Juventud

BAHÍA BLANCA - SECUNDARIES

Bahía Blanca: Manifiesto de una secundaria sin miedo

Agus es estudiante secundaria y parte del centro de estudiantes de la Secundaria 30. Ella pone en discusión la participación política de la juventud, muchas veces negada desde las instituciones.

Miércoles 9 de octubre | Edición del día

El miedo a la palabra política está instaurado en las escuelas públicas.

Como si lxs jóvenes no pudiéramos nombrarla, porque entonces se verá en nuestros ojos una pequeña llama de indignación y rebeldía, que plantará el miedo en aquellxs que nos han impuesto ese miedo.

Y que no tengamos miedo, es su peor miedo.

Lamento decir, en este manifiesto sin supervisión, que la escuela pública fue, es y será un circo político, y lxs jóvenes, sus animalitos de entretenimiento.

Si tenemos o no calefacción, es político.

Si hay o no agua, luz o ventanas, es político.

Que no contemos con material didáctico, es político.

Que nuestrxs profesores y profesoras no reciban sus sueldos, y mueran en la lucha por ellos, es político.

Que la infraestructura se caiga a pedazos, (muchas veces arriba nuestro) es político.
Que, en las pocas escuelas en donde se da comida, se dén porquerías sin reparar en cada caso y sin una observación nutricional, es político.

Que no tengamos boleto estudiantil gratuito ni otros medios para llegar a las escuelas, y digan (cito textual): "¡EJEMPLO! Tiene 6 años y camina 3 kilómetros y cruza dos arroyos para asistir a clase" es asquerosamente político.

Y que nos quieran dar "regalos" y migajas, como si nuestra educación dependiera de una buena obra del poder, es sumamente político.

Entonces, dicho todo esto, cuando quieran meter miedo en las escuelas públicas e incitar a abstraerse de la política, contestaré, con este simple manifiesto desde mi profunda bronca, que lxs jóvenes no somos animalitos ni conejos blancos, sino que levantamos banderas partidarias, y consumimos constantemente la basura que la política nos hace tragar.

El solo hecho de que nos quieran apolíticos, es un acto político.
Quizás el más despreciable y aberrante de todos.







Temas relacionados

Debate Educacional   /    Centros de estudiantes   /    Estudiantes   /    Política   /    Secundarios   /    Opinión   /    Provincia de Buenos Aires   /    Educación   /    Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO