CONTRADICTORIO

Cambiemos postuló como comisionado ante la CIDH al abogado de un genocida

Se trata de Carlos Horacio de Casas, quien defendió a Enrique Gómez Saa, acusado de secuestros y torturas en Mendoza durante la última dictadura.

Sábado 4 de febrero de 2017 | Edición del día

Fotografía: letrap.com.ar

El miércoles, Cancillería presentó a la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA) la candidatura del abogado Carlos Horacio De Casas como comisionado argentino ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para el período 2018-2021.

De Casas fue el abogado defensor de Enrique Blas Gómez Saa, represor y ex subjefe de Inteligencia de la VIII Brigada de Infantería de Montaña, en una causa tramitada en Mendoza por secuestros y torturas durante la última dictadura cívico militar. Su designación será tratada en la Asamblea General de la OEA, en junio de este año.

Evidentemente para Cambiemos no hay contradicción en designar a alguien que defendió a un torturador, para que cumpla funciones en un organismo que tiene como objetivo “la promoción y protección de los derechos humanos en el continente americano”.

De Casas fue el abogado defensor Gómez Saa acusado por delitos de lesa humanidad. Los cargos que se le imputaron son “privación abusiva de la libertad agravada por violencias y amenazas” e “Imposición de tormentos agravada por la condición de perseguido político”, contra Roberto Edmundo Vélez, Oscar Martín Guidone y Martín Lecea. También, “lesiones gravísimas calificadas por haber sido cometidas con alevosía” contra Guidone.

Te puede interesar: Macri, Gómez Centurión y el intento de borrar la memoria de un genocidio de clase

El inicio de este juicio había sido fijado para noviembre de 2013. Sin embargo, Gómez Saa fue declarado inimputable por incapacidad mental y el juicio no se llevó a cabo. Según contó al sitio Letra P, Pablo Salinas, abogado querellante en la causa, De Casas “fue un abogado correcto (…) no como otros casos que he tenido, en los que el defensor defiende la dictadura”.

Sin embargo, más allá de las apreciaciones de Salinas sobre De Casas, su designación se inscribe en el marco de una serie de provocaciones por parte del oficialismo, hacia los organismos de derechos humanos. Esto constituye un nuevo gesto que da cuenta de la visión del Gobierno sobre la dictadura, que se suma al negacionismo de Gómez Centurión, la relativización de la cifra de detenidos desaparecidos por parte del mismísimo Mauricio Macri y recientemente, el intento de establecer la movilidad del feriado nacional del 24 de Marzo.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO