Internacional

CONTAGIO CANTADO

Bolsonaro tiene coronavirus

Lo confirmó en una conferencia de prensa, este mediodía.

Martes 7 de julio | 13:00

Jair Bolsonaro, confirmó este martes en conferencia de prensa que el resultado del análisis de Covid-19 dio positivo.

El ultraderechista presidente de Brasil, que negó el riesgo del virus, recomendó tomar medicamentos no testeados y vetó el uso obligatorio de tapabocas en escuelas, comercios, iglesias y prisiones, fue testeado por coronavirus el lunes luego de presentar síntomas de fiebre y cansancio.

En la conferencia de prensa de este mediodía, en la que dijo que el lunes había presentado síntomas y confirmó que el test dio positivo para Covid-19, también confirmó que está haciendo un tratamiento en base a hidroxicloroquina y azitromicina de forma preventiva, aunque ninguno de los medicamentos ha demostrado su eficacia en la lucha contra el virus.

Además del examen para la detección de COVID-19, Bolsonaro se sometió a una resonancia magnética de los pulmones. Ambos procedimientos se realizaron en el Hospital de las Fuerzas Armadas.

Los miembros de la familia Bolsonaro que viven con él en Alvorada, así como los empleados que han tenido contacto con el presidente, deben aprobar los exámenes. El presidente es parte del grupo de riesgo para pacientes con COVID-19, ya que tiene 65 años. Su agenda para el resto de la semana ha sido cancelada desde que aparecieron los primeros síntomas del coronavirus.

Sin tapabocas ni distanciamiento social, con empresarios, periodistas y el embajador de Estados Unidos

Bolsonaro, que se había negado en las últimas semanas a usar tapabocas en lugares públicos, y fue obligado por una orden judicial a hacerlo, realizó la conferencia de prensa de este martes con un barbijo pero no mantuvo distanciamiento social con los periodistas presentes, que estaban a menos de un metro suyo.

En los últimos días, Bolsonaro, como ya lo había hecho durante la mayoría de la pandemia, no respetó el aislamiento social y no siguió la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el uso de una máscara. El viernes pasado almorzó con un grupo de empresarios en el Palácio da Alvorada, sin usar tapabocas y sin respetar el límite de 2 metros entre las personas. Entre los invitados se encontraba el presidente de la Federación de Industrias del Estado de São Paulo (Fiesp), Paulo Skaf.

Al día siguiente, Bolsonaro y algunos ministros almorzaron en la casa del embajador de los Estados Unidos en Brasilia, Todd Chapman, para celebrar el Día de la Independencia de Estados Unidos. Nuevamente, no se mantuvo distancia social ni se usaron barbijos.

Entre el viernes y el lunes, antes de dar positivo por Covid-19, Bolsonaro vetó el uso obligatorio del barbijo en iglesias, comercios y escuelas, y finalmente lo hizo también para los reclusos en las prisiones.

Estas medidas son abiertamente criminales tanto por el hacinamiento que se vive en las cárceles de Brasil, uno de los sistemas penitenciarios más superpoblados del mundo, con 750.000 reclusos, como hacia los trabajadores que tendrán que comprar sus propios tapabocas, ya que el veto presidencial exime a los empresarios de dar estos elementos de protección a los trabajadores.

Brasil es actualmente el segundo país con más contagios en el mundo y desde el mes de mayo con alrededor de 1000 muertes por día. Un resultado catastrófico debido a una política estatal completamente negacionista hacia la pandemia.







Temas relacionados

Pandemia   /    Coronavirus   /    Jair Bolsonaro   /    Brasil   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO