SEMANARIO

[Campus virtual] Marx y la explotación en el capitalismo

CAMPUS

[Campus virtual] Marx y la explotación en el capitalismo

Es un curso indispensable para comprender el capitalismo y su funcionamiento. ¿Qué es lo específico del modo de producción capitalista? Esto fue lo que se preguntó Marx, y quiso descubrir en qué se diferenciaba de otros sistemas de explotación como el esclavismo o el feudalismo.

En el capitalismo los trabajadores son “libres”, a diferencia de los modos de producción anteriores, pero, aunque a primera vista no lo parezca, también es un sistema de explotación. Desde la Gran Revolución francesa, que fue la que universalizó el poder político de la burguesía, se habla de “libertad, igualdad y fraternidad”, pero el capital no trajo nada de eso. Además de las guerras mundiales y las hambrunas, lo máximo que tuvo para dar el capital fueron concesiones muy limitadas y excepcionales en la distribución de la riqueza. En el curso desarrollamos los límites de esta distribución en el capitalismo.

Las condiciones de vida de los trabajadores empeoraron con la mayor precarización laboral a nivel mundial. Los padecimientos de la clase trabajadora no se deben a los “excesos” de los capitalistas sino que es el mecanismo por el cual funciona el sistema. Señalamos antes que en el capitalismo los trabajadores son “libres”. Pero ¿en qué sentido? Por un lado, no están sujetos a un dueño o una relación de vasallaje, como sucedía en la esclavitud o en el feudalismo. Pero también son libres de todo medio de vida, no tienen medios de producción.

Como explican en la introducción del libro Para entender la explotación capitalista los compiladores Esteban Mercatante y Juan R. González, “una simple mirada a nuestro alrededor mostrará que la amplia mayoría de la población no cuenta con los medios de producción necesarios para producir mercancías y llevarlas al mercado; por lo tanto, deben someterse voluntariamente a la explotación del capital. Por supuesto, todo obrero tiene la ‘libertad’ de morirse de hambre, él y su familia, si no está conforme con el salario o con las condiciones de trabajo”. “Que exista un amplio sector social necesitado de vender su fuerza de trabajo como mercancía porque se encuentra ‘libre’ en esta doble acepción, no es un resultado azaroso ni natural. Se trata de una condición histórica central para el surgimiento del capitalismo”, agregan los autores.

Lejos de la libertad que proclaman los defensores del capitalismo, como dice Marx en el Manifiesto Comunista, “las masas obreras concentradas en la fábrica son sometidas a una organización y disciplina militares. Los obreros, soldados rasos de la industria, trabajan bajo el mando de toda una jerarquía de sargentos, oficiales y jefes. No son solo siervos de la burguesía y del Estado burgués, sino que están todos los días y a todas horas bajo el yugo esclavizador de la máquina, del contramaestre, y sobre todo, del industrial burgués dueño de la fábrica. Y este despotismo es tanto más mezquino, más execrable, más indignante, cuanta mayor es la franqueza con que proclama que no tiene otro fin que el lucro”.

El capitalismo es un sistema criminal basado en el robo del tiempo de trabajo no remunerado a los trabajadores (plusvalía) y apropiado compulsivamente por los dueños de los medios de producción. Como vimos a lo largo del curso en el capitalismo lo principal es la búsqueda de ganancia, todo lo demás para los capitalistas es secundario.

La lucha entre el capital y el trabajo

Los trabajadores lucharon a lo largo de la historia contra las imposiciones del capital. En particular, la duración de la jornada de trabajo es una lucha central en la historia de la lucha de clases entre el capital y el trabajo desde los orígenes del capitalismo. Como explican los compiladores del libro, la limitación de la jornada laboral, primero a diez horas, y después a ocho, costó décadas de lucha. En Estados Unidos los mártires de Chicago, quienes pelearon por una jornada de ocho horas, fueron ejecutados por el enfrentamiento que siguió a las provocaciones policiales, en las grandes movilizaciones del 1.° de mayo de 1886 por la limitación de la jornada. Ese día se conmemora el día internacional de los trabajadores en su honor.

Otra disputa es por el nivel de salarios. Los capitalistas conceden subas de salarios cuando se sienten presionados, ya sea porque necesitan contratar más trabajadores y no disponen de una oferta suficiente de mano de obra, o porque la lucha obrera logra imponerlos. Pero en cuanto viene la crisis, los empresarios despiden y pretenden avanzar en las conquistas laborales. Esto lo estamos viendo hoy en todo el mundo, donde aumentan los despidos, las suspensiones y recortes de salarios. En muchos países las patronales impusieron reformas laborales de hecho, pero los trabajadores están comenzando a responder a estos ataques como se ve en las movilizaciones de los jóvenes trabajadores precarizados de las plataformas como Glovo, Rappi, entre otras, o los trabajadores de la salud que también están en la primera línea en esta pandemia. Los capitalistas pretenden avanzar en una relación de fuerzas favorable a sus intereses e imponer derrotas a la clase trabajadora. ¿Podrán consolidar sus ataques? La situación está abierta.

Marx, en Salario, precio y ganancia, explica que las luchas parciales que llevan adelante los trabajadores ante “los abusos incesantes del capital o por las fluctuaciones del mercado” son insuficientes. “Debe comprender que el sistema actual, aun con todas las miserias que vuelca sobre ella, engendra simultáneamente las condiciones materiales y las formas sociales necesarias para la reconstrucción económica de la sociedad”, agrega. Y luego continúa “en vez del lema conservador de ‘¡Un salario justo por una jornada de trabajo justa!’, deberá inscribir en su bandera esta consigna revolucionaria: ‘¡Abolición del sistema del trabajo asalariado’”. Las palabras de Marx siguen vigentes. El capitalismo no tiene nada para ofrecer más que miseria. Hay que terminar con este sistema de explotación.

Si querés conocer más en profundidad, no te podés perder este curso que busca presentar los principales conceptos para comprender la explotación capitalista. Te invitamos a inscribirte en el Campus Virtual.

A continuación los encuentros del curso:

[Cuarto Encuentro]

[Primer Encuentro]

[Segundo Encuentro]

[Tercer Encuentro]

VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
COMENTARIOS