Sociedad

CUARENTENA REPRESIVA

Capitanich "pide perdón" por el ataque a los qom y siguen los casos de violencia policial

Se conocieron nuevos casos de represión policial en la provincia de Chaco. Mientras, a casi una semana de las torturas y abusos sexuales a menores de la una familia qom en la localidad de Fontana, los policías solo fueron “separados” preventivamente, pero no fueron siquiera imputados ni pesa causa judicial sobre ellos.

Gloria Pagés

Hermana de desaparecidos | CeProDH | @Gloria_Pages

Viernes 5 de junio | 17:30

Este miércoles se conoció la represión que sufrieron cerca de treinta integrantes del Movimiento 25 de Mayo mientras cortaron la ruta 16 a la altura de kilómetro 155. Tuvieron que salir a reclamar porque el municipio no les paga los salarios. Como respuesta, sólo recibieron balas de goma disparadas por la infantería local y policías de las comisarías locales. "Eso es lo que nos da el gobierno solamente palos”, dijo uno de los manifestantes a Diario Chaco.

"Fuimos nuevamente reprimidos por la policía del Chaco, palos y balas para el que reclama. Desde febrero estamos pidiendo trabajo, el martes pasado empezamos un acampe y vino una secretaria del gobernador a decir que el pago salía el miércoles. (…) El pago no salió hoy tampoco por la reparación de veredas. Cortamos media calzada y terminamos con un compañero lesionado en la cara", señalaron desde el Movimiento 25 de Mayo a Página|12.

En tanto, en las cercanías de Resistencia, en la localidad de Barranqueras sucedieron dos hechos casi calcados. El primero de ellos sucedió este domingo cuando un joven, David Zaracho, iba a hacer compras y no tenía el barbijo puesto, por lo que fue perseguido por la Guardia Urbana Municipal y la policía local que lo tiró al piso y lo golpeó brutalmente. Relató que casi queda inconsciente por la asfixia que le provocaron. Logró zafarse porque un vecino intervino para defenderlo.

Tres días después, en la misma localidad al sur de Resistencia, una vecina filmó desde su ventana cómo la policía chaqueña disparaba balas de goma con una escopeta a un joven que no estaba dentro de su vivienda. En Chaco, a las ocho de la noche suena una chicharra que obliga a todos los habitantes a permanecer encerrados. La policía envalentonada, e impune, hace cumplir a los tiros la resolución provincial.

Se puede ver cómo el joven habla con los policías, se va caminando e inmediatamente y por la espalda empiezan a dispararle.

Los ataques impunes por parte de la policía chaqueña no son hechos aislados, recordemos que sucedieron a horas de la brutal golpiza a la familia qom Fernández Saravia de Fontana y no hay, insistimos, ni un policía procesado.

El “perdón” de Capitanich

Este jueves por la tarde, en una reunión con autoridades de la Policía provincial, el gobernador peronista Jorge Capitanich, les dijo a los hombres de la fuerza: “Los hechos de violencia de Fontana de ningún modo pueden ser avalados, ni por la fuerza policía, ni por la provincia ni por ningún habitante de nuestro país. En virtud de mi experiencia personal y política, con muchos errores cometidos de los cuales me arrepentí, es necesario pedir perdón a todos los que se consideraron agredidos”.

Parece para el gobernador que la agresión es una percepción subjetiva, que la familia se “considera agredida” y no que es un hecho de violencia gravísimo y un ataque a las libertades democráticas inadmisible. Nada dijo de los otros hechos que relatamos.

No hay pedido de perdón (formal, mal y tarde) que valga, cuando lo que impera es la impunidad hacia el personal policial. Impunidad que ha llevado a que hasta la Secretaría de Derechos Humanos y Géneros de la provincia deba sumarse al reclamo de detención de los seis policías que fueron parte de las detenciones ilegales y tormentos en el Barrio Banderas Argentinas de la localidad Fontana.

En el comunicado de la Secretaría señalan que “…la única alternativa coercitiva para cumplir los fines del proceso y proteger a las víctimas garantizando un tratamiento psico – socio – jurídico restitutivo de los derechos humanos vulnerados, es la detención de los policías indicados” y es remitido a la fiscal de Derechos Humanos (vaya paradoja) subrogante, Liliana Irala que permanece inmutable frente hechos que la propia Secretaría considera “gravísimas violaciones a los derechos humanos más fundamentales al Estado de Derecho.”

Mientras tanto, este viernes visitan Chaco el jefe de Gabinete Santiago Cafiero y la secretaria de Acceso a la Salud de la Nación Carla Vizzotti, para mostrar el apoyo del Gobierno nacional a las políticas sanitarias de Capitanich. Vale recordar que la provincia está décima en cantidad de habitantes del país pero, tercera en cantidad de contagios a nivel nacional, detrás de la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires. Y dentro de ese cuadro, son las comunidades qom y los sectores más empobrecidos quienes sufren las consecuencias de la pandemia, y como estamos reflejando, del accionar violento e impune de la policía local.







Temas relacionados

#covid19    /    Covid-19   /    Pandemia   /    Coronavirus   /    Chaco   /    Represión policial   /    Chaco   /    Jorge Capitanich   /    Libertades Democráticas   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO