Economía

DINERO DIGITAL

Bitcoin: el mundo financiero y premios nobel al borde de un ataque de nervios

La criptomoneda rozó una cotización de U$S 17 mil. El desarrollo de las monedas digitales. ¿Cambia el paradigma financiero?

Pablo Anino

@PabloAnino

Sábado 9 de diciembre de 2017 | Edición del día

Hasta el día jueves 7/12 el Bitcoin había aumentado su cotización en un exorbitante 2.045 % en doce meses, rozando los U$S 17 mil. En la última semana su incremento fue de un increíble 70 %.

Te puede interesar: Bitcon cotiza por encima de 15 mil dólares y subió más de 2 mil dólares en menos de 12 horas

El día viernes los piratas informáticos robaron de la plataforma eslovena NiceHash U$S 63 millones en bitcoins provocando la caída de su cotización, pero luego la criptomoneda recuperó terreno.

Se está engendrando una burbuja gigantesca que se agranda con el anuncio del lanzamiento de contratos de futuro vinculados al Bitcoin en Estados Unidos.

Las bitcoins están causando revuelo entre algunos premio Nobel de economía y en el mundo financiero.

Joseph Stiglitz, ex economista del Banco Mundial y premio Nobel en 2001, llamó a prohibir el Bitcoin porque facilita las operaciones ilegales. Y afirmó que si tuviera mayores controles “simplemente colapsaría”.

El economista alertó del uso de bitcoins en el programa "Business Daily", de la BBC. "¿Por qué la gente quiere bitcoins?" indagó Stiglitz. Y se respondió: "La verdadera razón por la cual la gente quiere una moneda alternativa es para participar en actividades viles, lavado de dinero, evasión fiscal".

"Una gigantesca estafa está por explotar en la cara de muchísimas personas", advirtió Stiglitz.

En una nota publicada por el Financial Times, el francés Jean Tirole, también premio Nobel de economía en 2014, dice que no es escéptico de la blockchain, la tecnología sobre la que funciona el bitcoin: "Esta innovación es bienvenida y tiene aplicaciones útiles, incluida la ejecución rápida y automática de contratos inteligentes. Lo que me preocupa son las criptomonedas en sí mismas".

Para Tirole "El Bitcoin es una pura burbuja, es un activo sin valor intrínseco, su precio caerá si la confianza se desvanece. De forma indiscutible, hay ciertas burbujas exitosas y duraderas: el oro (cuyo valor excede en mucho el precio que se obtendría si se tratara como materia prima y con fines industriales/decorativos) o incluso el dólar, la libra o el euro".

"El bitcoin puede ser un sueño libertario, pero es un dolor de cabeza real para cualquiera que vea las políticas públicas como un complemento necesario de las economías de mercado. Todavía se usa demasiado como vía para la evasión fiscal o el blanqueo de dinero. ¿Cómo van a implementar políticas contracíclicas en un mundo donde el dinero es privado?", se pregunta Tirole. A la vez que advierte sobre el uso de otros instrumentos de financiamiento a los que están recurriendo las empresas evadiendo la regulación estatal.

Pasaporte al mundo financiero

El revuelo causado por el uso de bitcoins llega hasta el mundo financiero que ve supuestamente amenazado su monopolio en la emisión y circulación monetaria por las monedas digitales.

El uso de bitcoins no está regulado por ninguna autoridad nacional ni internacional, como podría ser el Banco Central de un país o los organismos multilaterales, un factor muy importante que está detrás del alerta de los economistas y del sistema financiero.

No obstante, en 2016 la Comisión para el Comercio de Futuros de Mercancías (CFTC, por su sigla en inglés) de Estados Unidos decidió que los bitcoins son una materia prima (commodity) y que quedaría bajo su regulación el uso en ese país.

La CFTC autorizó la emisión de contratos de futuros a partir del próximo lunes desde la plataforma bursátil de la Chicago Board Options Exchange (CBOE), algo que también lanzó poco tiempo atrás la Chicago Mercantile Exchange (CME), uno de los centros bursátiles más grandes del mundo.

El atractivo de los bitcoins es tal que incluso Goldman Sachs se mostró dispuesto a intermediar en sus transacciones.

En Argentina, el Rofex estaría en camino a anunciar un servicio de custodia de bitcoins conjuntamente con la Caja de Valores.

Pero las voces críticas también vienen desde adentro del sistema financiero. La FIA, una asociación de bolsas y productos derivados, alertó que la apuesta a los bitcoins es demasiado arriesgada. Es que el número de bitcoins en circulación está limitado, por lo cual el alza de su demanda inflaciona artificialmente su valor.

