Juventud

JUVENTUD

Caba: triunfó el rechazo al código de vestimenta en el Liceo 8

Casi 400 estudiantes en asambleas de dos turnos votaron en contra el reaccionario código de vestimenta. Despues de medidas de acción directa, se abrió el proceso de reforma.

Xavi Dell

@xavidell

Miércoles 22 de noviembre | 09:53

Apenas una semana después de recibir amenazas los estudiantes del Liceo 8 han desplegado una fortaleza organizativa que no tiene precedentes en el colegio. Dos masivas asambleas sentenciaron que hay que cambiar el código de vestimenta.

Primero el viernes, durante el turno tarde, más de 140 alumnos debatieron y escucharon las visiones de decenas de estudiantes, en un clima de respeto el intercambio llegó al final cuando se dispusieron a votar y casi el 90% de la asamblea votó rechazar el código de vestimenta y desafiarlo llevando alguna de las ridículas prohibiciones…camisetas de futbol, musculosas, short, pollleras y hasta agujeros en la rodilla.

El contundente rechazo llenó de energías las ganas de luchar y el nerviosismo de la dirección no tardó en volver a lanzar nuevas amenazas.

Ayer martes se realizó la asamblea del turno mañana, que con mayor masividad y contundencia rechazó el código de vestimenta y se sumó a realizar una jornada de rechazo llevando la “ropa no permitida”, además de plantear la propuesta de unificar la lucha con el turno tarde este viernes que viene. En una jornada inolvidable, en el turno tarde decenas de jóvenes llegaron al Liceo 8 con alguna expresión contra el código de vestimenta, varios armaron carteles con frases expresando que el código no los deja expresarse. Y hasta respondieron con una sentada ante nuevas amenazas.

Finalmente, las autoridades les comunicaron a los estudiantes que abrirán un proceso de reforma del código de vestimenta, con el requisito del 50% de firmas de los estudiantes y un documento donde expliciten los puntos que proponen resolver.

Un triunfo enorme de los estudiantes por sus derechos, no solo el cómo vestirse, a futuro saben cómo hacer en esta sociedad para cambiarlo..todo.

Es mejor morir de pie, que vivir de rodillas...

Es evidente que la dirección del Liceo 8 encendió la mecha con las amenazas de dejar sin vacantes a estudiantes secundarios, había por abajo mucha bronca contra las injusticias y sus argumentos retrógrados de cómo debe uno ser. El hacerlos firmar un acta (cuando ya existe legalmente el reaccionario código) fue un intento de disciplinar a los estudiantes apenas empezados los primeros calores.

Lejos de subordinarse, en pocas horas los estudiantes hicieron una experiencia única que fortaleció al centro de estudiantes: ante la amenaza, pasada por cada curso para votar asamblea general. Asamblea de base para deliberar y decidir. Lucha, unidad y reflexión conjunta. Y era de esperar, quieren convencer a estudiantes de entre 13 y 17 años que para aprender deben cubrir sus hombros, que usar un short o pollera es provocar, que una camiseta de futbol engendra violencia o que un agujero en el jean o el modo en que usan el pelo, son "valores estéticos y morales" que ameritan sanción disciplinaria. Ni que Mataderos fuera el Nordelta.

Resulta paradójico que los argumentos de los códigos de vestimenta no solo atrasen 100 años, sino que hasta la oscurantista educación religiosa (que abunda en Mataderos, donde la educación secundaria privada es casi absoluta, con la sola excepción del Liceo 8) es más permisiva con sus uniformes escolares que la escuela pública, gratuita y laica.

El debate no es nuevo, varios colegios ya lucharon y modificaron el código de vestimenta, el cuestionamiento es tan profundo como la masividad del movimiento que colmó las calles al grito de NiUnaMenos y puso en cuestionamiento al machismo en la calle, en los lugares de trabajo, estudio y hasta en el mundo artístico puso en jaque el acoso y las violaciones.

Ya la ley de identidad de género sancionada en el año 2012 contradice esta concepción del cuerpo al concebir que “También incluye otras expresiones de género, como la vestimenta, el modo de hablar y los modales” ligando el modo de vestir a la constitución de identidad, y si esto es así para toda la sociedad, mucho más debe serlo para los adolescentes.

Aunque queda mucho camino por recorrer para cambiar el código de vestimenta y son muchas las peleas que tienen estos jóvenes por delante ante las reformas educativa y laborales. Las masivas marchas, tomas de colegios, asambleas y cortes que realizaron los secundarios este año para enfrentar las reformas del Gobierno de Larreta y su "escuela futura" (donde ningún funcionario PRO mandaría a sus hijos), marcan que para la juventud son tiempos de lucha.

Los estudiantes del Liceo 8 saben que por sus derechos deben organizarse, desde abajo y democráticamente, escuchando todas las voces, y votando a mano alzada cómo avanzar.

Si cada estudiante es parte del proceso de lucha, será una tarea muy difícil para quienes quieran imponer el código de vestimenta reaccionario y misógino del Gobierno macrista. El avance privatista de la educacion y la falta de vacantes son una amenaza para quienes estan dispuestos a defender la educación pública.

Aun cuando recurran a las amenazas, algo que la unidad desde las base supo cómo desbaratar. Lecciones de un aprendizaje que dificilmente las aulas puedan igualar.








Temas relacionados

Mataderos    /    Codigo de vestimenta   /    Secundarios   /    CABA   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO