MOVIMIENTO ESTUDIANTIL

El cinismo del CRUCH y los Rectores sobre las demandas feministas

Aldo Valle, Vicepresidente CRUCH y rector de la Universidad de Valparaíso, se refirió al actual movimiento feminista que mantiene paralizadas a gran parte de las Universidades del país. Lugares donde las máximas autoridades han sido por años las que sostienen la desigualdad salarial y silenciando los casos de acoso.

Martes 29 de mayo

El eco de las movilizaciones de miles de estudiantes por una educación no sexista- que muestra el hastío de miles de mujeres de vivir bajo una sociedad profundamente machista, tanto dentro como fuera de las universidades-, está tratando de ser desviada por el gobierno de Chile Vamos.

La agenda de género del gobierno busca elevar sus herramientas represivas, apoyándose en las demandas de las mujeres por justicia, y además aprovechar de cargar económicamente la desigualdad salarial en los hombros de los trabajadores hombres, salida profundamente neoliberal, a través del aumento de la cotización a los varones en las ISAPRES.

El cinismo de los rectores

Dentro de este marco, es que los representantes máximos de las Universidades estatales del país, a través del CRUCH han salido a declarar su posición en torno a la problemática que hoy toca transversalmente a la sociedad.

Al respecto, Aldo Valle, actual vicepresidente del CRUCH, y rector de la Universidad de Valparaíso, señala: "Nosotros, como Consejo de Rectores, hemos hecho un llamado a que sean las propias comunidades universitarias, las que de manera participativa, transparente, inicien un diálogo lo más franco, crudo y directo posible, porque no podemos seguir dilatando, postergando, un cambio cultural que todo Chile necesita; no sólo las universidades. (Al mismo tiempo) las universidades no podemos sino tomar la palabra en primer lugar respecto de una denuncia que es legítima e impostergable".

La intención puede verse como positiva, pero contiene en sí un oportunismo político innegable. Esto ya que han sido los mismos rectores quienes durante años han silenciado y negado los procesos de movilización al interior de las universidades. A la demanda por una democratización de los planteles educativos, han opuesto investigaciones sumarias, sanciones e incluso expulsiones contra quienes se organizan. A las trabajadoras a contrata, al sufrir acoso laboral y sexual, simplemente las remueven de lugar o de lleno despidiendo a quienes se atreven a sacar la voz contra las distintas problemáticas del entorno laboral.

Hoy en día, han preparado, en conjunto con el MINEDUC protocolos contra el acoso que son meros parches para intentar descomprimir los ánimos de las y los estudiantes organizados, incluso desconociendo los protocolos que durante meses se han venido trabajando por el estudiantado en conjunto con otros estamentos. Los rectores quieren tomar la última palabra en los casos, para que nada pase sin su arbitrio, el cual está hoy en día en contra de las aspiraciones de esos miles de estudiantes que sostienen tomas, paros y marchas contra el machismo en la universidad.

Ninguna confianza en las autoridades

El movimiento estudiantil no puede ver en los rectores un aliado en torno al problema de la transformación de la sociedad. Por ende, para desenmascarar estos guiños por parte del CRUCH, es necesario ligar la lucha contra el machismo dentro de la universidad a la necesidad de la democratización, que todas las autoridades unipersonales sean elegidas en elección universal, que se conformen Cogobiernos universitarios para que realmente los estamentos tengan poder de decisión, poner fin al subcontrato y la precarización laboral y exigir el paso a planta de las y los trabajadores de las instituciones educativas, terminar con la brecha salarial, entre otras demandas.

Incluso cuestionando la existencia de la figura del “Rector Magnificus” de la sociedad medieval. Ya que si el mismo Consejo declara como “Primitivismo” (palabras de Aldo Valle) el problema del sexismo, también lo son la figura del rector como ente que regula todas las decisiones dentro de la universidad, tal cual un rey en su feudo.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO