Mundo Obrero

ENTRE DENUNCIAS Y PLANES DE PRECARIZACION

Bahía Blanca: Qué esconde la disputa entre los empresarios y la UOCRA

Los fuertes cruces entre empresarios de la construcción y UOCRA, en los que intervino hasta la gobernadora Vidal, anticipan un avance patronal y del gobierno sobre las condiciones de trabajo de los obreros de la construcción.

Viernes 22 de septiembre | Edición del día

Foto: La Brújula

En los últimos días, a raíz de denuncias realizadas por empresarios de la construcción sobre "aprietes" por parte de la UOCRA que según ellos hacen peligrar la rentabilidad de las empresas contratistas, ha ido escalando la tensión entre el Gremio de la Construcción y los empresarios.

Concretamente, el empresario Pablo Qantin, gerente de "Vial Agro S.A", denunció en los medios de comunicación aprietes por parte de la UOCRA que buscaban imponer a qué empresas contratar para la provisión de viandas, transporte y baños químicos para los trabajadores que se encuentran realizando tareas viales en la ruta 51. El empresario remarcó que ademas, buscan un "desmedido" aumento salarial que "afectaría la rentabilidad de las empresas".

Desde la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO), filial local, y la Unión Industrial de Bahía Blanca (UIBB), no tardaron en salir a apoyar a los empresarios del sector y a sumar denuncias sobre los métodos de UOCRA que, según plantean, "atentan contra la previsibilidad y competitividad de las empresas, impidiendo en muchos casos acceder a obras o prestaciones de servicios tanto en nuestra ciudad como en la región, ya que negociar no es imponer”.

No deja de ser paradójico que quienes plantean un repudio a los métodos de UOCRA sean los voceros de empresarios que imponen, mediante el matonaje patronal y la negociación entre cuatro paredes con estos mismos dirigentes sindicales a los que hoy denuncian, salarios de miseria y condiciones laborales deplorables a los trabajadores de la construcción, el rubro con el mayor índice de precarización laboral y muertes obreras en la región.

Gobierno de empresarios

Al coro de las cámaras empresariales preocupadas por la "competitividad", se sumó la mismísima gobernadora María Eugenia Vidal, que en su visita a la ciudad el pasado 20/09, manifestó que "los trabajadores no pueden perder su trabajo por la intervención mafiosa de un sindicato. UOCRA obliga a los contratistas a contratar a determinados proveedores de comida, transporte y equipamiento. Eso es corrupción, por lo que deberá intervenir la justicia". A la hora de hablar de los salarios de pobreza de la construcción, que no superan los $11000 mensuales, la gobernadora planteó que "Burgos (NdR: Dirigente local de UOCRA) pide una remuneración que no estaba en el convenio". Cinismo Puro: Mientras denuncia manejes mafiosos por parte del sindicato, defiende que los trabajadores de la construcción ganen por debajo de la línea de pobreza.

Santiago Nardelli, Diputado Provincial de Cambiemos, también se puso la camiseta de las grandes constructoras, manifestando a diversos medios que "estamos trabajando desde el Ministerio de Trabajo para poner fin a esta situación de coerción. No podemos permitir que las inversiones corran riesgo por los aprietes de los sindicatos".

De conjunto, se trata de una ofensiva del tándem gobierno - paronales, con el objetivo de negociar mejor posicionados respecto a la UOCRA las condiciones laborales precarias que buscan en dos grandes inversiones que estarían llegando a Bahía Blanca: La construcción de un Parque Eólico y la ampliación del Polo Petroquímico de la mano de la multinacional norteamericana DOW Chemical.

Este estilo de "vandorismo" (golpear para negociar) patronal es una táctica que el macrismo y los empresarios vienen desarrollando en diversos proyectos, como se vió por ejemplo en el acuerdo de Vaca Muerta, firmado el pasado febrero entre el gobierno, las empresas y los sindicatos, que significan un enorme retroceso en las condiciones laborales de los trabajadores petroleros y la pérdida de importantes conquistas, asegurandole a las patronales un recorte de entre un %30 y %40 del llamado "costo laboral". Otro antecedente podemos encontrarlo en el acuerdo logrado para la industria automotriz en marzo, que significa un avance de las patronales sobre conquistas de los trabajadores quitando derechos y multiplicando la productividad a costa de la salud de miles de obreros.

Un dato no menor es que en estos casos, los sindicatos, pese a la retórica mediática contra el ajuste, han sido un pilar fundamental para que se realicen los planes patronales, ya que no se jugaron a organizar una sola medida seria para defender las conquistas de los trabajadores y terminaron firmando esos acuerdos antiobreros sin hacer ni una hora de huelga.

Viejos aliados

Cualquier obrero de la construcción de Bahía Blanca tiene sobrados motivos para denunciar a la conducción de UOCRA por aprietes mafiosos. Pero son motivos diametralmente opuestos a los que utilizan los empresarios para justificar los salarios de miseria y las condiciones precarias de trabajo.

Delegados que ademas de ser elegidos a dedo por los dirigentes, cumplen el rol de "capataces" de las patronales en las obras, manejo indiscriminado de quién entra o no a trabajar, jugando con las necesidades de uno de los sectores mas golpeados de la clase trabajadora bahiense, uso de jóvenes precarizados como patota personal de los dirigentes sindicales a cambio de puestos de trabajo, arreglos entre cuatro paredes con las empresas sobre las condiciones de trabajo, que en no pocas ocasiones terminaron con trágicas muertes obreras, y la mas dura persecución a cualquier trabajador que ose cuestionar a sus dirigentes sindicales son solo algunas de las prácticas cotidianas de la conducción de UOCRA en las obras y en las plantas del Polo Petroquímico y el Parque Industrial, donde los empresarios encuadran a muchos trabajadores en convenio UOCRA porque justamente es uno de los que ofrece mas bajos salarios.

Humberto Monteros es conocido por manejar con los peores métodos de la burocracia sindical un gremio estratégico en la zona, ya que como se explica mas arriba, a las obras de infraestructura en rutas y puertos, por los que pasan miles de millones de dólares de la soja y el trigo, se le suman los miles de precarizados del Polo Petroquímico. La seccional local del sindicato que a nivel nacional dirige el comprobado colaborador civil de la última dictadura, Gerardo Martinez, se hizo conocida en todo el país por la ferocidad de sus disputas internas, que en los últimos años incluyeron "copamientos" de la sede a los tiros, batallas campales en elecciones de delegados y aprietes gangsteriles varios a opositores como denuncian los miembros de SITRAIC. No es para menos, ya que la complicidad de este sindicato es un bien invaluable para los empresarios de la obra pública y cualquier gobierno. Quienes hoy denuncian a UOCRA para defender la rentabilidad empresarial son los mismos que durante años utilizaron esta herramienta para disciplinar violentamente a los obreros de la construcción e imponer salarios de miseria y precarización.

Cabe destacar también, que Monteros es el Secretario General de la CGT Bahía Blanca y la "columna vertebral" de Unidad Ciudadana en la ciudad. Es con dirigentes de este tipo, conocidos por tranzar las condiciones de trabajo y hasta de salud de los obreros, que el kirchnerismo nos quiere convencer de que enfrentan el ajuste. No solo le votan todas las leyes de ajuste al gobierno nacional en el parlamento. No solo aplican el ajuste en las provincias que gobiernan. También se nutren de lo mas rancio de la burocracia sindical que entrega día a día las condiciones de trabajo.

Recuperar los sindicatos para derrotar los ataques del gobierno y los empresarios

Esta claro que el ataque del gobierno y los empresarios del sector a la UOCRA, montándose en denuncias a sus archiconocidos métodos mafiosos, tiene como fin imponer condiciones favorables para una negociación mas dura de cara a las inversiones en el área. Buscan sacar una tajada aún mayor a costa de la vida de los trabajadores de la construcción, y para eso tienen que disciplinar a los sindicatos.

Pero también parece evidente que la conducción de UOCRA no es ninguna garantía para enfrentar y derrotar estos planes que atentan contra los intereses de la clase obrera. Al igual que el Sindicato Petrolero, o el propio SMATA en los antecedentes antes mencionados, no parecen estar dispuestos a organizar a los trabajadores para resistir el embate patronal.

Es una tarea de primer orden recuperar los sindicatos para que sean una auténtica herramienta de organización democrática y de lucha de los propios trabajadores. En el paro del pasado 6 de Abril, como en cada medida que la burocracia que dirige los sindicatos se ve obligada a llamar por la presión de la situación, se ve una enorme disposición obrera para enfrentar los ataques del gobierno y defender sus conquistas.








Temas relacionados

Obra pública   /    María Eugenia Vidal   /    UOCRA   /    Provincia de Buenos Aires   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO