Internacional

BRASIL- 15 DE MARZO

Brasil: jornada de movilizaciones y paros contra la reforma previsional

Los docentes de todo el país, que le pusieron fecha al paro, entre los más afectados por las reformas. La jornada se desarrollará este miércoles en medio de la crisis política por corrupción en el seno del gobierno golpista.

Isabel Infanta

@isabel_infanta

Miércoles 15 de marzo | Edición del día

El paro docente llamado para este miércoles 15, y convocado en enero por la Confederación Nacional de Trabajadores de la Educación, le otorga un carácter nacional a la jornada de lucha, a la que se plegaron numerosos sectores de trabajadores.

Se espera que paralicen sus actividades empleados públicos de diversos estados, trabajadores del transporte de San Pablo, Belo Horizonte, metalúrgicos, petroleros y trabajadores de correos de distintas ciudades, entre otros sectores.

Las principales centrales sindicales convocan a las jornadas de este miércoles, con movilizaciones y actos por todo el país.

Los trabajadores de Brasil tienen motivos de sobra para parar. El gobierno golpista de Michel Temer ha impulsado varios ataques a los trabajadores, dándole cuerda a los que ya venían implementando los gobiernos petistas. Impuso un techo a los gastos públicos por 20 años, lo que deteriorará crecientemente los sistemas educativo y de salud. El objetivo es un elemento conocido del arsenal neoliberal: la privatización de esos servicios y la liberación de recursos a la deuda pública.

Pero en el marco de la crisis económica del vecino país, los intereses empresariales exigen mucho más de este gobierno impuesto por un golpe institucional. Con una popularidad baja y en caída, Temer está fuertemente presionado para imponer una reforma previsional que, en su versión de máxima, pretende prácticamente abolir la jubilación para algunos sectores. Una de las principales herramientas de presión sobre Temer es el poder judicial, que tiene bajo la manga los jugosos prontuarios de ministros y parlamentarios, para sacar a la luz cuando consideren conveniente.

Te puede interesar: La nueva lista de corruptos que tiene en vilo al Gobierno golpista de Temer

Las reformas de Temer

El objetivo de la reforma es centralmente aumentar la cantidad de años de aporte obligatorios para obtener una jubilación lo menos lejana posible a un salario. Entre otras cosas, pretende la eliminación del régimen especial de jubilaciones de los docentes. En algunos estados del país, el nuevo régimen impone una cantidad de años de aporte superior a la expectativa de vida de los trabajadores.

A esta reforma jubilatoria se suma la reforma laboral, que pretende la flexibilización y precarización de las condiciones laborales. Uno de sus ejes es dar vía libre a la tercerización de aquellas tareas directamente relacionadas con la finalidad de la empresa, lo que actualmente está prohibido por ley.

Te puede interesar: Los trabajadores de Brasil tienen muchas razones para hacer un gran paro nacional

En suma, las reformas del gobierno golpista de Temer tienen el objetivo de descargar sobre los trabajadores la crisis de los capitalistas. Frenar estas reformas es una necesidad para los trabajadores y el pueblo de Brasil.

También los gobiernos estaduales y municipales vienen aplicando fuertes ajustes, que incluye muchas veces el pago en cuotas o incluso el no pago de salarios a los empleados públicos. Es el caso de los empleados municipales de Florianópolis, o los trabajadores de la empresa estadual de agua y saneamiento de Rio de Janeiro, que lucharon contra su privatización y fueron brutalmente reprimidos.

En San Pablo, el foro laboral pretende imponer servicios mínimos a los trabajadores del transporte, vulnerando el derecho a huelga de ese estratégico sector por medio de multas al sindicato y permitiendo descuentos salariales por parte de la patronal. Sin embargo, los trabajadores subterráneos y de colectivos han reafirmado su decisión de parar.

Surfeando las crisis políticas generadas por los escándalos de corrupción y el costo político de las reformas, la base aliada del gobierno en el parlamento viene intentando patear para mediados de año el tratamiento de la reforma. El gobierno sin embargo necesita mostrar servicio, por lo que prefiere apurar los trámites.

Las centrales sindicales que sostuvieron el golpe, Força Sindical y la UGT, vienen impulsando “mejoras” al texto de la reforma y pretenden llevar la lucha hacia una agenda de negociación con el gobierno.

La CUT y la CTB lo hacen con el objetivo de abonar el camino a la elección de Lula da Silva en 2018, barriendo bajo la alfombra las acciones ajustadoras del propio PT, que abonaron el camino a la derecha, y sin haber combatido seriamente el golpe, sigue al día de hoy negociando y actuando junto con los golpistas.

El PSOL, que ha expresado su voluntad de resistir a la derecha en forma independiente del PT, cuenta con algunos parlamentarios conocidos o incluso apoyados por sectores docentes y tiene ascendencia sobre algunos sindicatos. Su candidato Marcelo Freixo obtuvo más de 1 millón de votos en las municipales para la intendencia de Rio de Janeiro el año pasado. Como han expresado docentes del MRT de Brasil a Esquerda Diário, el PSOL tiene planteado poner todos sus recursos al servicio de organizar trabajadoras y trabajadores desde las bases, que junto a los estudiantes puedan impulsar la unidad en la acción.

Los trabajadores pueden aprovechar esta importante jornada en función de dos objetivos alternativos: limar aquí y allá estos brutales ataques y desviar las energías de lucha de pueblo trabajador hacia la rosca parlamentaria y las elecciones presidenciales del próximo año, o que sea parte de un plan de luchas que realmente se plantee frenar los ataques y poner a los trabajadores a la ofensiva frente al gobierno golpista.

Te puede interesar Entrevista: Los desafíos de la izquierda revolucionaria en Brasil






Temas relacionados

Michel Temer   /    Reforma jubilatoria   /    Reforma laboral   /    Docentes   /    Huelga   /    Brasil   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO