Sociedad

RIO NEGRO

Bariloche: científicos y Concejo Municipal exigen al Gobierno una ley de trazabilidad de agrotóxicos

Distintas organizaciones exigen una ley nacional de trazabilidad de agrotóxicos y la prohibición del uso de los pesticidas que causaron la muerte de una considerable cantidad de animales.

Jueves 22 de marzo | 15:13

Por iniciativa del Grupo de Investigaciones en Biología de la Conservación del Instituto de Investigaciones en Biodiversidad y Medioambiente (Conicet), el Concejo Municipal de San Carlos de Bariloche solicitó al Poder Ejecutivo Nacional, al Ministerio de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable, al Ministerio de Agroindustria y al Ministerio de Salud de la Nación, que tomen “las medidas y resoluciones necesarias que permitan limitar o prohibir el uso del compuesto Carbofurán y de otros plaguicidas de similares características, por considerar dicho compuesto nocivo tanto para la conservación de la fauna como del cuidado de la salud y vida humana”.

En la Comunicación N° 923-CM-18, con fecha 12 de marzo, el organismo señala que “la pérdida de ejemplares de Cóndor Andino supone una lamentable advertencia de la falta de regulación y fiscalización sobre el uso de estos compuestos, máxime cuando su uso intencional tiene un impacto tan negativo en las redes ecológicas de la región”.

El proyecto original N° 784/18 fue aprobado en la sesión del día 1 de marzo de 2018. En change.org también circula una petición con más de 64 mil firmas exigiendo una “ley de trazabilidad de agrotóxicos”, encabezada por la Fundación Bioandina y dirigida al INTA. El documento expresa su preocupación por la masacre de 34 cóndores, denunciando que no es una ocurrencia aislada y que se suma a la pérdida en 2017 de otros 19 ejemplares en la provincia de Jujuy, también muertos por envenenamiento.

Se le exige al Gobierno nacional que sancione y haga cumplir a la brevedad una ley de trazabilidad y aplicación de agroquímicos a nivel nacional, se atienda con especial interés a la situación de las especies carnívoras, que incluso algunas provincias fomentan activamente su persecución causando mayores daños al ecosistema, que desarrolle un programa de asistencia a los ganaderos para reducir las pérdidas por depredación de ganado por especies silvestres propiciando medidas de mitigación de conflictos con carnívoros silvestres, que se financien e implementen programas de educación ambiental sobre la importancia de preservar la vida silvestre, que se provea a las autoridades de fauna provincial de equipamiento y entrenamiento básico sobre los cuidados para atender los casos de envenenamiento y minimizar riesgos y que trabaje de inmediato para mejorar el control de las normas ya vigentes y la aplicación de sanciones para quienes las incumplen.

Relacionado: Confirman que los 34 cóndores de Malargüe fueron envenenados con el agrotóxico carbofurán

Un peligro para animales y humanos

El interés por la pronta reglamentación de una ley de este tipo para limitar y controlar la producción, venta y utilización de agrotóxicos, y en especial, lograr la prohibición de compuestos como el carbofurán, cuyo uso, fabricación e importación ya no es permitido en muchos países del mundo y en la Argentina aún está permitido, cobró aún mayor relevancia a partir de la noticia del envenenamiento y muerte de 34 ejemplares de Cóndor Andino en la zona de Malargüe, provincia de Mendoza, el pasado enero. También persiste con fuerza la rabia e indignación que causó la muerte por envenenamiento de Rocío, la niña correntina que comió una mandarina inyectada con este veneno en septiembre del año pasado.

Lamentablemente, la intoxicación y muerte de fauna silvestre sigue siendo un problema grave y recurrente en nuestro país. Hechos que acontecen principalmente debido a la arraigada práctica de muchos ganaderos de envenenar potenciales predadores para evitar ataques a los animales domésticos. Para evitarlo utilizan pesticidas y otros elementos tóxicos que son inoculados en los cadáveres de animales y cuando la fauna silvestre se alimenta de ellos mueren envenenados. Pumas y zorros suelen ser víctimas típicas de este accionar, con lo cual se afectan importantes eslabones de la red trófica y ecológica de los ambientes naturales. Pero también lo son animales carroñeros, como los cóndores, que cumplen la importante misión de “limpiar” de cadáveres las áreas naturales, evitando así la proliferación de enfermedades que se podrían diseminar si los cuerpos permanecieran descomponiéndose en el lugar por mucho tiempo.

Contabilizando las últimas muertes de los cóndores ocurridas en Mendoza como explican en un video que ha difundido viralmente por internet el Grupo de Investigaciones en Biología de la Conservación (GrinBiC) de Bariloche, la pérdida de 34 ejemplares de un ave cuya población mundial se estima en solamente 6700 animales, sería el equivalente de perder a casi la totalidad de la población de Argentina, casi 40 millones de habitantes, en un planeta que alberga aproximadamente unos 7.350 millones de humanos.

Los resultados de los estudios toxicológicos de este caso demostraron que la muerte de estos ejemplares fue por envenenamiento con carbofurano o furadán, que es uno de los pesticidas más tóxicos que existen en el mercado. Este compuesto actúa como inhibidor de la colinterasa y es considerado un plaguicida neurotóxico. Un cuarto de cucharadita (1 ml) puede ser fatal para un ser humano.







Temas relacionados

Cóndor   /    Agroquímicos   /    Agrotóxicos   /    Ecología y medioambiente   /    Río Negro   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO