Política Chile

MUJERES

¿Por qué Bachelet es una referente para Piñera?

Todos quieren subirse a la ola del movimiento que hoy cuestiona la violencia de género. Dentro de este espectro de unidad, Piñera hace guiños a Bachelet. Pero, ¿qué hizo la ex mandataria por las mujeres y la juventud?

Karla Peralta Díaz

Ex Presidenta del Centro de Estudiantes de Medicina, Universidad de Antofagasta

Martes 29 de mayo

El movimiento que cuestiona la violencia machista, ha tomado mucha fuerza y nadie queda ajeno a este fenómeno. Es así como desde distintos sectores salen pronunciándose a favor de las demandas, y aplaudiendo el cuestionamiento al machismo y la violencia de género.

Esta unidad de todas y todos por enfrentar las demandas de género, deja entrever grandes contradicciones. Entre ellas, que existen estrategias que son estériles para poder conquistar efectivamente nuestras demandas, o incluso resultan contradictorias por ser tomadas en las manos de los mismos personajes que profundizan la violencia hacia la mujer.

Cinismo y oportunismo

Es así como Sebastián Piñera se apropia de manera cínica y oportunista de las demandas que impulsan las estudiantes, presentando su “agenda de género” que no responde ni en lo más mínimo, e incluso se vuelve en contra de las y los trabajadores al ocupar el argumento de género para aumentar las ganancias de las Isapres. