OPINION

Bahía Blanca ¿Cómo nació el pedido de aparición con vida de Santiago?

Este Domingo primero de Octubre se cumplen dos meses de la desaparición de Santiago Maldonado, y en Bahía Blanca volvemos a salir las calles por un mismo grito ¡Aparición con vida YA! ¡El Estado es responsable!

Martes 26 de septiembre | Edición del día

Desde La Izquierda Diario compartimos la experiencia de uno de los tantos jóvenes que a pesar de las adversidades que intentan poner las fuerzas represivas se sumaron esta causa que día a día llega a miles en todo el mundo.

Un día, creo que al día siguiente de la desaparición de Santiago, un compañero en la uni me comenta que en Chubut, después de una represión de gendarmería a una comunidad mapuche, un chabón había desaparecido y que la última vez que lo vieron se lo estaba llevando la misma gendarmería. Eso me dejó bastante en shock. Venían las elecciones y no se hablaba mucho del tema en la tele, los medios trataban de instalar la polarización entre los M y los K, además hacía poco que acá había venido Macri a hacer campaña entonces parecía que por fuera de las elecciones no pasaba nada.

Los días seguían pasando y nos íbamos enterando cada vez más de qué se trataba esto, empezaban a llegar noticias de personas que habían estado en el lugar, muchos contaban su historia de vida y mostraban como todos los gobiernos hasta la fecha les dieron la espalda a sus justos reclamos, con sangre si es necesario. Sin embargo a la par de la información que llegaba y en viceversa con lo que era cierto, muchos medios de comunicación y opinólogos defensores del sentido común vendían pescado podrido por todas partes, “que era un hippie”, “que los mapuches son chilenos”, “son todos terroristas”, “Nos declararon la guerra”. Y entre todo esto, no lo pensé mucho, sabía que no me podía quedar de brazos cruzados hasta las elecciones del Domingo.

A la semana del día de la desaparición, en una convocatoria nacional, más de cien personas marchamos por Bahía exigiendo justicia. Había un clima de bronca porque el gobierno no decía absolutamente nada, pero fuimos varios los que en ese momento nos plantamos contra el relato. Y así comenzaron las marchas, cada vez el tema se volvía más polémico en las redes y hasta se creó un 0-800 buchón para que no se pueda hablar de Santiago en las escuelas, porque al parecer “nadie tenía seguridad de nada”, pero de todas formas Lanata aseguraba que claramente no era desaparición forzada.

TE PUEDE INTERESAR: Bandera de Santiago Maldonado es retirada por autoridades en el Instituto Avanza

Un viernes primero de septiembre se cumplía un mes de aquella represión en la que nadie pudo ver más a Santiago Maldonado. El país salió a las calles y Bahía Blanca también. Me acuerdo que esta vez a pesar de las dos convocatorias fuimos como mil, vi a varios compañeros de cursada, a mucha gente joven en general, algunos de la uni, del avanza, de la escuela de Arte, otros que recién salían de laburar y les pareció, como a todos los que marchamos, que en ese preciso instante tenía que estar ahí, en la calle.

LEE TAMBIÉN:Bahía Blanca y la zona exigen la aparición con vida de Santiago Maldonado

Porque más allá de la bronca que todos teníamos y tenemos, sentí que no estaba tan solo como me querían hacer creer, que Macri, la yuta y Lanata eran menos que lo que estábamos en la calle, que todo ese poderío “hegemónico” se reducía a nada cuando muchos se organizan por lo mismo.

Y es justamente, (con el sentido de justicia más grande que puede tener esta palabra), ilógico creer que las plazas no se escuchan, porque después de lo que pasó esa tarde el gobierno y los medios maniobraron 180 grados para sacarse la responsabilidad de encima. Claramente el discurso dominante no había podido con el rechazo popular.

PODES LEER: Bahía Blanca marchó por López y Santiago: balance de una jornada de lucha

Pasaron muchas cosas hasta el momento y sinceramente no tengo idea que puede llegar a ocurrir, no soy el mismo que era hace casi dos meses porque no soy el mismo de ayer pero me reconozco, entiendo qué es lo que me mantiene vivo, qué es lo que me preocupa y qué es lo que me enoja, de manera que como me reconozco a mi mismo reconozco a cada uno de los que salen a la calle, sea bahiense, jujeño, español o mexicano. Todos nos preguntamos lo mismo ¿En dónde está Santiago Maldonado?






Comentarios

DEJAR COMENTARIO