Juventud

ELECCIONES UNIVERSITARIAS

Balance y perspectivas de la UBA

En lo que probablemente terminen siendo unas elecciones de "medio término" de cara al 2015 la semana del 27 de octubre se llevó adelante el anteultimo round electoral en la UBA con las elecciones a Centro de Estudiantes en Psicología y Exactas. Sólo resta Agronomía para cerrar la ronda electoral 2014. Con los resultados a la vista, ensayamos algunas conclusiones preliminares para pensar la situación política en la Universidad de Buenos Aires.

Cecilia Mancuso

Dirigente Juventud PTS | @CeciMancuso

Jennifer Wainberg

Estudiante de la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM)

Jueves 6 de noviembre de 2014 | Edición del día

En Psicología, salió ganadora nuevamente “La Izquierda al Frente”, haciendo una elección histórica con el 34% de los votos. En segundo lugar quedó el frente compuesto por La Mella - Patria Grande y Libres del Sur, y se ubicó tercera la corriente del EDI-Franja Morada con el 20% de los votos. Los resultados muestran un apoyo contundente a la intervención de este Centro de Estudiantes que, junto a los de Sociales y Filosofía, jugaron un importante rol en la lucha de los trabajadores de Lear y Donnelley, apareciendo en la escena política nacional como hace años no ocurría.

En Exactas, ganó la conducción la lista del FEM conformada por La Mella, que junto con el centro de estudiantes de Ingeniería, fueron los dos únicos en los que no se mantuvo el oficialismo. Queda esperar a Agronomía para dar por finalizadas las elecciones universitarias 2014, con las que se da inicio a un intenso año de discusión y lucha política hacia la sucesión del ciclo kirchnerista a nivel nacional en 2015.

Mejor no hablar de ciertas cosas

En las primeras conclusiones que expresamos en la Izquierda Diario, dijimos que era innegable un avance de las listas más conservadoras y ligadas a las gestiones en la primer ronda electoral en facultades como Económicas, Medicina y Derecho. Con la tanda de elecciones en las facultades más politizadas de la UBA, como Sociales, y Filosofía, se suma la definición de que la disputa más clara fue entre las listas de la izquierda y el kirchnerismo.

Sin embargo, como dirían los amigos de Sumo, “mejor no hablar de ciertas cosas” fue el lema de las listas kirchneristas para no hablar de política. Atrás quedó la retórica de la juventud que enamora y eso de que había que profundizar el modelo.

En las facultades humanísticas y más politizadas por la propia debilidad de la Franja Morada, que pos 2001 fue progresivamente desplazada, las corrientes alineadas con el gobierno nacional fueron las que intentaron ocupar el espacio político de "centros de gestión". Apoyándose en que los decanatos de ambas casas de estudios estan en manos kirchneristas, jugaron a mostrarse como una oposición que busca orden y gestión en los centros de estudiantes. Más allá de que sus resultados también expresen a un sector del estudiantado que mantiene expectativas en el gobierno, especialmente de cara a las variantes más a la derecha del 2015, tanto para Vamos Sociales-La Cámpora en Sociales como el FUP en Filosofía se trató de un cambio de estrategia electoral con respecto a años anteriores donde se inclinaban por campañas más políticas ligadas a "bancar el proyecto". Parece que la línea "aire y sol" del sciolismo ya está haciendo pié en Unidos y Organizados.

Este no es un dato menor cuando vemos que en todas las facultades en donde se fortaleció la Franja Morada, las listas ligadas al kirchnerismo sí mantuvieron su perfil más político pero obtuvieron magros resultados y no hubo de su parte ninguna perspectiva clara respecto a la necesidad de disputarles la conducción a las listas de la derecha. Eso de que "a la izquierda del kirchnerismo hay una pared" es sólo una frase poética… Pero para usar contra la izquierda, allí donde ésta conduce, pero nunca para ser una alternativa a la conducción morada. Así dejan a las claras que el acuerdo de gobierno que mantienen en la gestión de la UBA tiene su correlato entre sus corrientes estudiantiles.

Un vendaval que no agarró impulso

La Mella - Patria Grande fue, sin dudas, la gran perdedora en estas elecciones. Aunque ganó en los Centros de Exactas e Ingeniería, su retroceso en las facultades que supieron darle peso como corriente militante en la UBA implica un golpe difícil de digerir. En Sociales y Filosofía, consideradas las facultades más politizadas del país, salieron cuarta y tercera fuerza respectivamente. El nuevo marco de alianzas que ensayaron con Seamos Libres (como colateral kirchnerista) y el MST (conocida en ambas facultades por su apoyo a las patronales sojeras en 2008), fue la culminación de un año marcado por una deriva de objetivos, falta de iniciativas políticas y ausencia en las facultades. Lo único que quedó claro en la orientación política de La Mella es la unidad de propósitos con el Kirchnerismo a la hora de ubicar como principal adversario a la izquierda. En el nuevo acervo centroizquierdista de la juventud que por estos días parece conmoverse con un “papa comunista”, la contradicción principal a enfrentar en estas elecciones fue La Izquierda al Frente. Ni los K, ni los morados fueron el centro de su lucha política. En Psicología, esta orientación tuvo la expresión táctica más audaz y para enfrentar a la izquierda apelaron a la colaboración de los Libres del Sur del “narco-socialista” Binner, que a nivel nacional y en la Ciudad son aliados centrales del partido de Yacobiti. En el próximo paso en la "pelea" contra la Franja, La Mella estaría pensando en una alianza con Cobos...

Más en general, la Mella-Patria Grande queda con el pie cruzado frente a las discusiones que se imponen en el marco del fin de ciclo kirchnerista, donde lo que está en juego es cómo darle continuidad a las banderas que conquistó la movilización popular en las Jornadas de 2001. Banderas que el kirchnerismo intentó apropiarse y pisotear en estos años, y que ahora dan lugar a fuertes contradicciones en medio del giro a derecha y la sucesión “sciolista” hacia el 2015. Evidentemente ocuparon durante varios años un espacio en el que se referenciaron cientos de jóvenes que “apoyaban lo bueno y criticaban lo malo” del "proyecto nacional", y hoy se encuentran completamente desorientados.

La impotencia política, y la falta de un proyecto claro, los esta llevando a la levantar como su principal enemigo a la izquierda que hoy es la única que enfrenta el nuevo "consenso de derecha". Una política con la que difícilmente puedan resucitar como una corriente juvenil dinámica.

Por su parte, con los compañeros del PO, el escenario actual vuelve a poner en debate las alianzas que sostienen con Patria Grande tanto en la UBA como en otras universidades como la UNLP donde el PO renunció al fortalecimiento de los frentes de izquierda. Los resultados en la UBA mostraron un claro apoyo a favor de la Izquierda al Frente. En Económicas o Medicina donde el enemigo es la derecha morada, los compañeros del PO siguen apelando a frentes tipo “FUBA” que buscaron competir también en el terreno de la "gestión" pero que fueron impotentes para organizar un movimiento estudiantil independiente y en las calles capaz de frenar el avance de las corrientes amigas del rectorado.

Con la Izquierda, los centros al frente para enfrentar el "consenso a derecha" en 2015

Los centros dirigidos por la Izquierda renovaron su mandato un año más en los tres centros que estuvieron a la cabeza de la solidaridad con las luchas de mayor relevancia nacional, como la de los trabajadores de Lear y Donnelley. Son los centros que se pusieron a la cabeza de que la cultura vuelva a ser parte de la vida política de la juventud universitaria, y que también alzaron la voz contra la violencia a las mujeres y por el derecho al Aborto. Fueron también la única voz de denuncia a la designación de Darío Richarte de la UBA, actual vicerrector, ex número dos de la SIDE y abogado de Amado Boudou, quien ayer fue noticia nuevamente por estar digitando desde la Facultad de Derecho a la massista Mónica Pinto como nueva magistrada para la Corte Suprema.

Es que en el último tiempo, la UBA muestra con menos tapujos la relación que tejen los políticos patronales con la universidad pública, como demostró el acuerdo corrupto entre el Ministerio de Industria a cargo de Débora Giorgi, el decano de la Facultad de Ciencias Económicas y el dirigente de la UCR Capital Emiliano Yacobitti, que involucra pagos de subsidios a empresas de funcionarios y auditorías “intencionadas” con docentes de esa casa de estudios.

Como hemos reflejado en La Izquierda Diario, Kirchneristas y Radicales co-gobiernan hace años la UBA y han incorporado al PRO en esa repartija de negociados en la que intentan transformar a la Universidad Pública, mientras que las agrupaciones K y la Franja Morada son la expresión en el movimiento estudiantil de estas políticas. La izquierda hoy se consolida en Sociales, Filosofía y Letras, y Psicología. Es un pronunciamiento de miles de estudiantes que le dicen no al avance de una agenda de derecha, que se suman a quienes nos proponemos enfrentar los ataques, y a quienes mantenemos en alto las banderas históricas de la juventud y nos referenciamos en el Frente de izquierda y los Trabajadores. Mientras los Massa, Scioli, Macri y Binner toman carrera hacia 2015 compitiendo para ser la mejor expresión de una nueva agenda de derecha, se fortalece un potencial actor social. El de un sector de la juventud que se propone enfrentarlos, dentro y fuera de las facultades.







Temas relacionados

Partido Obrero (PO)   /    Facultad de Filosofía y Letras UBA   /    Filosofía   /    Patria Grande   /    Elecciones UBA   /    Facultad de Psicología UBA   /    CECSo   /    Universidad de Buenos Aires (UBA)   /    Elecciones   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO