Juventud

FINANCIAN LA REPRESIÓN, ASESINAN A JONATHAN Y DICEN QUE “NO HAY DINERO” PARA EDUCACIÓN

¡Basta de financiar la represión policial!

A días de cumplirse un mes del asesinato de Jonathan Quispe en manos de la policía, el Gobierno continúa reprimiendo las movilizaciones de la UPEA y continúa deslindándose de su responsabilidad política apuntando a un individuo como “único autor”. ¡Financian la represión, asesinan a Jonathan, y ahora dicen que el conflicto es porque “no hay dinero” para educación.

Carlos Cornejo

Militante de OCTUBRE y estudiante de Derecho de la UMSA

Jueves 21 de junio | 08:44

Foto: paginasiete

El gobierno fue (y continua siendo) responsable político de la muerte de Jhonatan Quispe, por negarse a discutir la demanda de presupuesto de la UPEA (que obligó a movilizarse) y porque el gobierno envió la represión policial a la movilización del 24 de mayo donde las fuerzas policiales dispararon contra los marchistas, causándole la muerte al estudiante. Siendo la represión una política común del Gobierno para las diferentes movilizaciones (así fue con las personas con discapacidad 2016, las mujeres de Achacachi y las trabajadoras de, los estudiantes de medicina de la UMSA o los de la UPEA 2018) lo hace innegable responsable de los resultados; en este caso, la responsabilidad política de la muerte de Jonathan, por ello, ¡Repudiamos la campaña mediática del Gobierno y de sus Ministerios, que pretenden reducir el asesinato de Jonathan a “conflicto por presupuesto”! Asesinaron a nuestro compañero y ningún “acuerdo” los puede eximir de su responsabilidad política.

¡Repudiamos el asesinato de Jonathan! La manipulación parcializada de las instituciones del Estado (Policía, Fiscalía, IDIF) sobre la investigación del asesinato de Jhonatan se ha venido expresando de una manera evidente: primero culpando a los estudiantes y cuando era evidente que las movilizaciones de los estudiantes no cesaban, ante lo poco creíble de aquella versión, el Gobierno tuvo que reconocer que fue la policía quien disparó desde su armamento.

Basta de financiar la represión policial y militar: triplicar el presupuesto para educación y salud

Los 13 piquetes de huelga de hambre garantizados por estudiantes, docentes y administrativos de la UPEA, y el comité de movilización de la UMSA-UPEA (impulsada centralmente por los estudiantes de base de la Facultad de Sociales de la UMSA), y las constantes movilizaciones que no pararon ni un día desde el asesinato de Jonathan, expresan la lucha permanente:

• Contra las POLITICAS REPRESIVAS del Gobierno: que asesinaron a Jhonatan Quispe y que continúan destinando más del 10% de presupuesto para represión policial y militar (en las FFAA).
• Contra las políticas de Gobierno que destinan solo un 5% de prepuesto para educación, reduciendo el conflicto a un negocio para “dialogar” en el parlamento.

A pesar de la campaña deslegitimadora del Gobierno, la UPEA continúa con el apoyo movilizado de las bases de la UMSA, y la solidaridad del Sindicado de Trabajadores del Aeropuerto (SABSA), la Asamblea Permanente de Derechos Humanos, la ADEPCOCA, las federaciones de campesinos de los Yungas, la Mancomunidad de Comunidades de los Ríos del Beni, Quiquibey y Tuichi, la Coordinadora para la Defensa de la Amazonía (CODA) así como el Comité Departamental de Salud de La Paz (Codesa) que, este 20 de junio, expresó su apoyo a las demandas de la UPEA y advirtieron con realizar un paro de 24 horas a nivel departamental en caso de que el Gobierno no solucione el conflicto.

Frente a esta situación, es importante dotar de mayor solidaridad a la lucha de los estudiantes de la UPEA. Pese a que el gobierno intente desprestigiar a la movilización diciendo que “asisten por manipulación”, la gran cantidad de estudiantes lo hacen de manera legítima y pelean por recursos públicos para atender la crisis de su propia universidad, develando a su vez la crisis de la educación pública en su conjunto.

Organizarnos con independencia de las camarillas docentes-estudiantiles y toda injerencia del Gobierno

Si hay corrupción en la universidad es por la existencia de camarillas universitarias quienes son impulsadas (en todas las universidades) por el Gobierno y partidos patronales; estas camarillas imponen un régimen prebendal limitando el control estudiantil sobre las decisiones político-académicas: entre ellas, la distribución presupuestaria. Sin embargo, las demandas de la UPEA para modificar a la Ley de Coparticipación Tributaria 195 de 2011, se manifiesta a razón que el porcentaje de recursos (de 0,355%) es insuficiente, porque cuando éste fue definido en el 2011 la universidad tenía entre 4 a 5 mil estudiantes, mientras que a la fecha la universidad contaría con más de 45 mil estudiantes.

Transparentar las decisiones políticas dentro de las universidades requiere pelear por nuestros mecanismos de auto-organización, legalidad del Cuerpo de Delegados y la Asamblea Estudiantil para que nuestras demandas ¡tengan voz!, y que la DAF pase a control de los estudiantes quienes deliberaremos las gestiones en la Universidad ante la Asamblea Estudiantil.

Desde la Corriente Estudiantil Revolucionaria OCTUBRE, nos sumamos a las movilizaciones y nos pronunciamos:

1. Denunciamos las declaraciones de Waldo Albarracín, del ex ejecutivo de la FUL-UMSA, Jaime Grajeda, y la C.U.B, quienes están quitando apoyo a la UPEA con sus campañas difamatorias: la demanda de la UPEA no afecta el presupuesto de ninguna Universidad ¡Le exige al Estado mayor presupuesto! Desconocemos sus declaraciones porque éstas no representan la posición de la base estudiantil, docente ni administrativa.

2. Rechazamos la pasividad y silencio de la Central Obrera Boliviana, de la Confederación Única de Trabajadores Campesinos (CSUTCB) y de la Central Obrera Departamental (COD), por no movilizarse por el asesinato de Jhonatan Quispe en manos de la policía, y aún hasta hoy, continúan callados ante las constantes represiones a las movilizaciones de la UPEA.

3. Exigimos la conformación de una comisión investigadora independiente con plenos poderes y financiamiento estatal para investigar y exigir castigo a todos los responsables materiales y políticos del asesinato de Jonathan Quispe. Esta comisión deberá estar conformada por los familiares de Jonathan, estudiantes, organismos y personalidades de derechos humanos del ámbito nacional e internacional, organizaciones obreras, campesinas y populares, que deben gozar de plenos poderes otorgados desde el Gobierno o desde el parlamento y que garanticen la imparcialidad en la investigación.

4. Exigimos ¡Triplicar el presupuesto para educación en Bolivia! Que el dinero salga de los financiamientos a la represión policial y militar, y de los financiamientos a las transnacionales.

5. Cómo fue resuelto en la Asamblea Facultativa de Sociales, la UMSA también va a luchar por mayor presupuesto para educación. “La UMSA, la UPEA. Una sola Lucha” Exigimos una Asamblea Universitaria General Docente –Estudiantil de la UMSA.

6. Impulsar a sectores de trabajadores, indígenas, campesinos, vecinales, entre otras, a sumarse a las movilizaciones por JUSTICIA POR JONATHAN.

¡Repudiamos el asesinato de nuestro compañero! ¡Exigimos Justicia para Jonathan! !
¡Basta de financiar la represión policial y militar!
¡Abajo las camarillas docentes-estudiantiles! ¡Que la DAF pase a control de los estudiantes en todas las universidades!

Te puede interesar: Bolivia: claves para entender el conflicto de la Universidad Pública de El Alto






Temas relacionados

Jonathan Quispe   /   UPEA   /   UMSA   /   presupuesto universitario   /   camarillas    /   Corriente Estudiantil Revolucionaria OCTUBRE   /   Educación pública   /   Bolivia   /   Represión policial   /   Evo Morales   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO