Economía

CHARLA DEBATE

Balances y perspectivas de la economía tras once meses de gobierno de Macri

El viernes se realizó un debate sobre la política económica del gobierno de Mauricio Macri. Participaron Martín Schorr, Matías Kulfas y Esteban Mercatante.

Lunes 31 de octubre de 2016 | 07:00

El debate con el título "Economía: la madre de todas las batallas" se realizó el viernes con la participación de Martín Schorr, docente de la UBA e investigar del Conicet; Matías Kulfas, profesor de la UBA y de UNSAM; y Esteban Mercatante, del staff de Economía de este diario. El evento fue convocado por la organización Vecinos memoriosos de Caballito.

Matías Kulfas abrió el panel analizando el actual contexto económico político, caracterizó al gobierno de Macri como un fenómeno que tiene aspectos novedosos, “no es una réplica exacta de los 90 pero se le parece mucho en la matriz intelectual ideológica por eso creo que buscando una definición seria el neoliberalismo aggiornado a las actuales circunstancias de la Argentina y del escenario internacional”.

Además cuestionó al gobierno de Ceo, que tiene cerca de un tercio de los cargos que están en el Estado ocupados por gerentes de empresas nacionales o que operan en Argentina. Kulfas agregó que no es cierto que la agenda del país sea la agenda de las empresas, y que es muy diferente administrar los intereses generales que administrar los intereses de una empresa porque hay conflicto de intereses, hay pujas.

Los primeros meses del gobierno macrista

Esteban Mercatante indicó que el gobierno de Macri llegó con un mandato claro señalado por el poder económico, que es realizar profundos cambios en los lineamientos de la política económica: liberar el dólar y abrir los flujos de capitales; cerrar el tema buitres, e imponer una “normalización” más de conjunto de la política económica, en lo que hace a gasto público (especialmente atacando la cuestión de los subsidios), liberación de tarifas.

Otro capítulo clave pasa por las relaciones de trabajo y los salarios; más productividad, reformulación de Riesgos del Trabajo. En definitiva, crear condiciones para transferir más recursos hacia el empresariado.

En pocos meses Macri produjo una transferencia de ingresos a favor de los sectores más concentrados del empresariado, de los exportadores y de las finanzas sobre todo, de más de U$S 20.000 millones, que representa el equivalente a más del 5 % del PIB.

Mercatante declaró que la contracara de los cambios en la política económica ha sido un fuerte incremento en el costo de vida. Como resultado de esto, el poder adquisitivo de los asalariados va a promediar este año una caída que difícilmente sea menor a 7 u 8 %, superando por algunos puntos a la que realizó Axel Kicillof en 2014 cuando también hubo fuerte devaluación y presión del gobierno de Cristina Fernández para que los incrementos salariales fueran menores al salto inflacionario.

Martín Schorr sostuvo que este año, desde el punto de vista de la estrategia el gobierno, tiene dos grande logros la primera es el ajuste fenomenal que realizó con solo diez meses de gobierno, el salario real cayó 12 % del sector registrado de la economía, en el conjunto de los trabajadores la retracción del salario es mucho mayor. En el marco de una ola de despidos en el sector público y privado, las suspensiones. El contrapunto es la transferencia al poder económico a los grandes exportadores, al capital financiero que fue de U$S 35 mil millones. En un año de recesión es un logro fabuloso para los intereses y un ajuste sobre los sectores del trabajo.

Los nubarrones del modelo

Kulfas advirtió que uno de los problemas que tiene el gobierno es que ni siquiera están dadas las condiciones para generar aquello que en los 90 fue un boom de inversión extranjera porque estamos en un mundo que crece poco. El contexto internacional signado por bajo crecimiento de los países desarrollados y países como China o India que fueron las “locomotoras del mundo” están creciendo menos. Por este lado, la salida exportadora de inversión extranjera no parece ser un escenario que lo favorezca.

La otra salida a analizar sería el mercado interno, pero si las primeras medidas que tomó este gobierno fue reducir el salario real de los trabajadores que son los que explican 8 de cada 10 pesos del consumo a nivel nacional entonces esta vía deja de ser un factor central de crecimiento.

Kulfas analiza la única alternativa que tiene este gobierno es endeudarse para que a través de la obra pública o a través del crédito al consumo o que se pueda recrear el mercado financiero eso pueda compensar la caída del salario real. Pero esto sería un escenario bastante pobre o que los beneficios si llegan llegarán para algunos sectores de la clase media y difícilmente para los sectores populares o que más lo necesitan.

Martín Schorr también advirtió sobre los problemas del endeudamiento. Se trata de una deuda que alimenta y financia déficit fiscal, es deuda que financia la fuga de capitales y es deuda que no apuntala el cambio estructural con lo cual los escenarios a mediano y largo plazo que se avecinan es hacia una nueva crisis de deuda, crisis cuyos resultados son conocidos en términos de ganadores y perdedores.

Schorr pronosticó que comienza florecer crecientes disputas entre los sectores dominantes vinculados a tres aspectos. Primero, qué hacer con los dólares de la deuda, una disputa importantes dentro del poder económico; segundo cuál es el nivel de tasa de interés, una tasa de interés para la timba financiera o una baja tasa para apuntalar el desarrollo o actividad productiva; y otro eje es el nivel de tipo de cambio. Alrededor de esas tres cuestiones habrá conflictos al interior de los sectores dominantes. Además agregó que el ajuste del macrismo no logró todavía del todo articular los intereses de los sectores más concentrados.

Schorr también cuestionó el Plan Productivo Nacional y su argumento central que Argentina puede ser como Australia porque se tergiversa lo que es Australia. Este país exporta muchos commodities como nosotros, pero Australia tiene la mitad de la población y presta para fomentar inversión 10 veces más en términos de producto que Argentina con lo cual hay que desarmar un poco más el mito de seamos como Australia. La apuesta de fondo pasa por la reprimarización.

Te puede interesar: La ilusión macrista de la Argentina competitiva

Mercatante sostuvo que la aspiración de Macri era que después del shock aplicado a la economía, esto repercutiera rápidamente en la decisión de los inversores de desembolsar fondos y que esto compensara el impacto recesivo de las medidas tomadas. Pero lo que es un shock para los trabajadores significa un gradualismo para el capital, que exige más ajuste.

Las inversiones no se concretaron por el contexto recesivo y por las dudas que todavía genera el plan, y varias decisiones tomadas por el gobierno ante la comprobación de que el plan inicial no estaba funcionando alejan aún más la perspectiva de que los desembolsos de capital operen como dinamizador de la productividad y la competitividad como espera el macrismo.

Por ahora, todo se ha pospuesto para después de octubre de 2017. Habrá que ver entonces cómo queda Macri después de las elecciones. Y qué hoja de ruta traza entonces.

La herencia K

Entre los panelistas hubo coincidencias en cuanto al diagnóstico de la situación económica, en cuanto al ajuste que aplicó el macrismo y al golpe a las condiciones de vida de los sectores populares. Sin embargo, se abrió un contrapunto con el rol que jugó el kirchnerismo en la década pasada y en la actualidad.

Matías Kulfas destacó la política de desendeudamiento del gobierno anterior, la nacionalización de YPF, la política en ciencia y tecnología y sostuvo que el modelo “nacional y popular” se quedó a mitad de camino en varias políticas, pero que es necesario profundizarlas.

Para Kulfas “tiene que haber un cambio que permita recuperar las bases de todo lo bueno que ocurrió en el período anterior pero dandole respuesta a los problemas”. En este sentido, agregó que “hay que hacerse fuertes en el mercado interno. YPF estatal podría desarrollar una red de proveedores. Incentivar las políticas tecnológicas, confiar en la capacidad en nuestros científicos, empresarios nacionales, trabajadores de las cooperativas, y sobre esa base pensar como crecer, como generar proyectos que el país necesita para generar empleo producción nacional. Esto es el gran desafío”.

Esteban Mercatante hizo un repaso por el balance del kirchnerismo como está en su libro La economía argentina en su laberinto mostrando que la década pasada tuvo como marca de origen el 2001 y la devaluación que significó un golpe a los salarios reales. Además de estar beneficiado por un contexto internacional de aumento de precios de las commodities.

Al cabo del período, continuó la degradación en las condiciones de trabajo, mientras que el nivel de remuneraciones y la participación de la fuerza de trabajo en el ingreso generado apenas recuperaron el nivel medio de los años noventa, muy lejos del de los años setenta. El kirchnerismo pretendió que iba a poder ocupar un rol de contención, compatibilizar las altas ganancias empresarias con una recomposición limitada de los ingresos de los trabajadores, sin toparse con ningún límite, y más aún, que esto sería posible sin afectar las restricciones estructurales del capitalismo dependiente argentino. A pesar del relato, el atraso y la dependencia continuaron vigentes.

Para la clase trabajadora y la izquierda clasista se plantea el desafío de construir, en la resistencia contra las medidas de Macri, la fuerza social para salir del círculo vicioso al que nos condena la burguesía argentina y el capitalismo dependiente y semicolonial.

“Para que los trabajadores podamos enfrentar al gobierno de Macri y su política de profundizar las ataduras de la dependencia es necesario apostar a la construcción de una fuerza política que lejos de apuntar hacia un imposible “capitalismo en serio”, despliegue un programa anticapitalista y antiimperialista. Este es el desafío que tenemos desde el Frente de Izquierda. El acto que realizaremos en Atlanta el próximo 19 de Noviembre”, finalizó Mercatante.







Temas relacionados

Matías Kulfas   /    Inversión extranjera   /    Macrismo   /    Mauricio Macri   /    Kirchnerismo   /    Inversión   /    Ajuste   /    Devaluación   /    Economía Nacional   /    Economía

Comentarios

DEJAR COMENTARIO