Mundo Obrero Estado Español

DOS AÑOS AHORA MADRID

Cada vez más trabajadores de las contratas en lucha por la remunicipalización

Trabajadores de las contratas convocan una manifestación el 4 de junio por sus condiciones laborales y la remunicipalización. El 12 inician la huelga los del servicio de recogida de basura.

Juan Carlos Arias

Madrid | @as_juancarlos

Viernes 2 de junio

Foto: detalle cartel manifestación 3 de junio

El próximo domingo tendrá lugar una manifestación convocada por diversos colectivos de trabajadores de las contratas del Ayuntamiento de Madrid que se vienen movilizando por la mejora de sus condiciones laborales y la remunicipalización de los servicios sin despidos. Entre ellos se encuentran trabajadores de polideportivos, de las escuelas de música y danza, de centros de acogida a personas sin hogar, auxiliares de información de centros municipales, profesorado de centros culturales municipales, trabajadores de la línea Madrid 010 u operarios de instalaciones eléctricas.

Hasta el momento el Ayuntamiento de Manuela Carmena viene ignorando sus reivindicaciones, la mayor parte contenidas en el programa electoral de Ahora Madrid. En los dos años de gobierno estos trabajadores vienen convocando huelgas, concentraciones y movilizaciones, y pretenden continuar haciéndolo mientras Manuela Carmena no tome medidas sobre las empresas gestoras y aborde su remunicipalización sin despidos.

La Plataforma por la Remunicipalización de Madrid y diversos colectivos y asociaciones de vecinos llaman también a la manifestación que transcurrirá bajo el lema “Por la dignidad de los servicios públicos y las condiciones laborales… ¡Basta de saqueo empresarial y complicidad municipal!”.

Huelga de los trabajadores de recogida de basura.

A esta movilización hay que añadir la de los trabajadores del servicio de recogida de basuras, que han anunciado una huelga para el día 12 de junio. De producirse pondría en un grave aprieto la gestión del Ayuntamiento de Madrid en el área de limpieza, donde viene llevando adelante una gran operación de marketing en los últimos meses para justificar una gestión que en realidad es idéntica a la del PP.

Para el Ayuntamiento madrileño los causantes de los problemas de limpieza son los ciudadanos y no la gestión deficiente de las grandes empresas concesionarias que se limitan a precarizar y degradar el servicio para obtener grandes beneficios. El servicio de limpieza viene siendo percibido por amplios sectores populares como profundamente deficiente en la ciudad de Madrid y recoge multitud de quejas de vecinos, sobre todo de los barrios más populares.

El motivo de la huelga es lograr un convenio único para el sector. Las empresas concesionarias quieren convenios por empresa. La concejal de Medio Ambiente, Inés Sabanés, se limitaba a señalar hace unos días que “es complicado porque no están en esta línea todas las empresas esperemos que se avengan a razones”. Esto sí que es mojarse.

Un servicio reprivatizado por Manuela Carmena.

Hay que recordar que el pasado 16 de marzo de 2016 el Ayuntamiento sacó la concesión del servicio de recogida de basura man teniéndolo así privatizado. Todo a pesar de que habiendo finalizado los contratos con las concesionarias, podría haberlo recuperado para la gestión pública sin tener que pagar indemnización alguna.

En contra de esto se decidió apostar por la privatización. Se sacaron las concesiones a concurso por cuatro años, con posibilidad de prórroga por dos años más, solo con algunas modificaciones en los pliegos. Unos cambios que no supusieron ningún problema para el reparto de la totalidad del servicio entre las grandes empresas del IBEX 35. Gracias a los lotes diseñados por el Ayuntamiento, dos de los grandes beneficiarios fueron Carlos Slim, dueño de FCC, y Florentino Pérez, propietario de ACS/Urbaser.

El gran negocio de la gestión privada de servicios municipales.

Los trabajadores de estos servicios vienen denunciado al Ayuntamiento los incumplimientos y corruptelas de estas empresas sin ser escuchados. Prácticas como no respetar el número de trabajadores mínimo establecidos para un servicio determinado, la desvinculación de trabajadores de los servicios en los que estaba prevista su intervención para destinarlos a otras localidades o servicios, la absoluta precarización laboral y de medios materiales e infraestructuras, y en general, todo tipo de prácticas encaminadas a mejorar la cuenta de resultados empresarial de la concesionaria mediante prácticas corruptas.

Sin embargo la política municipal sigue siendo la de privilegiar y fomentar la actividad de las grandes empresas concesionarias sin control real sobre el desarrollo de los servicios y las condiciones de trabajo.

Esto se pudo ver hace unos pocos meses en el caso del servicio de limpieza viaria. La denominada Mesa de la Limpieza, bajo el paraguas de un estudio de la situación, propuso medidas de mejora basadas en un fuerte incremento presupuestario para las empresas concesionarias. El dictamen tuvo como único objetivo, en complicidad con las grandes empresas del IBEX 35 -únicas gestoras de este servicio- y de los sindicatos de CCOO y UGT, aumentar el negocio y el beneficio de estas grandes empresas.

El Ayuntamiento lo ha vendido casi como una imposición a las empresas concesionarias que han tenido que comprometerse a crear un volumen de empleo para 800 nuevos barrenderos y la ampliación del número de calles de limpieza máxima en distritos de barrios populares que hasta ahora habían quedado fuera. Pero el Ayuntamiento de Ahora Madrid, en realidad no puede garantizar nada de todo esto, como así se ha demostrado en multitud de ocasiones. Por ejemplo, cuando en plena campaña navideña las empresas concesionarias aplicaron ERTES indiscriminados con servicios infradotados de personal y pésima calidad.

El engaño de las “cláusulas sociales”.

Otra de las excusas para no abordar la remunicipalización está siendo las denominadas “cláusulas sociales” de los contratos, que vendrían a acotar la precariedad laboral que imponen estas empresas. Se trata de condiciones que se incluyen en los contratos de concesión del servicio para las empresas concesionarias y que van desde facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral, hasta exigir la vinculación de los salarios de los trabajadores al convenio del sector correspondiente. Sin embargo, estas no dejan de ser papel mojado, dado que las empresas pueden desvincularse de los convenios en cualquier momento gracias a la reforma laboral del 2012, que está por encima de las “clausulas sociales” firmadas.

La remunicipalización, la gran promesa a los trabajadores incumplida.

El Ayuntamiento de Ahora Madrid, en el ecuador de su mandato, no ha remunicipalizado ningún servicio, salvo dos. Sin embargo estas excepciones han sido más bien sendos rescates empresariales a concesionarias quebradas: BiciMad y La Funeraria Municipal.

Ahora Madrid y Manuela Carmena han demostrado que no tiene voluntad política para remunicipalizar los servicios públicos. Por lo tanto, solo la lucha en la calle de forma masiva, unificada y organizada, aglutinando a todos los sectores, trabajadores y usuarios, podría lograr implementar los procesos de remunicipalización sin ningún despido.

Además, habría que pelear por un plan estratégico de recuperación de todo el sector público con importantes incrementos de personal para garantizar la mejora de la calidad de los servicios y para atacar consecuentemente el grave problema del desempleo. Esto junto a la exigencia de la gestión de esos servicios por parte de trabajadores y usuarios.

La movilización que tendrá lugar este sábado es un paso importante en esta dirección, en tanto se trata de una acción coordinada de los trabajadores de diferentes contratas. Llamamos a participar en la misma y a que el conjunto de la izquierda política y sindical asuma el apoyo a las reivindicaciones laborales y por la remunicipalización de estos trabajadores.






Temas relacionados

Ayuntamiento de Madrid   /   Mundo Obrero Estado Español   /   Política Estado Español   /   Remunicipalización   /   Ahora Madrid   /   Manuela Carmena   /   Madrid

Comentarios

DEJAR COMENTARIO