Política

OPINIÓN

Cambiemos ante una crisis política de imprevisibles consecuencias

El gobierno, que ha mentido desde el primer día, está empantanado en una crisis política de imprevisibles consecuencias.

José “Pepe” Moreira

Docente, Exaltación de la Cruz

Jueves 7 de septiembre de 2017 | Edición del día

Ayer todas las patronales salieron a pedirle más mano dura para garantizarse que el ajuste de la crisis capitalista se descargue sobre las espaldas de los trabajadores y el pueblo pobre. El ensayo represivo que comenzó con el desalojo violento de la fábrica PepsiCo, que continuó con la desaparición de Santiago Maldonado y tuvo su último acto con el montaje patético de los policías infiltrados el viernes pasado, ya ha quedado al descubierto para todo aquel que quiera ver.

La criminalización del pueblo mapuche y su señalamiento artero como un grupo terrorista, se inscribe en el escenario de neo-terrorismo de Estado que el gobierno pretende instalar para avanzar en su plan económico y reprimir la protesta social.

Apoyo y advertencia de las patronales

Desde la SRA, hasta las distintas entidades que reúnen a las grandes patronales, salieron con una solicitada de respaldo al gobierno pero también con una velada advertencia. Preocupados por mantener la correlación de fuerzas a su favor, esta es la reacción que los verdaderos mandantes tienen ante las multitudinarias movilizaciones populares que el viernes pasado lograron instalar en la calle la pregunta por Santiago, una pregunta que interpela al cuerpo social y que al mismo tiempo revela el carácter represivo del Estado. Un Estado que, como garante de la desigualdad y última ratio en defensa de la propiedad privada ha desatado en el sur una verdadera cacería sobre el pueblo mapuche.

El gobierno ha perdido la iniciativa política y está puesto contra la pared por todas las evidencias y testimonios que lo señalan como responsable directo de la desaparición forzada de Santiago Maldonado. Esta vez la enorme reacción popular, de todos los organismos de DD.HH, de todos los partidos de izquierda, y de otras expresiones políticas y sociales no le han permitido a Cambiemos sostener la mentira como lo hicieron luego de su derrota en la PASO en la bochornosa noche en que salieron a festejar una victoria a lo Pirro en la provincia de Buenos Aires.

Se abre un nuevo escenario político

A pesar de contar con el inestimable apoyo de la prensa canalla y de las cloacas de los servicios de inteligencia que nutren las editoriales de muchos de sus comunicadores a sueldo, la movilización popular está inclinando la correlación de fuerzas a su favor y eso abre una perspectiva de resistencia a los planes de ajuste que el gobierno de la propiedad pretende impulsar después de octubre. Y esta es la verdadera preocupación de las grandes patronales que buscan apuntalar a un gobierno débil y a la defensiva, al mismo tiempo que le marcan la cancha y anticipan su apoyo a las represiones por venir.

La unidad de acción alcanzada en la última marcha del viernes pasado, y la correcta postura de todos los que colmaron la Plaza de Mayo ante el escenario montado por la provocación policial, anticipan un nivel de resistencia con capacidad para enfrentar en la calle los planes gubernamentales. Solo la ausencia con aviso de la CGT pone un interrogante sobre la capacidad del movimiento obrero para acaudillar la movilización popular. Por eso los siguientes pasos del triunvirato serán determinantes para el destino de la burocracia sindical en esta etapa y para dotar a la resistencia de la dirección política que solo puede darle el verdadero sujeto peligroso.







Temas relacionados

Cambiemos   /    PepsiCo   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO