Sociedad

PANDEMIA EN EL AMBA

Barrio Cabezas: la población trans y travesti está entre las más afectadas por el Covid-19

Se estima que al menos 10 de los 50 casos positivos que se detectaron en el barrio son personas trans. Una de ellas se encuentra internada en el Hospital Cestino, las demás están aisladas en sus casas.

Claudia Añazco San Martín

Sec. de Género y Diversidad Suteba Ensenada

María Díaz Reck

Docente y congresal de Suteba La Plata

Viernes 5 de junio | 14:25

Fotos: Joaquín Díaz Reck

El barrio José Luis Cabezas – su nombre se debe al periodista y fotógrafo asesinado en la década del ´90- es un triángulo que se ubica sobre los límites de las ciudades de La Plata, Berisso y Ensenada en el que viven cerca de 400 familias. Igual que cientos de barrios de la Provincia de Buenos Aires, las condiciones de vivienda son absolutamente precarias: hacinamiento, falta de agua potable, cloacas, asfalto; situación estructural de pobreza a la que se suma la contaminación. Es decir, no es una realidad reciente, viene de décadas atrás de gobiernos peronistas y de Cambiemos.

En este contexto agravado por la pandemia, según confirmó la titular de Otrans a Diario El Día, al menos un 20 % de los contagios del barrio, corresponde a personas trans y travestis, quienes se encuentran entre las más pobres, olvidadas y criminalizadas por el Estado. Producto de los contagios por coronavirus, las “invisibles” se hicieron visibles, aunque pocos medios lo muestren.

El gobierno provincial de Axel Kicillof se hizo "presente" el miércoles 3 de junio, por medio de un operativo sanitario y policial, comandado por los intendentes de ambos municipios – Mario Secco de la ciudad de Ensenada y Fabían Cagliardi de Berisso-, y el Ministro de Seguridad Sergio Berni. El Estado reproduce las mismas fórmulas de control social que ya probó en Villa Itatí y Villa Azul del conurbano bonaerense

El ministro de salud bonaerense Daniel Gollán afirmo: "el brote en el Barrio José Luis Cabezas está controlado" y resaltó "hay que evitar los focos porque, sino, se convierten en incendios" e insistió en apelar a la “responsabilidad individual” en cuanto a los cuidados y a la “toma de conciencia de la gente”. De un plan de inversión para resolver los problemas estructurales de pobreza ni una declaración. Habría que recordarles a los ministros e intendentes que pandemia es la miseria sobre la que la enfermedad se desarrolla sin límites.

“Al barrio Cabezas jamás llegó una línea de asfalto, no hay cloacas, ni agua potable. La misma situación de miseria y necesidades populares la padecen los vecinos de Villa Rubén Sito, (camino a Punta Lara) o Villa Catella, desde SUTEBA Ensenada denunciamos que elhacinamiento, la falta de servicios, la desocupación y precarización laboral en los barrios, asentamientos y villas los convierte en zonas de alto riesgo de contagio, transmisión del virus y riesgo de muertes evitables”, denuncia el comunicado votado por el cuerpo de delegados de la seccional

Discriminación, marginalidad y pandemia

En el barrio Cabezas viven numerosas personas trans y travestis, varias inmigrantes, de nacionalidad peruana. Junto a una larga historia de discriminación, persecución policial y criminalización, hoy sufren los efectos de la pandemia en carne propia.

Desde hace años viven en situación de extrema vulnerabilidad, en casillas de dimensiones mínimas, como la mayoría de los habitantes del barrio Cabezas. En aislamiento esa precariedad se agravó. Muchas de ellas padecen enfermedades crónicas, como VIH - SIDA, es decir son parte del sector de la población denominada de riesgo frente al Covid 19 y no tienen acceso a los tratamientos de salud que deberían tener.

Según el último informe elaborado por ATTA (Asociación de Travestis Transexuales y Transgéneros de Argentina) en 2014, sólo el 18% de travestis y trans tuvieron acceso alguna vez a un trabajo formal. La prostitución es el recurso disponible para la gran mayoría, única forma de poder subsistir ante la recurrente discriminación laboral. También aumentaron la persecución policial, la violencia y los travesticidios.

Es urgente la implementación de medidas sanitarias para todos los barrios, un salario de emergencia de 30 mil pesos para quienes no cuenten con trabajo o licencias pagas y la implementación del cupo laboral trans. El Frente de Izquierda impulsa hace años desde sus bancas un proyecto de ley, que entre otros fundamentos, plantea que la falta de antecedentes laborales y educativos no puede ser un impedimento para acceder a un puesto laboral con derechos.

Es imperioso realizar un plan de urbanización y viviendas para terminar con el hacinamiento, afectando las ganancias de las grandes empresas multinacionales de la zona como Ternium-Siderar (grupo Rocca), la empresa OXBOW (de capitales norteamericanos) o la destilería YPF que precarizan a sus trabajadores y contaminan el medioambiente, exponiéndolos al contagio. Es necesario aplicar impuestos a la riqueza de las grandes fortunas que acaparan los dueños del país para financiar un plan sanitario integral frente a la crisis sanitaria, económica y social.







Comentarios

DEJAR COMENTARIO