Política

ACTUALIDAD

Biondini no recibirá los $ 20 millones: otra derrota para el partido filonazi

Bandera Vecinal, agrupación tan reaccionaria como marginal, buscaba lucrar con las elecciones pero el repudio pudo más. Ahora, su jefe atribuye conocidas simpatías fascistas a un “pasado temperamental”.

Viernes 14 de julio | Edición del día

La noticia de que Bandera Vecinal recibiría una fortuna por inscribir seis listas en las PASO para senadores y una para diputados, estalló en todos los medios. Apoyándose en un fallo de la Corte Suprema de 2015, Biondini y sus acólitos buscaban multiplicar los fondos otorgados por el Estado para la impresión de boletas. De esta forma, exigían el financiamiento de 84 millones de papeletas (siete veces el padrón electoral de Provincia), lo que resultaba en la increíble cifra de 20 millones de pesos.

La movida resultó fallida: lo que este partido no consigue en votos, lo obtiene en repudio.

Tal es así que Adrián Pérez, secretario de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior, explicó que no permitirá la “avivada”. Asimismo, aclaró que el gobierno cubrirá la impresión de boletas por agrupación y no por precandidato. Además el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, expresó que “aquellos partidos que en sus programas abrazan ideas totalitarias, xenófobas y dicriminatorias tienen que estar prohibidos de ejercer libremente el acceso a cargos públicos”. Parece que algo aprendieron los funcionarios oficialistas, luego del rechazo que generó el año pasado la invitación de estos militantes filo fascistas a la Casa Rosada.

Biondini, quien se presenta como la “encarnación del nacionalismo argentino”, apareció anteayer en el programa de Alejandro Graña, Tercera Posición. Allí desconoció su claro intento de lucrar a partir de las elecciones argumentando que está “filosóficamente en contra de las internas”. También se embarcó en otras justificaciones políticas insostenibles y burdas. Mientras de fondo aparecían sus fotos realizando el saludo nazi, negó esta afiliación y lo atribuyó a un “pasado temperamental”. “Fue un estilo que no se comprendió y dio tema a confusiones”, remató.

Para colmo, no quiso ubicarse como un representante de la derecha y aseguró ser víctima de la censura. Sin embargo, su pasado y su presente lo pintan de cuerpo entero. En 2009, la Corte Suprema había declinado la personería jurídica a su organización, Partido Nuevo Triunfo, por sus posturas ideológicas cercanas al nazismo y al antisemitismo.

En la página web de su organización actual, plantea un programa de diez puntos, entre los que se incluyen “Orden y seguridad”; “Argentina para los argentinos” –literalmente “expulsión de inmigrantes”-; “Defensa de la vida y la familia” –“desde su misma concepción hasta su deceso natural”-; “Cultura del trabajo” –“que el Estado termine con la cultura del subsidio estatal”; y “Rearme material y espiritual del país” –donde llama a terminar con la “estigmatización de nuestras Fuerzas Armadas”-; por nombrar algunos.

No pasaron, no pasarán

En 2013, el “Frente Patriota Bandera Vecinal” recibió escasísimos cuatro mil votos en la Ciudad de Buenos Aires.

Dos años más tarde, en 2015, llevó como candidato de Jefe de Gobierno a Ramiro Vasena, sobrino del infame ministro de Onganía, Adalbert Krieger Vasena, y orgulloso descendiente de los represores de la Semana Trágica.

Ramiro había ingresado a la política en 2001 y en 2003 fue candidato a Vicepresidente por el Partido Popular de la Reconstrucción, bajo la bendición de su amigo Seineldín. Luego de fundir varias empresas en Buenos Aires, Rosario y Brasil (donde se radicó), hace unos años volvió al país para encabezar la lista de diputados del Partido Federal.

Cuando se unió a Biondini, habló de “una alianza histórica para el nacionalismo argentino”. Anticipando lo que ocurrirá en las legislativas de agosto próximo, no pasaron las PASO...








Temas relacionados

Elecciones 2017   /    PASO   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO