OPINIÓN

Beatriz Rojkés y el (in)consciente kirchnerista

Este sábado, un editorialista de La Gaceta escribió una nota interesante para reflexionar, mostrando a la ya conocida Betty (por sus comentarios salvajes de tanto en tanto) como el inconsciente del “modelo k”, pero ¿este discurso es realmente inconsciente?

Miércoles 1ro de abril de 2015 | Edición del día

Inconsciente es todo aquello que por acción de la represión es desconocido por el sujeto en su vida consciente, y a esta altura, y por la seguridad de sus dichos Betty parece saber muy bien que su vida material y social es muy diferente a la de estos trabajadores rurales que en las últimas inundaciones lo han perdido todo. Y aunque sus dichos carecen de valor concreto, ya que los Alperovich no tienen diez mansiones, si están llenos de valor simbólico ya que su fortuna si es 10 (o tal vez 20) veces superior a la de la mayor parte de los tucumanos. Ahora veamos, ¿se puede decir que el kirchnerismo en su conjunto no es consciente de sus privilegios? Parece difícil decir que este conjunto de empresarios (en su mayoría) y funcionarios enriquecidos con el dinero estatal desconocieran que sus ingresos están ocho veces por encima de la de un trabajador calificado, en el país donde los sueldos no superan los cinco mil pesos, entonces, la hipótesis de un kirchnerismo privilegiado inconscientemente cae por el suelo.

Analicemos un poco más, ¿podría Rojkes o cualquier otro funcionario kirchnerista decir que no es consciente de esta realidad cuando son ellos quienes ponen techo a las paritarias, quienes votan los presupuestos y hasta quienes votan sus propios salarios? Opino nuevamente que no, que esta casta es extremadamente consciente a la hora de beneficiarse a costa del trabajo de millones de Argentinos.

Pero entonces, ¿qué es inconsciente?

En muchos casos, las movilizaciones obreras y estudiantiles que empiezan a despertar en el último tiempo son “síntoma” del choque de fuerzas opuestas que viene imponiendo la realidad como detonante. Esas fuerzas tienen valores concretos, los despidos en la industria y otros sectores, avalados por el Gobierno y la oposición para perpetuar sus privilegios; y la fuerza de los trabajadores, las mujeres y la juventud que no están dispuestas a pagar una crisis que no produjeron. Pero esta fuerza que aparece como reacción Inconsciente en un primer momento, pasa en los procesos de lucha, rápidamente a hacerse consciente. Es decir, que los actores sociales comienzan a tomar nota de que son un factor de cambio.

Entonces, podemos concluir que al afirmar que estos dichos, son parte de un Inconsciente colectivo del kirchnerismo no hace más que ocultar que la cruda realidad. Ellos saben, y por eso es más brutal, que es una casta que se mantiene en el poder a costa de la miseria del pueblo argentino. Pero cuidado, el síntoma es cada vez más fuerte.







Temas relacionados

Beatriz Rojkés   /    Opinión

Comentarios

DEJAR COMENTARIO