Mundo Obrero

RAMALLO

Bunge: 84 despidos, lock out y cierre de su planta

A días de que las patronales anunciaron ganancias millonarias, nuevos despidos se realizan en la región. Ayer fueron los 44 despidos en Cargill de Rosario, hoy se suman 84 más en el Complejo Industrial de Bunge.

Martes 24 de julio | Edición del día

Lo anunció hoy en un comunicado el Sindicato de Aceiteros de Rosario, donde la patronal justifica los despidos por una supuesta crisis que está atravesando la empresa.

En el Complejo Industrial de Bunge Ramallo trabajan 160 aceiteras y aceiteros, más 150 trabajadores que tienen otros convenios laborales con el del Sindicato de Químicos que también fue informado sobre la situación.

Hoy por la tarde tras trascender la noticia, la patronal realizo un lock out procediendo a la quita de energía de distintos sectores que todavía estaban produciendo. Como menciona el comunicado realizado por el Sindicato de Aceiteros de Rosario, Bunge es una de las empresas más grandes del sector agro-exportador de Argentina, y ha pasado de facturar 23.530 millones de pesos en el año 2014 a 46.033 en el año 2017, prácticamente el doble en tres años. Demás está decir que este sector económico ha sido el que más se ha beneficiado con la política económica del Poder Ejecutivo nacional, tanto con la quita de retenciones como con la reciente y anteriores devaluaciones.

La empresa esgrime el argumento de que hay una complicada situación ante el aumento del dólar y a su vez el costo de la materia prima, de los servicios como la energía y el gas, que son superiores a lo que venían pagando. Una verdadera falacia ya que ni siquiera presentaron el Preventivo de Crisis correspondiente.
A tono con la ofensiva de las multinacionales cerealeras en la región como se pudo ver con los despidos en Cargill, estos nuevos despidos se dan en el marco de profundos ataques que el gobierno y los empresarios están descargando sobre los trabajadores con el fin de imponer el ajuste de la mano del FMI, queriendo así fugar sus ganancias siderales por los puertos y dejar en la calle los trabajadores y sus familias.

Desde la izquierda, Octavio Crivaro, referente del Frente de Izquierda en Santa Fe expresó su repudio a los despidos por parte de la Multinacional BUNGE llamando a todos los gremios y organizaciones de derechos humanos a rodear de solidaridad a los trabajadores despedidos como sucedió con Cargill. Para frenarle la mano al gobierno y a las patronales hay que dar pasos en una unidad de acción, con un paro regional con movilización y piquetes por el triunfo de todos los trabajadores de la región , el fin de los despidos, contra la reforma laboral y los tarifazos.







Temas relacionados

Bunge   /    Aceiteros   /    Multinacionales   /    Cerealeras   /    Despidos   /    Santa Fe   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO