Mundo Obrero

MUNDO OBRERO

“Caballo” Suárez preso: la CGT le soltó la mano

Fue reafirmada la encarcelación de parte del Juez Canicoba Corral del ex secretario general del SOMU que timoneó por 27 años a su antojo los negocios marítimos. Sus ex aliados parecen haberlo abandonado.

Jueves 15 de septiembre de 2016 | Edición del día

El correntino Omar “Caballo” Suárez accedió al Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) siendo chofer del Secretario general y no con el voto de los afiliados sino por la fuerza de las patotas. Allí estuvo en el poder durante 27 años, pasando de menemista confeso a ser considerado el “Moyano de las aguas”. Prestó el servicio de sus patotas en el 2007, contra la lucha de los trabajadores despedidos del Casino Flotante de Puerto Madero. Fue fiel a su caballito de batalla: “todo lo que flota es mío” y actuó en común con el empresario kirchnerista Cristóbal López y la Prefectura, dejando en la calle a cientos de trabajadores.

El sindicalista se convirtió en todo un empresario, con varias firmas ligadas a la marina mercante, y con una larga lista de familiares actuando como testaferros en las mismas. En la naviera estatal MARUBA le fueron cedidos de parte del Estado al Sindicato millones de pesos para su administración compartida con otros gremios portuarios y marítimos . Estas sumas que “desaparecieron” y es una de las causas por la que está encarcelado por asociación ilícita. En ese momento todavía compartía buenas relaciones con el camionero Hugo Moyano y con el Secretario general del gremio de Dragado y Balizamiento Juan Carlos Schmidt, hoy uno de los "flamantes" dirigentes de la CGT unificada.

Pasadas las horas de la noticia de la detención del “Caballo” pocas voces se escucharon de los popes de esta CGT, aunque algunas muy significativas que ilustran la posición que adoptarían. Omar Plaini y Pablo Moyano que coincidieron en afirmar que "si es culpable, que pague en la Justicia".

Facundo Moyano que se trenzó en una discusión en el programa Intratables sobre los sindicalistas millonarios y sus mandatos por décadas en los gremios dijo no haber conocido, ni haber visto nunca a Suárez. Una foto que recorre las redes sociales afirma otra cosa, se los ve juntos en intimidad.

El gobierno macrista hace rato que buscaba meterlo preso; el gremio lleva intervenido varios meses por Gladys González, que es diputada nacional de PRO y carece de experiencia en el rubro. González viene recibiendo críticas por seguir cobrando como diputada y a la vez otro sueldo como interventora.

La intervención no tiene injerencia en la obra social, una de las cajas más jugosas del gremio con 23.599 afiliados, donde Canicoba Corral ubicó allí a Ramiro Tejada y Pablo Garrido. Según denuncian afiliados del gremio, Tejada es nada más y nada menos que el cuñado de Canicoba Corral y maneja una caja aproximada de 600 millones de pesos anuales y se encuentra sin realizar prestaciones a pacientes con enfermedades complejas.

Si bien todo indica que le sueltan la mano, como en su momento al bancario Juan José Zanola por la denominada "mafia de los medicamentos" y a Pedraza por el asesinato de Mariano Ferreyra; los popes sindicales se mantienen alertas ya que todos están más sucios que una papa negra, como Caló que enfrenta una causa por lavado de dinero de pronta resolución.







Temas relacionados

SOMU   /    Omar “Caballo” Suárez   /    CGT   /    Mundo Obrero   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO