Cultura

TRIBUNA ABIERTA

“Bugs & Meyer Mob”: la historia de la otra mafia en EE. UU.

Todo lo que uno recuerda de las películas sobre la mafia en EE.UU. son personas de origen italiano. Sin embargo su cerebro y financiamiento original vinieron de la mano de los “Bugs & Meyer Mob”.

Miércoles 11 de enero | Edición del día

La mafia judía tenía aspectos similares a la siciliana en relación a su liturgia religiosa y mística parecidas a los grandes padrinos de la "Mano Negra" o la "Cosa Nostra", pero basada obviamente en la judaica. Todos profesaban su fe y hasta se solidarizaron y aportaron dinero al Sionismo en la Fundación del Estado Israelí.

Si uno compara los aspectos logísticos entre las pandillas italianas y las judías encontramos diferencias. Por ejemplo: en la mafia italiana nunca se daba muerte a una mujer así como tampoco se desposaba a la viuda de un ejecutado y muchas veces se la ayudaba económicamente. La mafia judía, por el contrario, vinculaba los negocios sucios con secuestros, violaciones, trata de blancas o asaltos por dinero; prácticas cuestionadas por sus colegas sicilianos.

Uno de los referentes fue sin duda Benjamin Siegelbaum, alias "Bugsy" Siegel. Este gángster de origen ruso nació en 1902 y desde muy joven demostró aptitudes para la extorsión y el delito incendiando los puestos de los comerciantes si los dueños no le pagaban una suma exigida mensualmente.

Un día la vida de este personaje cambió para siempre cuando al separar a unos tipos en una pelea, esconde el arma de uno de ellos antes que llegase la policía al lugar, salvando a uno de ellos llamado Meyer Lansky quien llegaría a ser uno de los más siniestros criminales de los Estados Unidos. Lansky nunca estuvo ni un solo minuto en una la cárcel y finalizó su vida vinculado a la Banca Suiza en donde continúan lavándose muchos de los activos de la mafia mundial.

A partir de ese hecho nació una amistad entre ellos y la idea de fundar un grupo llamado, "Bugs & Meyer Mob", donde “Bugsy” fue el primer miembro de la banda y brazo derecho de sus actividades.

Lansky tenía una gran capacidad para relacionarse con sus enemigos fue así que logró vincularse con el afamado “Lucky” Luciano. La lealtad entre estos grupos tuvo su punto máximo cuando Luciano va a la cárcel por cargos de narcóticos.

“Lucky” Luciano

Estaba claro que el gángster italiano tenía información sobre quien le había tendido la trampa y por eso planeó su venganza. La mafia se ofreció a ayudarlo y fueron los encargados de “hacer desaparecer” en Brooklyn al hijo de 19 años del policía de origen irlandés que llevó a Luciano a prisión. El cuerpo jamás fue encontrado y los investigadores del caso estimaban que el asesinato tuvo características rituales con desangramiento, heridas estigmáticas.

Al finalizar la Primera Guerra, Luciano y sus socios judíos pusieron en jaque a Nueva York no solamente con sus crímenes sino también en el control del dinero ilegal amparados por la policía que liberaban la zona para que actúen con total impunidad. En Manhattan, parte del dinero recaudado le sirvió para sobornarlos. Esta situación no se hubiese dado sin la complicidad de mafiosos locales como "El Jefe" Masseria y uno de los mafiosos de origen judíos pioneros en el oficio mafioso llamado Arnold Rothstein, quien se apresuró a asegurarles un lugar en los negocios de la ciudad.

En 1920 la prohibición de la famosa "Ley Seca" fue funcional a los negocios de mafia y fortaleció la alianza con los funcionarios de los Estados federales, los legisladores del Congreso y las fuerzas policiales. En ese contexto Rothstein, vio una oportunidad para incrementar sus ganancias con esta ley condenada al fracaso desde el principio y colocó a la mafia en el contrabando de licores. Por eso Luciano instó a la "Bugs & Meyer Mob" para que se asocie en este proyecto desatando un símbolo antológico de la mafia, como es el tráfico ilegal de alcohol, que no nace de la mafia italiana sino de la judía .