La demanda acelerada de los últimos meses elevó la capitalización del Bitcoin a U$S 256 mil millones, superando el valor de muchas multinacionales, como por ejemplo Coca Cola.

Pero ¿qué es el Bitcoin?

Se trata de una tecnología, denominada blockchain, que permite conformar una suerte de libro de contabilidad pública en línea de carácter descentralizado que registra todas las operaciones realizadas con la moneda.

En un simple vídeo el sitio web Bitcoin.org explica que “Bitcoin es la primera moneda digital descentralizada. Los bitcoins son monedas digitales que puedes enviar a través de internet”.

¿Cuáles son sus ventajas? Según el sitio web, una de ellas es que permite hacer una transferencia directa de dinero entre personas a través de la red. De tal modo que las comisiones son mucho menores que en los bancos y se puede usar bitcoins en cualquier país. Las cuentas no pueden ser bloqueadas, no hay requisitos ni límites para su uso. Además que el intercambio de bitcoins es totalmente anónimo.

Justamente estas ventajas son las que ponen al borde de un ataque de nervios a los premio Nobel en tanto el Bitcoin es una gran vía para el lavado de dinero.

Pero el sistema financiero internacional regulado no tiene “moral” para advertir sobre la opacidad de las bitcoins. Las últimas develaciones de los Panamá Papers y Paradise Papers, además de otras como las del HSBC, dejaron expuesto a la gigantesca ingeniería construida por sistema financiero formal para facilitar la evasión impositiva y la fuga de capitales en paraísos fiscales.

Los bitcoins se adquieren a través de “casas de cambio” usando diversas monedas: dólares, euros u otras. Y se guardan en una “monedero digital”. Según la promoción oficial, con bitcoins se puede comprar cualquier cosa.

Pero, en la realidad, no “se puede comprar cualquier cosa”. Los bitcoins todavía tienen un escaso uso como unidad de cambio, en el intercambio cotidiano de mercancías, aunque hay países en los que se está implementando la “billetera digital”.

La función actual generalizada del Bitcoin es algo así como una suerte de reserva de valor, como instrumento de atesoramiento y especulación, como podría ser también el oro, que permite ahorrar a la vez que obtener una ganancia por el aumento de su cotización.

Pero mientras el oro mantiene cotizaciones relativamente estables el Bitcoin tiene una gran volatilidad. Y, como se ve, existe un gran debate sobre su futuro. Además el oro tiene otra característica muy importante: su respaldo, en última instancia, es el tiempo de trabajo socialmente necesario que costó producirlo.

Los defensores del Bitcoin dirán que éste también está respaldado por el trabajo. Es que un aspecto central es garantizar su seguridad informática. ¿Quién garantiza que la compra de bitcoins para realizar un pago o para ahorrar se mantendrá en nuestro “monedero digital”?

Te puede interesar: Ataque DDoS a Bancos y Bitcoins XT

Según su página web “la red de Bitcoin se mantiene segura gracias a las personas denominadas Mineros”, quienes son “recompensados con bitcoins por su trabajo verificando transacciones”.

Las transacciones verificadas se almacenan en la red. “Nadie puede cobrarle dinero o hacer un pago en su nombre.”, afirman en Bitcoin. Es decir, los Mineros serían en última instancia el respaldo en horas de trabajo y en seguridad de esta moneda encriptada.

“Bitcoin está cambiando las finanzas de la misma forma que internet ha cambiado el periodismo”, se ufanan en su sitio web. La criptomoneda apuesta a que las empresas acepten su uso para reducir las comisiones bancarias.

Los bitcoins son parte de los instrumentos financieros de moda. Pero también existen otros semejantes como el Ethereum. Hay un boom con gente poniendo máquinas para hacer Mining de la criptomonedas.

Las monedas digitales parecen estar reclamando su lugar en el mundo y disputando el monopolio en la emisión del dinero que ejerce el sistema bancario y financiero formal, pero todavía están lejos de triunfar.

Es que el fenómeno de las bitcoins no es ajeno a otras burbujas desarrolladas sobre capital ficticio. Y, tal vez, se pinche antes que llegue a conquistar el podio, aún lejano, al que aspira.

No obstante, su mera existencia, expresa una necesidad del mundo del capital de tener una moneda realmente mundial, algo que choca de frente con la existencia de los estados nacionales.







Temas relacionados

Paraísos fiscales   /    Paradise Papers   /    Panama Papers   /    Bitcoin   /    Economía Nacional   /    Ciencia y Tecnología   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO