Sociedad

CIUDAD DE BUENOS AIRES

Balvanera: un joven muere por brutalidad policial

La noche del domingo, en el barrio de Once, la Policía arrebató, una vez más, la vida de otro pibe.

Natalia Sposato

Estudiante de Lengua y Literatura / Joaquín V Gonzalez

Miércoles 2 de agosto | 10:53

La noche del sábado Brian Bravo quiso salir a dar una vuelta por su barrio. Lo que no sabía era que se iba a encontrar una vez más con la violencia policial. Violencia que le arrebataría a puños su corta vida.

Brian, un joven de 24 años estaba tratando de rearmar su vida luego de haber estado preso, fue víctima de los abusos de la Policía de la Comisaría 8va del barrio de Once, ubicada frente al Hospital Ramos Mejía.

Era un pibe de familia humilde, de esas que toda su vida se la pasan peleando por conseguir el pan. A Bravo le arrebataron la posibilidad de tener una vida tranquila, de laburar, estudiar, le sacaron hasta la oportunidad de seguir peleándola como cualquier otro pibe con ansias de salir adelante querría.

Portación de cara

Algo que pretendía ser una detención arbitraria, como las que suelen hacer las fuerzas policiales, terminó en un brutal desenlace cuando este joven estaba dando una vuelta por las calles cercanas a su vivienda.

Quisieron detenerlo a los golpes lo que derivó en que rápidamente quedara inconsciente y siguieran golpeándolo salvajemente por que los asesinos de Brian pensaron que “se estaba haciendo el desmayado” para poder “zafar” de la situación.

Su familia acudió rápidamente para tratar de ayudarlo pero ya era tarde, al llevarlo al hospital Ramos Mejía Brian ya estaba muerto.

Ante esta situación, su familia y allegados, organizaron una movilización para reclamar justicia por lo sucedido.

La noche del lunes familiares y amigos se manifestaron frente a la comisaría exigiendo justicia por Brian. La única respuesta que recibieron por parte del Gobierno de la Ciudad y la Policía fue gas pimienta y golpes. Y como si fuera poco detuvieron a uno de los que protestaba.

Su mamá que encabezaba la movilización, contó a la izquierda diario, como incluso a ella, siendo discapacitada la golpearon.

La familia de Brian Bravo está dispuesta a seguir dando la pelea para que este caso no quede impune y que los vecinos, y todos sepan que: A Brian lo mató la policía.

Un pibe menos cada 25 horas

Este caso no es novedad. Todos los días hay un nuevo caso de gatillo fácil, como días atrás se dio a conocer el caso de un pibe de 14 años asesinado por la Policía Bonaerense que además hirió a dos mas de 14 y 16 años.

En Almirante Brown, Gonzalo Fernández, un repartidor de aguas apareció “ahorcado” en su celda después de estar detenido por una disputa entre vecinos.

La represión y la violencia institucional día a día se cobra la vida de los pibes más vulnerables.

Mientras se llenan de fuerzas de (in)seguridad las barriadas populares, más y más cotidianos se hacen estos hechos. Los datos así lo demuestran, cada 25 horas hay un pibe menos, un pibe que fue asesinado por la Policía.

Pero estos casos no son obra de un “loquito suelto” es una obra de una institución putrefacta que tiene que disciplinar a la juventud entre razzias, desapariciones forzadas, causas armadas, torturas y casos de gatillo fácil.

La frase “no es un policía, es toda una institución” no es un slogan, es una realidad.






Temas relacionados

Brutalidad policial   /    Maldita Policía   /    Policía Bonaerense   /    Violencia policial   /    Policía del gatillo facil   /    Gatillo fácil   /    Libertades Democráticas   /    CABA   /    Sociedad

Comentarios

DEJAR COMENTARIO