Te pueden interesar: A 83 años del fin de la Ley Seca en Estados Unidos

Cuando interviene el dinero y el poder las lealtades en las mafias duran poco. Y esto es lo que sucedió cuando Lansky y Masería se traicionaron mutuamente emboscando caravanas de vehículos con un cargamento de whisky. La audacia de parte de "Bugs & Meyer Mob" condujo a una guerra de pandillas y los enemistó con algunos de los líderes italianos. En ese contexto aparece acribillado en el Central Park el cuerpo de Rothstein, en circunstancias sumamente extrañas. Nunca se supo públicamente quienes fueron sus asesinos.

“Bugs & Meyer Mob” no solo tenían el respaldo de Luciano sino también de Capone, el más recordado de los mafiosos en los Estados Unidos. La relación se sustentó cuando ayudaron al famoso gángster emigrar a Chicago para evadir la Justicia. Capone, les devolvió el favor dándoles su protección y cruzando algunos negocios con ellos. Esta relación irritó a otros líderes de la mafia que despreciaban la presencia y hasta los modales de los judíos en sus círculos. Entre los más reacios estaban "Mustache" Pete y "Big" Jim Colosimo.

Al Capone

Fue por eso que Luciano y los miembros del "Bugs & Meyer Mob" contrataran un asesino a sueldo llamado Frankie Yale para asesinar a Colosimo. Ese vacío de poder llevó Al Capone y Johnny Torrio a tomar el control de la mayor alianza criminal de los Estados Unidos.

Sin embargo, el liderazgo de los judíos comenzó a cuestionarse cuando Dutsch Schultz, un descendiente de alemanes judíos, contrabandista de licor y cerveza comenzó a tener sus propios desencuentros por la sobreexposición que le daba la fama de los líderes del "Bugs & Meyer Mob".

Schultz participaba de las más sucias expresiones del hampa en los barrios bajos, de modo que sus negocios eran conocidos y fue sólo cosa de tiempo para que cayera su nombre en el interés de la justicia. Por el éxito de sus negocios y tabernas clandestinas mantenidas con su amigo Joey Noe, era llamado el "Rey de la cerveza" en el Bronx.

Las disputas entre sectores de la mafia judía continuarían cuando Waxey Gordon, un contrabandista de grandes cantidades de whisky canadiense y también encarcelado por evasión de impuestos, comenzó a planear una venganza contra "Bugs & Meyer Mob" desde su lugar de reclusión. Su lugarteniente era Charly "Chink" Sherman, que formaba parte de los judíos mafiosos que veían con cierto recelo el poder acumulado por los hombres de Lansky bajo la protección de Luciano. Por eso contrató a los hermanos Andy y Louis Fabrazzo, para que coloquen una bomba en el lugar de reuniones de "Bugs & Meyer Mob". La bomba no logró su cometido y Bugsy dio con los dos asesinos. Louis fue acribillado a tiros y Andy apareció tiempo después muerto dentro de un saco en New Jersey.

El hecho indignó algunos miembros de la mafia que al enterarse de estas muertes iniciaron una campaña para denunciar al "Bugs & Meyer Mob" brindando información a las autoridades. Muchos detractores de este grupo terminaron asesinados por el grupo de Bugsy.

A fines de los años ’30, interviene en el círculo de la mafia un gángster llamado Anthony "Dracna" Rizzoti, persona muy ligada a Luciano que se oponía a la excesiva presencia en los negocios de un mafioso como Bugsy, quien en ese momento se había trasladado con su familia a una lujosa mansión de Hollywood con el respaldo de uno de sus amigos de la infancia del barrio del Williamsburg, el cineasta George Raft. Bugsy inició en nuevo negocio: la cinematografía.

De la mano de Bugsy, "Bugs & Meyer Mob" comenzó a tomar el control de la industria fílmica además de comenzar a vincularse con el del ambiente de las estrellas de entonces.

También colaboraron con la propaganda antialemana de aquellos años. Solían contribuir aportando dinero a las campañas y hasta organizaron golpizas contra los grupos pro-nazis y del K.K.K. Estos mismos grupos aportaron grandes sumas de dinero para favorecer la inmigración a América de víctimas del Holocausto y las guerras en Palestina.

Con la finalización de la guerra, EE. UU. ocupó Italia. Se hacía urgente entrar a Sicilia donde la población tenía mayor lealtad a los líderes mafiosos que hacían leyenda en Norteamérica como los "salvadores" de Occidente. Los jefes de la mafia judía americanos mediaron con el Rey de Sicilia para poder tomar la ciudad en forma pacífica. Luciano también tuvo un papel preponderante en esos acuerdos. Los aliados entraron en Sicilia y tuvieron que hacer coser una gran "L" en sus banderas, letra que identificaba las iniciales del legendario criminal. A cambio, Luciano tuvo la autorización del gobierno norteamericano para controlar todo el negocio del narcotráfico en América e incluso parte de Europa. Esto fue un progreso asombroso para el "Bugs & Meyer Mob", con negocios cada vez más amplios y renta.

Bugsy además del cine veía en Las Vegas una gran oportunidad para hacer negocios, por eso adquirió una propiedad cerca de ese lugar y fomentó la creación de casinos y salas de juego. Entre 1945 y 1946 instaló su primer proyecto: el Casino "Flamingo". Su audacia incentivó a la burguesía judía y no judía americana a invertir en el negocio de Las Vegas haciéndola crecer con mucha velocidad. La prostitución, los hoteles y los centros de entretención más audaz llegaron después, casi sin esfuerzo.

Lansky colaboró fuertemente con el proyecto a pesar que inicialmente generaba solo deudas. Sin embargo su tolerancia tuvo un punto de inflexión al enterarse que Bugsy estaba destinando fuertes sumas de dinero a los bancos suizos. Este hecho hizo que Lansky quiera eliminar a su amigo de muchos años. En principio luego de una votación entre los grandes líderes de la mafia, se decidió esperar que fuera fundado el casino "Flamingo", de Bugsy, con la esperanza de que las entradas lo incentivaran a admitir su irregularidad y pagar el dinero tomado.

El día de la inauguración, llegaron al lugar los actores y actrices del prestigio de Clark Gable, Lana Turner, Joan Crawford, Anne Jeffreys, César Romero, entre otros. Pocas personas conocían el fraude económico que había establecido Bugsy, por eso esa noche fue entretenida para algunos y tensa para otros.

La rentabilidad de las entradas no fue lo que se esperaba. Más sereno, Lansky informó a los capos de la mafia en un viaje a Cuba el fracaso de la noche inaugural del casino. Esa vez le salvó el pellejo su amigo para no poner en crisis a la organización "Bugs & Meyer Mob".

Si bien los comienzo de las inversiones en Las Vegas no tuvieron demasiada rentabilidad, tanto Lansky y Luciano siguieron apoyando la iniciativa. Con la reapertura de "Flamingo", en Marzo de 1947, comenzó a llegar el esperado dinero y la estabilidad de los mafiosos volvía a respirar.

Lo que Bugsy no sabía era que iba a tener un final violento. Estando en East Cost acompañado del mafioso Alan Smiley y del hermano de su amante Virginia Hill, Chick Hill, y Jerry Mason; la muerte le llegó con una ráfaga de ametralladora que destrozó los ventanales del departamento y el cuerpo de Benjamín "Bugsy" Siegel. Recibió una lluvia de plomo que lo dejó destruído e irreconocible. Se cerraba así un capítulo de la mafia judía norteamericana. Sólo cinco personas fueron a su funeral. En él no estuvieron ni Lansky, ni Virginia Hill, ni Luciano lo que se infiere que algo tuvieron que ver con ese asesinato.

El misterio sobre su muerte todavía ronda en los historiadores de la mafia estadounidense. Algunos sostienen que habrían sido Rosen y Greenbaum, los mismos que trabajaban para los casinos de Lansky en New York, Miami y La Habana, con el objetivo de tomar el control del grupo que nucleaba a la mafia y que era conocido como el “sindicato del crimen”. Otros alegaban que estaban interesados en el crecimiento de Las Vegas y que la figura de Bugsy les impedía encontrar financiamiento. También se señalaba a los empresarios judíos Willie Alderman y los hermanos Davie y Chickie Berman, quienes tenían negocios parecidos en Minneápolis. Un grupo no menos importante colocó incluso a Lansky entre los sospechosos. Así llegaría el fin una de las bandas mafiosas más conocidas en EE.UU. y en el mundo.








Temas relacionados

Estados Unidos   /    Estados Unidos   /    Historia   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO