprende. Los ministros offshore de Cambiemos nos tienen acostumbrados a esta lógica para evadir impuestos, que también incluye la subdeclaración de bienes. Juan José Aranguren afirmó la semana pasada que mantenía su fortuna en el exterior porque aun no confiaba en el rumbo del país, mientras el propio presidente quedó ligado a una offshore en la lista de los Panamá Papers.

Te puede interesar: Macri elogió a Aranguren por su dinero en el exterior, el tarifazo y “lo que hizo por los argentinos”

Es preciso resaltar que las guaridas fiscales son utilizadas para lavar dinero proveniente de actividades aberrantes, que generan sumas de dinero millonarias, como la trata de personas y el narcotráfico. Según cálculos del año 2017 entre la trata de personas y el narcotráfico sumarían cerca de 750.000 millones de dólares.

El dinero que se encuentra en las guaridas fiscales, administrado a través de las offshore, representa un valor generado a partir de la explotación del trabajo humano apropiado por los capitalistas. Esa ganancia que se fuga, que se mueve libremente para evadir impuestos, tiene su contrapartida en la aplicación de los impuestos regresivos (compulsivos) que tienen mayor impacto en los sectores pobres, que claramente no pueden evadir.

En el caso de Argentina el IVA, que es un impuesto al consumo muy regresivo, es el principal sostenedor de la recaudación tributaria. Sumado a esto desde Cambiemos se votoó una reforma tributaria que reduce la presión fiscal a los empresarios, mientras los sectores de trabajadores siguen siendo castigados con la creciente inflación, el ancla salarial y los tarifazos.

El endeudamiento para garantizar el gradualismo

Otro fuerte cuestionamiento para el ministro de Finanzas recayó sobre el alto endeudamiento del país bajo su gestión. Sin sonrojarse y pegado a su guión, el primo de Nicky Caputo afirmó que la deuda contraída con el sector privado y organismos multilaterales "es la más baja de la región" y que es de "un 30 % del producto". Para mayor tranquilidad agregó que "el perfil de la deuda argentina tiene algunas fortalezas fundamentales", como el hecho de que "el plazo de financiamiento es largo".

Podes leer: Con Macri y Caputo la deuda pública trepó a U$S 315.760 millones

"Desde 2015 la deuda bruta subió en 80 mil millones de dólares y la neta en 64 mil millones", sostuvo el ministro. Además remarcó que ese endeudamiento posibilitó "financiar esta transición hacia el equilibrio fiscal y hacerlo a tasas muy ventajosas, factores que nos hicieron decidir por este camino del gradualismo".

Te puede interesar: “Plan perdurar” y una economía “mala onda” con endeudamiento y desequilibrios

Para no dejar tema sin posicionamiento, el ex JP Morgan también mostró orgullo de su emisión de bono a 100 años. Al respecto dijo que "un bono de 100 años no es ni más ni menos un bono de 10 años que se refinancia cada 10 años" y que lo que se debe contemplar "es la tasa".

Por si no quedaban claras sus "buenas" intenciones sentenció que "el juego de la política debiera ser otro. Debiera ser el de solucionarles la vida a ellos, a los ciudadanos. Lo digo de corazón: han sido uno, dos, tres meses de difamaciones, una difamación atrás de la otra. Alguna, como el bono de 100 años, no tienen sustento propio."

Luis Caputo pasó por la Comisión Bicameral y dejó mucho más que el escándalo del “papelito”. Expuso toda una reafirmación de principios de la Ceocracia gobernante, amiga y familiar. Los patrones quieren seguir multiplicando sus ganancias a toda costa. Las reformas del gobierno macrista (tributaria, jubilatoria, blanqueo de capitales) votadas con las manos del peronismo federal y cía, junto al ataque al salario de los trabajadores, (tarifazos, inflación, paritarias con cepo) van en ese sentido.








Temas relacionados

Paraísos fiscales   /    Paradise Papers   /    Offshore   /    Panama Papers   /    Luis Caputo   /    Evasión   /    Macrismo   /    Capitalismo   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO