Internacional

AUMENTO DEL GASTO MILITAR

Billones para pertrechar los negocios capitalistas

Semanas atrás se publicó un nuevo informe del SIPRI. Esta organización, principal fuente de estudio sobre tráfico armamentístico a nivel global, develó un aumento sobre el gasto militar que realizaron los estados en 2016.

Lunes 8 de mayo | 10:21

Con fecha 24 de abril del corriente, en la ciudad sueca Estocolmo, se dio a conocer un nuevo informe anual de SIPRI (Stockholm International Peace Research Institute ). El mismo da cuenta que durante el 2016 el gasto militar mundial llegó a 1,686 billones de dólares. Esta cifra indica un incremento del 0,4% en términos reales respecto a 2015, convirtiéndose en el segundo año consecutivo de incremento después de 2011, año en que había alcanzado la cifra de 1,699 billones de dólares. Este volumen representa el 2,2% del Producto Interior Bruto Global.

Según el informe, a nivel global crecen los presupuestos militares en América del Norte, Asia y Oceanía, en Europa oriental y central y en el norte de África. En contraste, cayó en América central y en el Caribe, en Oriente Medio (en base a los países de los cuales dispone de datos), en América del sur y en África subsahariana.

Entre varios elementos a destacar también se menciona que EEUU aumentó su gasto militar entre 2015-2016 en un 1,7 %, estadística que revierte la tendencia al descenso del presupuesto militar que implementó desde 2010, debido a la crisis económica y la política de retiro de las tropas en Afganistán e Irak.

De esta manera, la principal potencia imperialista llegó a un gasto de 611.000 millones de dólares, muy por encima de cualquier otra nación y manteniéndose al tope a nivel internacional. Para dimensionar lo que equivale esta suma, es mayor al PBI de Argentina, de 550.000 millones de dólares aproximadamente. Y vale agregar que con el arribo al poder de Trump y su propuesta de aumento de 54 millones de dólares, 2017 va a indicar la continuidad in crescendo de este gasto.

En segundo lugar se encuentra China, que invirtió 215.000 millones de dólares, con un incremento del 5,4% durante 2016, aunque el índice de crecimiento es menor al de los años anteriores. En otro orden y como cita el informe: " Rusia aumentó su gasto un 5,9% en 2016, hasta los 69.200 millones de dólares, convirtiéndose en el tercer país con mayor gasto. Arabia Saudí, que fue el tercer país con mayor gasto militar en 2015, bajó a la cuarta posición en 2016. El importe de su gasto cayó un 30% en 2016 hasta los 63.700 millones de dólares, a pesar de su implicación continuada en las guerras de la región. El gasto militar de India creció un 8,5% en 2016 hasta los 55.900 millones de dólares, situándose como quinto país con mayor gasto".

Europa occidental también tuvo un aumento por segundo año consecutivo, y se incrementó en un 2,6% en 2016. Italia encabeza la lista, con un aumento de su presupuesto militar del 11%. En Europa central, hay un aumento importante en países de la OTAN como Polonia y los Bálticos, pudiendo asociarse dicho aumento como refuerzo en radio limítrofe con Rusia. En Europa del Norte, un país que aumentó fuertemente su gasto militar es Suecia, con crecimiento del 15% y con la decisión de volver a reestablecer el servicio militar obligatorio entre hombres y mujeres, entre otras cosas atribuidas también a los movimientos rusos.

En Asia y Oceanía, el gasto militar creció un 4,6% en 2016. Los niveles de gasto están relacionados con el gran número de tensiones de la región, como los derechos territoriales en el Mar de la China meridional.

Por otra parte, hay una tendencia a una notoria caída del presupuesto militar en los países exportadores de Petróleo, acompasándose este dato a la caída del precio del crudo, con caídas drásticas en Arabia Saudita del 30%, lo que equivale a 25.800 millones de dólares, o Venezuela del 50%. Sólo dos de los 15 países que vieron reducir su gasto militar no son exportadores de petróleo. (1)

Gráfico con los valores de gasto militar por estado
http://visuals.sipri.org/

Venta de grandes armas. Lucro y negocio de una gran industria -de guerra- capitalista.

De acuerdo a un informe del mismo organismo del 2015, el volumen de transferencias internacionales de grandes armas aumentó un 14% entre 2006-10 y 2011-15. Los cinco mayores proveedores de 2011-15 —EE.UU., Rusia, China, Francia y Alemania— representaron el 74% del volumen de las exportaciones. Desde 1950, y con diferencias, tanto EEUU como Rusia han sido los principales proveedores de armas, y junto con los países de Europa Occidental han integrado históricamente la lista de los 10 principales proveedores, a los cuales se le ha incorporado China, que se consolidó como uno de los principales proveedores de grandes armas.

1 de cada tres armas que se venden son propiedad norteamericana, representando este país el 33% de ventas a nivel global.

Según destaca Aude Fleurant, directora del Programa de Armas y Gasto Militar del SIPRI “Estados Unidos ha vendido o dado grandes armas al menos a 96 países en los últimos cinco años y la industria militar norteamericana tiene pedidos de grandes exportaciones pendientes, incluidos un total de 611 aviones de combate F-35 para nueve países”.

Rusia se encuentra en segundo lugar con el 23 % de las ventas (entre EE.UU. y Rusia trafican el 56 % a nivel mundial), en tanto que China ha aumentado en un 88 % sus ventas entre 2011 y 2015 respecto al período anterior, desplazando a Francia al 4 lugar.

Respecto a los países importadores de grandes armas, 6 de los 10 principales corresponden a lo países de Asia y Oceanía, siendo India el mayor comprador con un 14% a nivel mundial, seguido de Arabia Saudí con el 7 y China con el 4,7 % en proporción mundial.

Igualmente, y tal como cita el mismo informe, la transparencia en los datos reales vuelve a ponerse en duda. En 2015, tan sólo una cuarta parte de los miembros de la ONU utilizaron el mecanismo de UNROCA (Registro de Armas Convencionales de la ONU). De hecho, entre 2010-2014, varios de los 10 principales proveedores de armas no informaron todos los años, y muchos de los importadores principales se han abstenido. De esta manera, el volumen debe ser mucho mayor.

Aunque los datos del SIPRI sobre transferencias de armas no representan su valor financiero, muchos estados exportadores sí publican cifras sobre el valor financiero de sus exportaciones. A partir de esos datos, el SIPRI calcula que el valor total del comercio global de armas en 2014 fue al menos de 94.500 millones de dólares. Sin embargo, la cifra real probablemente sea más alta.

El crecimiento del gasto militar, el desarrollo y las innovaciones ligadas a esta área, lo mismo que el nivel de comercio de esta gran industria de guerra, son estadísticas que indican la situación epocal que atravesamos. En última instancia, la emergencia de un tipo grotesco como Trump haciéndose del liderazgo en EEUU viene a representar la expresión política de ciertas condiciones de una época de inestabilidad a escala mundial.

La crisis económica internacional, con su profundidad de términos históricos, hace que las potencias imperialistas (2), lo mismo que los estados con intereses globales, vuelvan a proyectar su posición en el mundo mostrándose los dientes, poniendo el arma sobre la mesa, y cuando no, con demostraciones de fuerza como se ve alrededor de la península coreana, y guerras de dominio como en Medio Oriente.

Es que, como escribiera el revolucionario ruso León Trotsky " La competencia mundial de las fuerzas capitalistas significa el sometimiento sistemático de las naciones pequeñas, medianas y atrasadas por parte de las grandes potencias capitalistas. A mayor desarrollo de la técnica en el capitalismo, mayor es el papel desempeñado por el capital financiero y más altas las exigencias del miilitarismo, y tanto más crece la dependencia de los pequeños estados frente a las grandes potencias."(3)

Los trabajadores, verdaderos productores y creadores de las riquezas en todo el mundo, lejos de sentir temor o escepticismo ante estas nuevas tensiones, tienen en sus manos la posibilidad de responder de manera proporcional a este pertrechamiento y hostilidad interburguesa, con la organización internacional de sus fuerzas, abriendo paso de esta manera a la lucha por un nuevo estadio de la humanidad, la sociedad comunista. Ser conscientes y prepararnos de manera práctica a este desafío, es el arma más potente para enfrentar (y erradicar) la posibilidad de nuevas calamidades a nivel mundial, algo inherente a un sistema irracional como en el que vivimos.

(1) De todas maneras, hay una minoría de países exportadores de crudo, como Argelia, Irán, Kuwait y Noruega, que estaban mejor preparados económicamente para hacer frente a las bajadas del precio del petróleo y pudieron mantener sus planes de gasto en 2016.
(2) " El imperialismo es el capitalismo monopolista. Cada cártel, cada trust, cada corporación, cada banco gigantesco es un monopolio. Las superganancias no han desaparecido, sino que continúan. La explotación por un país privilegiado, financieramente rico, de todos los demás, sigue y es aún más intensa. Un puñado de países ricos - son en total cuatro, si se tiene en cuenta una riqueza independiente y verdaderamente gigantesca, una riqueza contemporánea: Inglaterra, Francia, los Estados Unidos y Alemania - ha extendido los monopolios en proporciones inabarcables. Obtiene centenares, sino miles de millones de superganancias, vive sobre las espaldas de centenares y centenares de millones de hombres de otros países, entre luchas intestinas por el reparto de un botín de lo más suntuoso, de lo más pingue, de lo más fácil. " El imperialismo y la escisión del socialismo. Vladimir Ulianov Lenin-octubre de 1916
(3) " El programa para la paz " (1917)








Temas relacionados

Armas   /    China   /    Europa   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO