Mundo Obrero

MUNDO OBRERO

Bagley: denuncian mayor flexibilización y amenazas de despidos en San Luís

Trabajadores de la multinacional en la planta de Villa Mercedes denuncian la extensión de la jornada laboral, así como medidas persecutorias de la empresa y despidos injustificados.

Jueves 24 de agosto | 10:17

El clima laboral de la Bagley ha sufrido cambios drásticos tras la asunción de Mauricio Macri como presidente. El sector empresarial se viene sintiendo cada vez más fortalecido ante el modelo y programa político del actual Gobierno nacional, avasallando cada vez más derechos laborales y dejándole a los empresarios las manos libres para despedir a los trabajadores que no acepten las nuevas condiciones de trabajo.

En ese mismo tenor, la gerencia de una de las fábricas alimenticias más grandes de la provincia viene desconociendo derechos adquiridos, leyes laborales básicas, convenios colectivos de trabajo y acuerdos con la Comisión Interna de delegados.

Sumado a las constantes prácticas persecutorias y discriminatorias se suman el mal funcionamiento del servicio de salud, el no reconocimiento de los certificados médicos, las licencias psicológicas y las enfermedades profesionales que obliga a los trabajadores a reincorporarse a sus puestos de trabajo estando enfermos, el no pago de horas por tratamientos médicos realizados fuera de la ciudad, y el hecho de que la ambulancia de emergencia está fuera de servicio.

Para abaratar costos, la patronal contrata mano de obra tercerizada para realizar tareas de mantenimiento, evitan así contratar personal propio y no pasar a planta permanente a los trabajadores que están contratados en forma precaria hace años.

El trabajo de los técnicos con mayor responsabilidad no es reconocido como indica el convenio colectivo. La mayor tecnificación es usada por la empresa para precarizar y flexibilizar aumentando las horas laborales y despidiendo o suspendiendo a la otra parte del personal.

Pero esto no es todo, también hay persecución, hostigamiento, abuso de poder y mobbing laboral desde la gerencia hacia los trabajadores. “El mobbing que recibimos dentro de la planta llega a afectarnos psicológicamente. Ante la prohibición de llevar teléfonos celulares, motivo por el cual despidieron a compañeros sin indemnización, tenemos miedo de levantar cualquier celular que se encuentre en el suelo a pesar de que se le haya caído sin querer a algún compañero, ya que puede ser una trampa de la patronal. Otra cosa que nos hacen son inspecciones tipo allanamientos policiales a nuestros casilleros personales y, a las compañeras mujeres, les revisan sus riñoneras en forma de requisa, generando angustia, vergüenza y estigmatización”, denuncian trabajadores de Bagley.

Mientras tanto, la dirigencia del STIA local y nacional con su silencio cómplice dejan pasar esta situación que afecta a miles de trabajadores como es el caso de los despedidos de Pepsico. Hasta el momento el gremio no ha convocado a ninguna medida de lucha para defender los derechos de los trabajadores de Pepsico, Mondelez o Arcor








Temas relacionados

Arcor   /    San Luis   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO