Internacional

BRASIL

Bolsonaro asumió y anunció su plan de reformas contra los trabajadores

Bolsonaro asumió con un discurso donde ratificó que encarará reformas neoliberales para “abrir los mercados” y avanzar sobre los derechos de los trabajadores y mantuvo su perfil reaccionario y misógino.

Diego Sacchi

@sac_diego

Martes 1ro de enero | 16:39

El nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, reafirmó en su primer discurso, tras jurar en el cargo, su plan de ajuste y agregó que liberará al país "de las amarras ideológicas", con un pleno respeto "a las religiones y a las tradiciones judeo-cristianas".
El ultraderechista dijo ante el Congreso que impulsará reformas estructurales para sanear las cuentas públicas. "Promoveremos reformas estructurales que serán importantes para la sustentabilidad de las cuentas públicas", afirmó en el discurso de cerca de diez minutos que pronunció poco después de haber sido investido como presidente por los próximos cuatro años.

Esas "reformas estructurales" ya fueron adelantadas por varios de los miembros de su gabinete y apuntan a profundizar la reforma laboral, aplicar una reforma previsional y avanzar en la privatización de varias áreas.

La política económica del nuevo Gobierno brasileño, apunta a un ajuste claramente neoliberal y será comandada por Paulo Guedes, un economista formado en la Escuela de Chicago y al que el presidente ha dado "carta blanca".

Guedes se propone imponer una apertura al capital extranjero, impopulares ajustes fiscales, una severa reducción del tamaño del Estado y de sus gastos, y privatizaciones en todas las áreas, que incluyen negocios del gigante Petrobras

Junto al anuncio de su plan de ajuste, el ultraderechista Bolsonaristas afirmó en su discurso que su Gobierno pondrá fin a "prácticas nefastas" que condujeron a Brasil a la mayor crisis ética y moral de su historia.

"Esa irresponsabilidad nos condujo a la mayor crisis ética, moral y política de nuestra historia", afirmó el nuevo jefe de Estado de Brasil, que reafirmó su compromiso con el combate a la corrupción, una de sus promesas de campaña que busco reafirmar incluyendo al juez de la causa Lava Jato, Sergio Moro, como parte de su gabinete.

Pese a que en su discurso de toma de posesión Bolsonaro no mencionó a quién se refería cuando citó las "prácticas nefastas" durante toda la campaña Bolsonaro atacó al Partido de los Trabajadores (PT), la formación liderada por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva quién se encuentra encarcelado en una causa se arbitria conducida justamente por el nuevo ministro de Justicia, el juez Moro.

"Convoco a cada uno de los congresistas a ayudar en la tarea de libertad definitivamente al país del yugo de la corrupción, de la violencia, de la sumisión ideológica", declaró Bolsonaro ante el pleno del Parlamento, en el que buena parte de sus miembros fueron parte de los escándalos de corrupción que atravesaron a la mayoría de los partidos políticos brasileños.

Bolsonaro continuó con su discurso misógino, reaccionario y antiderechos al afirmar que su gobierno representará una "oportunidad única de rescatar al país de las amarras ideológicas" y para "combatir la ideología de género".

El ultraderechista llegó en un Rolls Royce descapotable al Congreso de Brasil para ser parte de la ceremonia que lo convirtió en el 38º presidente del gigante sudamericano. Acompañado por su esposa Michelle y escoltado por una guardia montada, el excapitán del ejército, de 63 años, avanzó por la Explanada de los Ministerios de Brasilia.

Bolsonaro y su vicepresidente, el general retirado Antonio Hamilton Mourao, pronunciaron su "compromiso constitucional" en el Congreso, por un mandato de cuatro años (2019-22).

"Hoy comenzamos un trabajo arduo para que Brasil inicie un nuevo capítulo en su historia", aseguró el capitán de la reserva del Ejército brasileño al comprometerse a profundizar el plan para avanzar contra los derechos de los trabajadores y el pueblo pobre que comenzó con el gobierno golpista de Michel Temer.
Consultada por La Izquierda Diario Maira Machado, profesora en San Pablo y militante del MRT, afirmó que el discurso de Bolsonaro es "un discurso de posesión que consolidó su gobierno como un gobierno de continuidad del golpe institucional en el Congreso. Bolsonaro hizo un discurso breve mostrando su principal objetivo: atacar a los trabajadores".

Agregó que Bolsonaro "No quiere obstáculos ideológicos que impidan la entrega de la economía brasileña al imperialismo, el avance de las privatizaciones, y principalmente en relación a las reformas (principalmente la reforma previsional) para favorecer a los grandes capitalistas, empresarios y el agronegocio.".







Temas relacionados

Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO