Internacional

TRAS LA SUSPENSIÓN DE LA HUELGA DOCENTE

Batallas políticas en el parlamento peruano

Dos ministros en nueve meses, presiones fujimoristas inocultables y maniobras oportunistas pintan el cuadro del Congreso con un PPK debilitado por todos los ángulos.

Jueves 14 de septiembre | 09:41

Con el apoyo del bloque de legisladores fujimoristas, el Congreso empuja a la Ministra de Educación, Marilú Martens, a la renuncia. Siendo la segunda vez en nueve meses que el Minedu cambiaría a su principal funcionario a fuerza de censura. Por su parte, el presidente del Consejo de Ministros, Fernando Zavala, promueve el apoyo hacia Martens -junto a todo el gabinete- para evitar una salida que ya está sentenciada. Mientras tanto, la táctica opositora de Fuerza Popular sólo está dirigida por la lucha de los cargos con sueldos privilegiados y dan la espalda a las necesidades de las y los trabajadores.

Los parlamentarios que representan el partido de la lideresa Keiko Fujimori, con el consenso del presidente del Congreso, Luis Galarreta, presentarán la moción de censura hacia la Ministra Martens, tras ser apagada la huelga docente en las calles, por la represión y los decretos del Ejecutivo. En diciembre del año pasado, su antecesor Jaime Saavedra Chanduví había sido retirado de su cargo de la misma forma.

Para que una moción de censura sea aprobada se requiere de 66 votos. El ministro anterior fue censurado con 78 votos, en su mayoría fujimoristas.

Los legisladores de Fuerza Popular señalaron que Martens no supo manejar la huelga de los docentes, la cual se prolongó por casi dos meses y que sus respuestas al pliego interpelatorio no había satisfecho a la representación nacional, por lo que el presidente Pedro Pablo Kuczynski debía retirarla del cargo. Dando muestras, una vez más, de la presión que puede ejercer sobre el Ejecutivo el fantasma Fujimori.

Del otro lado, el presidente del Consejo de Ministros, Fernando Zavala, anunció este miércoles que solicitará al Congreso “cuestión de confianza” ante la inminente censura de la estrenada titular del Minedu. De esta forma, Zavala pedirá formalmente al Parlamento que el bloque oficialista acuda al Pleno para solicitar la confianza de los legisladores a favor de todos los ministros, y así evitar el retiro de Martens.


Foto: La Ministra de Educación del Perú siendo interpelada.

Todos quieren comer de la misma fuente -el Estado-, entonces, mientras reprimen la organización de los trabajadores, juegan al juego de la silla. Es la casta burocrática que maneja los recursos naturales y hunde al Perú y a su pueblo en la miseria. Responder con organización y lucha es la tarea de toda la clase obrera peruana e internacional.

Todo se transforma. La misma Ministra que hace días atrás actuaba con soberbia e indiferencia frente a los y las maestras peruanos (que soportaron una comunicación mediada por secretarios de oficina), era quién recibía y emitía mensajes desde sus oficinas en los últimos pisos del Minedu. La misma que actuó con ironía y en complicidad con el Ejecutivo y la policía para callar a palazos una huelga genuina de las y los educadores peruanos.

El ejemplo de lucha sostenido por más de sesenta días debe servir de enseñanza al conjunto de la clase obrera, para saber que la huelga es el primer paso de una lucha que nos demanda ser ágiles, instruidos y organizados para hacerle frente a un Estado gobernado por una clase -que no se puede engañar- corrompida por la sed de ganancia desenfrenada y con un instinto para la opresión entrenado por siglos.

Jaime Saavedra Chanduví

Jaime Saavedra, el antecesor de Marilú Martens, ocupó el cargo de Ministro de Educación del Perú desde octubre de 2013 hasta el 18 de diciembre del 2016 (es decir, desde el gobierno del militar retirado Ollanta Humala a sólo 6 meses de la presidencia de Pedro Pablo Kuczynski); es un economista peruano que desde 2017 ocupa el cargo de Director Senior de Educación en el Banco Mundial, con sede en Washington DC.


Foto: Jaime Saavedra

Él también fue interpelado por el Congreso el verano pasado. Se lo cuestionó por irregularidades en la compra de computadoras y la demora en las obras para los Juegos Panamericanos Lima 2019. A pesar de las fachadas y las internas en la burguesía, sigue siendo una pieza clave para impulsar políticas de ajuste en la educación en el Perú y en toda la región.

Saavedra fue vicepresidente interino de la Red sobre Reducción de la Pobreza y Gestión Económica del Banco Mundial, y director de Reducción de Pobreza y Equidad del mismo organismo, ¡el mismo que durante su gestión jamás impulsó el aumento del PBI para la educación! Obstruyendo cualquier camino hacia mejorar las condiciones de enseñanza y aprendizaje.

Las políticas educativas que impulsa el Gobierno peruano están fundamentadas en los principios que propone el Banco Mundial: “La Estrategia de Educación 2020: Aprendizaje para todos pone énfasis en que las habilidades y los conocimientos que los niños y los jóvenes adquieren a través del aprendizaje, los ayudan a salir de la pobreza e impulsan el desarrollo”, dice en su página web el conglomerado trasnacional dominado por capitales norteamericanos.

Es decir, una de las instituciones del imperialismo receta a los gobiernos latinoamericanos sacar a los chicos de la pobreza, de las villas miseria, de los basurales que se extienden a lo largo de toda la región, salvarlos de ahí con algunos libros manuales, mesas, sillas, tizas, pizarrones, escuelas, campos de deportes, etc. Todos los recursos que justamente el Estado le niega a las clases populares para conservar sus negociados millonarios a expensas de las clases oprimidas. Y obliga al adolescente peruano a salir a trabajar antes que poder estudiar.

Escena que se repite. Recordemos que fue el Banco Mundial el que diseñó el plan de privatización de la educación Chilena y el mismo que confeccionó las evaluaciones punitivas contra la que luchó el Magisterio peruano y se intentó aplicar en Argentina (Operativo Aprender 2016) desde la llegada de Mauricio Macri, otro de los amigos íntimos de Donald Trump.

Hablan de evaluaciones pero no de la responsabilidad del Estado en construir una mejor educación. En este sentido, se hace necesario fortalecer la lucha por una mejor educación pública, partiendo del reclamo de un aumento inmediato del presupuesto educativo al 10% del PBI, para implementar un plan de construcción de escuelas que garanticen el derecho a la educación con un diseño curricular adaptado a las especificidades de la población en la que influye y reformar la jornada laboral docente a 6 horas, con un salario mínimo igual a la canasta familiar y un tope de 4hs frente al curso, destinando el resto del tiempo a tareas de corrección, preparación de clases y capacitación en servicio. Sólo así podremos garantizar las condiciones de enseñanza y de aprendizaje necesarias, y no con recetas del imperialismo que posee el 10% del PBI mundial en paraísos fiscales.






Temas relacionados

Marilú Martens    /   Fuerza Popular Perú   /   PPK   /   Keiko Fujimori   /   Educación pública   /   Huelga de profesores   /   Minedu   /   Perú   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO