Mundo Obrero

UN OBRERO EN TERAPIA INTENSIVA DEBIDO A LA DESIDIA PATRONAL

Bahía Blanca: Mientras el gobierno avanza contra UOCRA, la vida obrera corre riesgo

Un joven obrero, identificado como Fernando Merino, fue internado esta tarde en el Hospital Penna luego de que se derrumbara una zanja de dos metros de profundidad en pleno Villa Mitre

Martes 26 de septiembre | Edición del día


Foto: La Brújula

Un joven obrero, identificado como Fernando Merino, fue internado esta tarde en el Hospital Penna luego de que se derrumbara una zanja de dos metros de profundidad en pleno Villa Mitre. El trabajador realizaba tareas de instalación de nuevas cañerías de la red de agua potable para la empresa Ecosur, contratista de Absa, en un tramo de calle Garibaldi al 100, cuando las paredes de la zanja cedieron y quedó literalmente sepultado.

"El paciente se mantiene internado en terapia intensiva y fue inducido al coma para un mejor tratamiento. Se encuentra conectado a un respirador artificial ya que la principal complicación fue pulmonar, por un cuadro de asfixia debido a la aspiración de partículas durante su estadía en la zanja", expresó el doctor Carlos Cuchetti.

Lo cierto es que según lo que aseguró Defensa Civil, la obra no contaba con empalizadas ni estaba apuntalada, por lo que no cumplía con las medidas básicas de seguridad.

"Cuando nosotros llegamos no estaba del todo cubierto, si no que tenía tierra hasta la rodilla o un poco más arriba. No sé si cuando se produjo el desmoronamiento habrá tenido algún golpe. Lo que sí, estaba inconciente y le habían suministrado oxígeno. Lo que nosotros hicimos fue socavar a los costados, para poder sacarlo”, relató Raúl Lugones, rescatista de la organización.

“Cuando uno está trabajando en una zanja, lo ideal es colocar empalizadas de madera y apuntalarlas bien para que no haya riesgos. En este caso no vimos y no sé quién estaba a cargo de la inspección de la obra. Había algunas maderas, pero no adentro de la zanja y en el lugar donde estaba el chico, tampoco” remarcó.

Lamentablemente parecen querer acostrumbrarnos a que la vida obrera valga poco y nada. En los últimos años han sido reiterados los "accidentes" (que de accidentales no tienen nada) en los que quedó en evidencia cómo los trabajadores son carne de cañón de empresas constructoras que no cumplen con las condiciones mínimas de seguridad para resguardar la seguridad de quienes ponen el cuerpo.

Así, la ganancia patronal se sitúa en el tope de las prioridades no solo de empresarios, sino también de un Estado que decide hacer la vista gorda (el caso de hoy no es el primero) y un sindicato que tranza con la sangre obrera.

En los últimos años, los nombres de Juan Cruz Manfredini, Cesar Benitez y Gabriel Burgos, sólo por tomar tres casos, nos recuerdan que para los empresarios los trabajadores son descartables, y que nuestra vida no vale si quiera lo que se ahorran en una empalizada, un laboratorio habilitado o un andamio en buenas condiciones.

TE PUEDE INTERESAR:En Bahía: pésimas condiciones de trabajo se cobran otra vida obrera

LEE TAMBIEN:La precarización laboral que nos mata: una pelea contra la impunidad

El gobierno y las empresas contra los sindicatos

La semana pasada, trascendieron denuncias de empresarios sobre aprietes de la UOCRA local para que contraten el servicio de viandas, baños químicos y transporte de personal a determinadas empresas. Desde estas páginas, y hechos lamentables como el derrumbe en Villa Mitre lo demuestran, expresamos que sobran los motivos para que los trabajadores se saquen de encima a la conducción del gremio, pero que esos motivos son diametralmente opuestos a los objetivos que persiguen tanto los empresarios de la construcción como el gobierno.

LEE TAMBIEN: Bahía Blanca: Qué esconde la disputa entre los empresarios y la UOCRA

El fiscal general, Juan Pablo Fernández, ordenó hoy iniciar una investigación de oficio y las actuaciones fueron giradas a la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 10, de Delitos Complejos, a cargo de Gustavo Zorzano. La intervención de la justicia en este conflicto fue pedida por el propio intendente Héctor Gay, durante una entrevista brindada a un diario local: “Estamos preocupados porque hace un tiempo venimos recibiendo comentarios de distintas empresas, tanto las que trabajan para el sector público como en el sector privado respecto de lo que se considera aprietes por parte de la UOCRA”, dijo, para agregar que "entendemos que hay fiscales que cuentan con la debida información y los instamos a que actúen de oficio". Si, el mismo gobierno que llegó al poder hablando de institucionalidad, diálogo y respeto a la división de poderes, aprieta a la justicia desde los medios para que avancen sobre un sindicato. Total normalidad.

La UOCRA nacional, por su parte, salió a despegarse de la seccional Bahía Blanca a través de una solicitada publicada en el diario La Nueva, propiedad del presidente de la UIBB. El gremio que dirige el colaborador de la última dictadura militar, y quien fuera del sector sindical mas oficialista durante la presidencia de Cristina Fernandez de Kirchner, Gerardo Martinez, manifestó que no tenía nada que ver con los hechos de los que era sospechosa la conducción local, y que exhorta a los representantes locales de la entidad a trabajar "dentro de la ley". Ni una palabra para los empresarios que inflingen esa misma ley exponiendo la vida de los trabajadores que UOCRA dice representar, justo en una ciudad donde en el mismo día en que se publicó el documento un obrero casi pierde la vida debido a la desidia patronal y la complicidad estatal.

Quien tampoco se privó de dar su opinión al respecto fue Marcelo Feliú. En el lanzamiento a su candidatura a Concejal de cara a las elecciones del próximo 22 de octubre, el candidato de Cumplir , actualmente diputado provincial y ex candidato a intendente por el Frente Para la Victoria en 2015, planteó estar en contra de cualquier tipo de extorsión, y aseguró que para el, la política "debe lograr previsibilidad en las relaciones entre trabajadores y empresarios para atraer inversiones en la ciudad". Otro que omite que los trabajadores también merecen previsibilidad, como por ejemplo asegurarse de que van a salir vivos de la obra. Y pensar que para quienes hoy militan junto a UOCRA las candidaturas de Unidad Ciudadana, dirigentes como Feliú eran garantía de enfrentar a la derecha.

Lo que encubre todo este cruce de denuncias, es que mientras el gobierno, los empresarios de la construcción, y al parecer ahora también la conducción nacional de UOCRA, intentan avanzar sobre la seccional local, columna vertebral del armado bahiense de Unidad Ciudadana, son los trabajadores los que siguen pagando con su vida las condiciones deplorables en las que se trabaja. Obras que no se inspeccionan, trabajadores sin elementos de seguridad, jornadas extenuantes en temperaturas adversas, y un sinnúmero de etcéteras son sólo algunas de las cosas que los obreros de la construcción padecen a cambio de un salario que no llega a cubrir ni de cerca la canasta básica.

Como denunciamos días atrás, y lo reafirmamos al calor de los hechos de las últimas horas, el gobierno y los empresarios, con la complicidad de los dirigentes sindicales, preparan una reforma laboral a medida de las ganancias patronales, también en la construcción. Este, junto a la puja por los millones de la obra pública, son los verdaderos motivos de la avanzada del gobierno y los empresarios contra la UOCRA. Buscan disciplinar a los sindicatos, y por extensión a todo el movimiento obrero, para imponer nuevas condiciones de precarización, flexibilidad y salarios de miseria.

Lejos de defender a la conducción de UOCRA, verdadera fuerza de choque mafiosa contra los trabajadores a lo largo de todos estos años, cómplice de las empresas en la precarización de los trabajadores de la construcción, es preciso denunciar los planes del gobierno y las patronales para avanzar aún mas en las condiciones de trabajo y de vida de los trabajadores. Basta de precarización. Basta de muertes obreras. Por comisiones de control independientes en las obras, llevadas adelante por los propios trabajadores de la construcción. Jornada laboral de 6 horas, 5 días a la semana, con un salario igual a la canasta básica. Nuestras vidas valen mas que sus ganancias








Comentarios

DEJAR COMENTARIO