Política

SALUD

Berisso: los residentes son profesionales precarizados

La Izquierda Diario dialogó con trabajadoras residentes del hospital Mario Larrain de Berisso sobre la lucha que vienen llevando adelante en defensa de la salud pública y por condiciones dignas de trabajo.

Martes 6 de marzo | 19:37

Durante 2016, en el marco del programa “Yo quiero ser Residente” del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires se realizaron cambios en el reglamento de residencias que implican un fuerte retroceso para los profesionales de la salud que trabajan con esa modalidad.

Hasta entonces, sus prácticas estaban reguladas bajo la Ley 10471 de carrera profesional hospitalaria, que ya de por sí los desconocía como trabajadores en relación de empleo público y les otorgaba el carácter de becarios, es decir que nacen precarizados, ya que su trabajo diario es entendido como una extensión de su propia educación. Y en lugar de sueldo se les “asignaba como contraprestación”, un porcentaje calculado sobre el sueldo de los empleados de planta, ajustable por tanto luego de cada paritaria.

El cambio de reglamento implica dejar la “beca” en un monto fijo, con un aumento anual también fijo, como si se tratara de un contrato que debería ser firmado cuando se entre a la residencia; y al dejar a estos trabajadores fuera de la paritaria para el sector, los deja también al margen del resto de los derechos que deberían estar garantizados por la Ley 10430.

“Esto se enmarca en los planes de vaciamiento del sistema de salud pública de la provincia”, advierte una residente. Sea con el reglamento anterior o el que quieren instaurar, una de sus demandas históricas además de la exigencia de ser reconocidos como trabajadores profesionales y acceder a plenos derechos como tales es especialmente por los aportes jubilatorios, ya que bajo el argumento de estar realizando una “beca de formación” son trabajadores sin ningún aporte previsional.

“Lo que quisimos hacer ante lo del cambio del reglamento fue empezar a pelear y decir que nosotros somos trabajadores y que queremos los aportes que marca la ley”, recuerda otra residente, y agrega los puntos centrales que las organizan: acceso a licencias por maternidad y paternidad, por violencia de género, y por las 8 hs de trabajo (la cantidad de horas que trabajan es variable y casi siempre superior, y ahora se quiere regular en 9 horas, por fuera de cualquier regulación de trabajo).

En el camino de esta lucha, que es la de todos los residentes en la provincia, nos cuentan que realizaron un borrador del reglamento, junto a abogados de la CICOP (asociación que nuclea a los profesionales de la salud), enviado a Capacitación de Salud para que siga su camino institucional a través de los Ministerios de Trabajo y de Salud, pero a fin de año volvió tal como había sido presentado el plan, sin que se tenga en cuenta ninguna de las propuestas. La lucha de los residentes entonces, volvió a cobrar impulso.

Consultadas sobre la situación particular del hospital Mario Larrain de Berisso, contestaron: “Hace 4 años empezamos a agremiarnos en la CICOP. Lo que queremos es que los residentes peleemos porque el sindicato nos defienda, porque tiene que defender los derechos de los trabajadores y de los profesionales de la salud. Y más allá de que es un derecho democrático, nos parece que es mejor estar dentro del sindicato que dar las peleas por fuera. La gran mayoría en nuestra residencia estamos agremiados, en la provincia es bastante más difícil”.

La situación general que viven los trabajadores de la salud, como los usuarios, no difiere de la que están atravesando hace años la mayoría de las y los trabajadores en educación y la comunidad educativa donde la precarización laboral, el atraso de pagos, la municipalización de las responsabilidades nacionales con presupuestos mucho más ajustados que implica recortes tanto de sueldos como de personal, etc., son moneda corriente.

Por todos esos motivos, así como las y los docentes están realizando una dura pelea por sus salarios y sus condiciones de trabajo, aquí en el Hospital de Berisso, muchas residentes están organizándose y manifiestan con paros, retenciones de tareas y manifestaciones callejeras para visibilizar esta problemática: “Más del 70% de los trabajadores de las unidades sanitarias dependen de médicos comunitarios, que no pueden afiliarse por el contrato de becas ni pueden hacer paro así que estamos viendo cómo se articulan esas demandas con los años de vaciamiento de toda la estructura de la salud pública, porque no es de ahora el recorte de medicamentos y la cobertura médica hacia la población que tiene menos posibilidades de acceder al derecho a la salud. También están los centros de salud, donde hay mucho esfuerzo de las trabajadoras, mucho de ponerle el cuerpo a sus tareas. Por eso buscamos apostar a los procesos de organización y la solidaridad porque estamos todos fragmentados y la idea es empezar a coordinar”.

En vísperas al Paro Internacional de Mujeres del 8 de Marzo, en el gremio de la Salud donde la amplia mayoría de trabajadoras son mujeres, debemos expresar todo nuestro apoyo a las residentes del Hospital Larrain.

En el único hospital público de la zona, junto a las enfermeras y médicos en general, son las residentes quienes a pesar del vaciamiento de Cambiemos y la gobernadora Vidal, permiten que toda la población tenga acceso a la salud. Exigimos a la CICOP, Sindicato de Salud Publica, ATE, y todas las centrales obreras que este 8 de Marzo llamen a parar, por el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y por el conjunto de las demandas de las mujeres y el movimiento LGTTBI.







Temas relacionados

María Eugenia Vidal   /    Berisso   /    Residentes   /    Trabajadores de la salud   /    Cicop   /    Salud pública   /    Crisis de la salud pública   /    Mauricio Macri   /    La Plata, Berisso y Ensenada   /    Salud   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO