Cultura

TEATRO // ENTREVISTA

Briski y Bartís leen Pavlovsky

Entrevistamos a los directores Ricardo Bartís y Norman Briski, en el marco de Teatro y Política, lectura textos de Eduardo Pavlovsky en la Cooperación.

Viernes 19 de mayo | 09:34

Se presenta los días viernes en la Sala Raúl González Tuñón del Centro Cultural de la Cooperación la selección de textos teatrales y artículos periodísticos escritos por el psicoanalista, actor, director y dramaturgo Eduardo “Tato” Pavlovsky. En esta entrevista sus protagonistas nos describen la experiencia de volver a traer a Tato a la escena porteña. La coordinación está a cargo de Elvira Onetto.

¿Qué vigencia tienen para ustedes hoy, esta selección de textos de Tato que están exponiendo?

Bartis: Los textos son muy vigentes, de un pensamiento muy proyectivo y de una gran ondura, con lo cual no son textos coyunturales. Toma y consolida reflexiones sobre el imperio, sobre el funcionamiento de subjetividad dentro de lo que sería el neoliberalismo. La construcción de nuevas estructuras maquínicas de apoderamiento y de posesión desde campo intelectual. Logra lo que a veces la política torna árido, lo que sería la mirada poetizante sobre la injusticia y sobre la capacidad de destrucción que tiene el sistema capitalista. Pero no es solo eso, porque también lo mezcla con textos que conviven ahí y en relación a lo que sería las conductas individuales, las obsesiones, entonces tiene una gran teatralidad, su capacidad crítica de observación. Son textos muy contemporáneos, da mucho placer escucharlos, ni que decir decirlos, poder afirmarlos.

Briski: Bueno, lo que hacemos es más vinculado al Pavlovsky político, Pavlovsky social. Y nunca vamos a poder abarcar el pensamiento de un tío que ha producido mucho, ¿no? Este material ha sido seleccionado por Pipi Onetto, más Bartís, más yo, digamos. Siempre tuvimos las ganas de que se hablara de un Pavlovsky que no estuviese ligado al teatro, sino a su pensamiento político-social. Se nos ocurrió tomar todo el material que él escribió en Página 12, material que íbamos leyendo y seleccionando las cosas que nos parecían que estaban olvidadas o no dichas hoy en la sociedad. No quiere decir que esto va a tener una difusión que modificaría la relación de fuerzas, pero da la impresión que podría sensibilizar en el campo de la potencia de la subjetividad que tienen las artes, o sea que tiene el teatro, el cine, la televisión. Entonces tomamos estos temas de los piqueteros que tiene actualidad, tomamos el tema del antiimperialismo, del anticapitalismo, que son cosas como que sean por obvias, y que el periodismo metido en los medios cada día dice menos. Y hoy nuestro presidente está con el nuevo imperio chino y los imperios norteamericanos haciendo las conexiones para aumentar la deuda y hacer que vivamos en la dependencia y en la pobreza. Me parece que esa es la idea de traer a Tato ahora.

Totalmente, así se vio. Y respecto a lo que decías sobre el rol del teatro o el cine, ¿cuál sería este rol hoy?

Briski: Bueno, yo no soy un conocedor de lo que está pasando en esos medios… Pero sí en la televisión está claro: no da la impresión de que se está tomando esta temática social, con raras excepciones. La radio podría ser un medio donde se pudiese encontrar todavía que se esté hablando de estos temas. Me parece que todo lo demás está en un parate, en un "Esperando a Godot" * que no se puede saber qué hacer. Cuando está claro que este Gobierno, este Estado estaría especulando con una economía de mercado, ni siquiera centro-derecha, yo considero esto como la derecha.

Sin eufemismos lo llamaron "Teatro y política"...

Bartis: Sí, sentíamos que armábamos con Norman la idea de unos textos, de una zona de pensamiento menos conocida de Pavlovsky que circula menos como elemento literario o como elemento teatral. La gran mayoría son notas periodísticas. Lo de teatro y política era casi natural, como una especie de alianza con Tato y Norman donde hay coincidencias en términos de afirmaciones o señalamientos estrictamente políticos y también entusiasmo. Respeto aun en nuestras diferencias y lo que sería lo teatral que nos une, el territorio teatral. Y por otro lado, también coincidíamos que estaría bueno que eso fuera destinado a un comedor. En el momento que se produce el acuerdo no es solo una lectura, no solamente porque Norman dice dos textos que él actuó. Está muy presente en nosotros la idea de un formato, de cómo presentarnos, de cómo poner esos textos en vínculo, que pasan por esos cuerpos. Tampoco somos ingenuos, sabemos que la gente que viene sabe quiénes somos, quien es Tato. Ahí hay un territorio, de cómo colocarnos en ese vínculo que también nos resultaba interesante, distante, con muy poca concesión hacia el afuera.


* Obra del francés Beckett, perteneciente al teatro absurdo, que se divide en dos actos, y en ambos aparecen dos vagabundos llamados Vladimir y Estragon que esperan en vano junto a un camino a un tal Godot, con quien quizás tienen alguna cita. El público nunca llega a saber quién es Godot, o qué tipo de asunto han de tratar con él.

// Teatro y política
Centro Cultural de la Cooperación
Viernes 22.15hs
Entradas $200








Temas relacionados

Norman Briski   /    Eduardo "Tato" Pavlovsky   /    Teatro   /    Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO