Internacional

RIO DE JANEIRO

Brasil: testigo implica a un concejal y a un expolicía en el asesinato de Marielle Franco

A casi dos meses de su asesinato, la investigación está prácticamente paralizada. Un testigo involucra a un concejal y a un expolicía por las actividades políticas y sociales de Marielle.

Miércoles 9 de mayo | 17:16

En declaraciones a la División de Homicidios (DH) de la policía civil, un hombre que trabajó para uno de los grupos paramilitares de Río de Janeiro contó que un concejal y un expolicía querían asesinar a Marielle Franco, según publicó el martes el diario O Globo.

El testigo relató que Orlando Oliveira de Araújo, expolicía militar preso acusado de dirigir una milicia en Curicica, y el concejal Marcelo Siciliano, del Partido Humanista de la Solidaridad (PHS), querían asesinar a Marielle Franco, concejal negra de izquierda de Río de Janeiro, porque su actividad los "molestaba". Marielle, asesinada brutalmente el 14 de marzo, formaba parte de la comisión legislativa que iba a controlar el accionar de la policía y los militares por la intervención federal en Río de Janeiro decretada por el golpista Michel Temer.

Siciliano se defendió diciendo que las denuncias eran falsasa y fraudulentas, y afirmó que la relación con la concejal era muy buena.

El delator dio, a cambio de protección, informaciones de fechas, lugares y horarios de reuniones entre el expolicía y el concejal. El diario también publicó que el testigo "dio detalles de cómo, según él, fue planeada" desde junio del año pasado "la ejecución" de Franco. En uno de los tres testimonios prestados hasta ahora, afirmó que presenció al menos cuatro conversaciones entre el concejal y el expolicía y, también, suministró el nombre de cuatro hombres que habrían sido elegidos para el asesinato, que están siendo investigados por la policía. En el testimonio, se afirmó que en junio del año pasado el delator presenció una conversación entre el concejal y el expolicía hablando sobre Marielle:

  •  Yo estaba en una mesa, a una distancia de poco más de un metro de los dos. Ellos estaban sentados en una mesa al lado. El concejal habló alto: "Tiene que ver la situación de Marielle. La mujer me está molestando". Después, golpeó fuerte con la mano en la mesa y gritó: "Marielle, piraña del Freixo". Después, mirando al expolicía dijo: "Necesitamos resolverlo pronto", afirmó el testigo.

    El testigo afirmó que el concejal y el expolicía tenían negocios en conjunto en la Zona Oeste y divulgó el nombre de al menos 15 personas, entre ellas empresarios, bomberos, y policías que habrían participado en sus grupos comandado. Según el delator, Siciliano financia varias acciones de grupos paramilitares.

    El delator dijo que participó de algunas reuniones porque, después de que el grupo paramilitar encabezado por el expolicía tomara la comunidad en la que él trabajaba, se vio obligado a trabajar con ellos, bajo amenaza de muerte, durante dos años. También afirmó que las "desavenencias" entre Marielle y Siciliano habían comenzado cuando ella empezó a realizar trabajos comunitarios en los lugares donde él tenía influencia y que eran de interés de las milicias.

    Ya han pasado más de 50 días desde el asesinato de Marielle y la policía y el Estado, que son responsables, sólo han presentado hipótesis sobre la base de testimonios sin que haya avanzado la causa.

    En conversación con La Izquierda Diario Carolina Cacau, dirigente del Movimiento Revolucionario de Trabajadores y excandidata a concejal en Río de Janeiro, señaló que "Después de más de 50 días de la ejecución de Marielle, no podemos saber qué es verdad o qué no. La propia policía dice que no ha logrado hasta ahora llegar a conclusiones reales por "errores" de la pericia inicial, mientras que el día de la ejecución expulsó del lugar a testigos oculares, negándose a tomar testimonios".

    Se constató que cinco de las cámaras ubicadas en el trayecto que la concejal hizo el día de su muerte fueron apagadas con antelación. Por otro lado se confirmó que la munición usada para el asesinato es original y fue vendida en 2006 a la policía federal de Brasilia y, además, tampoco se hicieron las pericias sobre las víctimas para identificar la dirección de las balas.

    Ante estas pruebas Cacau señaló que "esta información no hace más que mostrar la responsabilidad directa de los policías y del Estado en ese crimen", y planteó que "Necesitamos una investigación independiente para que el caso sea verdaderamente resuelto, porque si depende del presidente golpista Michel Temer, que afirmó cínicamente que las investigaciones están ’adelantadas’, y de la policía, lo que va a primar es la impunidad. Es por esto que tenemos que exigir una comisión investigadora independiente de Estado, y que esté integrada por los parlamentarios del PSOL (el partido de Marielle), organismos de derechos humanos, representantes de los sindicatos, intelectuales, especialistas en la crisis social de Río de Janeiro y otros sectores que tengan legitimidad popular. Estos deben contar con garantía por parte del Estado de los recursos para trabajar, acceder a los archivos de investigación, contratación de expertos independientes, participar en las producciones de pruebas, entrevista con los testigos y tener acceso a todo tipo de información".








    Temas relacionados

    Marielle Franco   /    Intervención militar en Rio de Janeiro   /    Michel Temer   /    Río de Janeiro   /    Brasil   /    Internacional

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO