Juventud

ESTUDIANTES

CAE: El 40% de los endeudados se encuentran morosos.

El Estado ha financiado intereses privados a través del mercado educativo, desenvolviendo a lo menos 4,7 billones de pesos entre el 2006 y 2017. El impulso del aumento de matrículas para la educación superior, se tradujo en que las principales instituciones beneficiadas de esto fuesen Laureate Internacional; “Santo Tomás; “INACAP” y la “Pontificia Universidad Católica”

Martes 29 de mayo

Según el estudio “Endeudar para gobernar y mercantilizar: el caso del CAE”, de la Fundación SOL, el 73,6% de los desertores de carreras se encuentran morosos.
Cifra importante, pues da cuenta de una realidad que sufren quienes tomaron el supuesto “beneficio financiero”, que cobraba un 5% de interés, en el marco de la búsqueda del gobierno para aumentar las matrículas en la educación superior, que terminó significando un traspaso de dinero del Estado a las bancas privadas.

Con respecto a la cifra anterior, el 73,6% de estudiantes que desertaron de sus carreras se encuentra moroso, así como también el 30% de los egresados, que correspondiente a 63.685 personas, con una cifra de morosidad total del 40,3% de los endeudados del CAE que corresponde a 151.685 de los 476.811 deudores.

Otro dato importante de señalar, es que son los estudiantes de técnico profesionales, Institutos Profesionales y de universidades privadas quienes presentan mayores índices de morosidad, correspondiendo porcentualmente al 48%, 46% y 31% respectivamente. Otros datos importantes de dar cuenta es que, en Santiago, las mayores tasas de morosidad corresponden a las comunas más pobres, con “casi el doble de pobreza multidimensional, el triple de pobreza por ingresos”.

El Crédito con Aval del Estado, que fue presentado como un beneficio financiero para otorgar la oportunidad de poder estudiar, lo que más bien lo define es un sistema para enriquecer a la banca privada a costa del endeudamiento de quienes puedan acceder a la educación superior.

Con respecto a los gastos, estos han aumentando del 2,4 % del presupuesto de la partida de Educación Superior en el 2006, al 26,5 % del presupuesto, y el Fisco ha comprometido recursos por $549.630 millones para el 2018, lo que contradice argumentos con respecto a la escasez de recursos para financiar la educación pública, cuando en el fondo lo que se está haciendo es financiar las instituciones privadas.

Del aumento de matrículas de 663.679 del año 2005 a 1.247.746 matrículas del 2017, el 70% de ese aumento se concentran en grupos educacionales como “Laureate Internacional”; “Santo Tomás”; “INACAP” y “Pontificia Universidad Católica”, además de otras investigadas por lucro, como la Universidad San Sebastián, Autónoma, Central, del Desarrollo, etc.

Las ganancias son desproporcionadas, alcanzando a 4,7 billones de pesos entre el 2006 y el 2017 el gasto del Estado para financiar el crédito CAE, en donde el 90% de los créditos fueron para Scotiabank, Banco Estado y Banco Itaú-Corpbanca.

Las ganancias se exacerban más con la “recompra” de las deudas por parte del Estado, en el que inicialmente “se comprometía a subsidiar a los bancos participantes, comprando cada año el 25 % de los créditos entregados, con un sobreprecio del 6 %. Sin embargo, entre 2006 y 2017, el Fisco ha recomprado un 52,2 % de los créditos con un sobreprecio de 26,1 % (4,3 veces más que lo que se requería originalmente) lo que equivale a casi $640 mil millones.

Además de ser un alto gasto del Estado para la banca privada, este sistema también supone el endeudamiento de la población más pobre, pudiendo llevar terribles consecuencias en que familias completas pierdan sus casas o bienes inmuebles, y dicho endeudamiento, también implica un círculo de endeudamiento, del que es difícil salir, pudiendo profundizar crisis económicas en los hogares.






Temas relacionados

Universidad   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO