Deportes

ARTES MARCIALES

Brazilian Jiu Jitsu: el origen del “vale todo”

Repaso por la historia del Brazilian Jiu Jitsu, disciplina que en los últimos años fue creciendo en notoriedad y en cantidad de practicantes en Argentina.

Jueves 23 de junio de 2016 | Edición del día

1 / 4

El Brazilian Jiu Jitsu (o BJJ) en los últimos años fue creciendo en notoriedad y en cantidad de practicantes en Argentina. Siendo originario de Brasil, por esas cuestiones del capital se ha desarrollado primero en los EEUU y no en los países lindantes con su tierra natal.

Los orígenes

El origen del Brazilian Jiu Jitsu se remonta a principios del siglo XX con la llegada de Mitsuyo Maeda a Belem, norte de Brasil, para ayudar a establecer una colonia japonesa en 1914.

Mitsuyo Maeda era un luchador de gran prestigio en Japón. Se lo conocía como “el hombre de las mil luchas”, un gran maestro del Jiu Jitsu tradicional, que fue enviado a una gira por América en la cual el gobierno japonés atendía un pedido del entonces presidente Theodore Roosevelt quien había sido alertado, por el ejercito norteamericano, acerca del eficiente sistema de lucha que dominaban los soldados japoneses.

Mitsuyo Maeda, ya instalado en Belem, conoce a un hombre con gran influencia política, hijo de una familia inmigrante escocesa y empresario circense llamado Gastao Gracie. Su amistad creció con el tiempo y Gastao estaba fascinado con la habilidad de Mitsuyo Maeda en el arte del combate y la defensa personal, hasta que un día le pidió que le enseñe a su hijo Carlos Gracie. En contra de la tradición japonesa y de manera voluntaria, Maeda comenzó a instruir al joven Carlos, el mayor de cinco hermanos de la familia Gracie.

Maeda le enseñó a usar la fuerza del oponente a favor de él, técnicas eficientes para vencer a cualquier oponente, sea cual fuera su peso o tamaño, lances, proyecciones, llaves y estrangulaciones. Carlos quedó tan fascinado con las técnicas de Maeda que en 1925 abrió la primera academia de Jiu-Jitsu en Río de Janeiro, Brasil. Con el objetivo de probar la superioridad del Jiu-Jitsu y formar una tradición familiar, Carlos adaptó el Jiu-Jitsu japonés a la realidad de las calles de Brasil. Desafió a grandes luchadores de la época y pasó todos sus conocimientos a sus hermanos. Luchando contra adversarios 20, 30 y 40 kilos más pesados, los Gracie lograron conseguir fama y notoriedad nacional.

Durante estos años pasó a destacarse Helio Gracie, el menor de los hermanos. A los 17 años, Helio Gracie subió al ring por primera vez en Río de Janeiro contra un boxeador profesional llamado Antonio Portugal. Helio ganó utilizando la llave de brazo en tan solo 30 segundos. Esta pelea fue la primera de muchas victorias que Helio tuvo contra oponentes de todo el mundo. Bajo la custodia de su hermano Carlos, Helio llegó a ser un héroe nacional en Brasil. Una de sus asombrosas hazañas incluye la pelea más larga de la historia que fue de 3 horas y 45 minutos, sin parar.

Siendo una familia de políticos y empresarios, obviamente ubicaron su academia en uno de los barrios mas pudientes de la zona de Río de Janeiro, dando clases a los hijos de los políticos y de las familias más ricas, manteniendo casi en exclusiva el dominio del Jiu Jitsu, llegando a denominarlo (como aún hoy se lo conoce en muchos lugares) como Gracie Jiu Jitsu.

La escuela popular de Oswaldo Fadda

Pero los Gracie no fueron los únicos instruidos por Mitsuyo Maeda; Luiz Franca fue otro estudiante de Maeda, y enseñó el arte a Oswaldo Fadda, quien se dedico a establecerse en la periferia de Río, adentro de las favelas para enseñar el Jiu Jitsu a los pobres de la ciudad.

Cuando los estudiantes de Fadda se hicieron conocidos por los buenos resultados que obtenían en las luchas, los Gracie se burlaron de ellos diciendo que usaban técnicas de los barrios bajos, como eran las tremendamente efectivas llaves de pierna. Ante esta afrenta, Oswaldo Fadda retó a la escuela de Helio Gracie. Helio aceptó el reto y las peleas se arreglaron en la academia de Helio. Los estudiantes de Helio gritaban “sapato olho roxo” (que quiere decir lustrador de zapatos, una ocupación de pobres). Los estudiante de Oswaldo procedieron a ganar 19 de 20 peleas, muchas usando llaves de piernas.

Un rebelde en la familia Gracie

Otro que prefirió no seguir los pasos de la familia Gracie, enseñándole a los ricos y poderosos, fue el mismo sobrino de Helio, Carlson Gracie, recordado como el más grande luchador de Vale Tudo de todos los tiempos. Carlson se negó a seguir la línea de la familia, y se negó a entrenar al ejército brasilero en épocas de la dictadura, y abrió su propia academia en la Rua Copacabana (donde aún hoy se encuentra) y fue la cuna de los mas grande luchadores de artes marciales mixtas de todos los tiempos, luchadores de la talla de Minoutauro, Walid Ismael, Murilo Bustamante, Vitor Belfort, Mario Sukata y Ricardo de la Riva entre otros, aprendieron el arte de la lucha de la mano de Carlson.

De la línea de Oswaldo Fadda se pueden rastrear las mejores academias del momento como son el Grapling Fight Team y Nova Uniao; y de la línea de Carlson Gracie se desprenden también entre las mejores el Brazilian Top Team, American Top Team, Mario Sukata International y De la Riva Jiu Jitsu, entre otras de gran renombre.

El BJJ se transforma en un arte marcial destacado

Gracias al caudal de luchadores que surgieron con la apertura de la enseñanza del arte a los más pobres, en Brasil -a partir de la segunda mitad del siglo XX- las peleas de Vale Tudo gozaban de un público masivo, llegando a llenarse el Maracaná para ver una lucha de Helio Gracie.

Buscando nuevos horizontes, a principio de los ochenta Rorion, uno de los hijos de Helio Gracie, fue a radicarse a EEUU para promocionar el desconocido arte en el país del norte. Dando clases en un garage de Los Angeles y organizando peleas contra los oponentes más variados para demostrar la efectividad de la disciplina, que pasó a conocerse como el arte marcial más efectivo. Termina dando origen junto a un grupo de promotores al Ultimate Fighting Championship (UFC), que luego de varias décadas se hizo mundialmente conocido, llevando al BJJ y a sus practicantes a la cima del mundo de las artes marciales, gracias a la tremenda efectividad mostrada frente a luchadores de otros estilos.

Luego del boom UFC, aparecieron distintas organizaciones (PRIDE, BELLATOR) que llevaron el Vale Tudo al mundo entero, en Argentina hemos visto varias; quizás la más conocida en la actualidad es el Arena Tour que desde hace algunos años viene catapultando a ciertos atletas a organizaciones más grandes.

Podemos decir que el origen del arte se remonta a la familia Gracie a principios del siglo veinte, pero quienes realmente lo hicieron grande fueron aquellos que decidieron sacarlo de los claustros exclusivos de los ricos, ofreciéndole al pueblo trabajador y marginado la posibilidad de salir adelante -como luchadores de Jiu Jitsu- del hambre y ofreciendo posibilidades de un mejor futuro. Fueron los verdaderos motores de la expansión del Jiu Jitsu.

Hoy más y más luchadores de gran renombre, tal el caso de Terere, Cicero Costa, Helvecio Penna, Yacare y decenas más, vuelcan su actividad a proyectos sociales en las Favelas, en donde los jóvenes viven y entrenan en los gimnasios y paga el que puede pagar la cuota, dándoles una posibilidad en esos barrios donde los pobres quedan marginados y empujados a una vida de servidumbre a los narcos y a la policía que gerencia el tráfico de drogas en las Favelas.







Temas relacionados

Brazilian Jiu Jitsu   /    Artes marciales   /    Deportes

Comentarios

DEJAR COMENTARIO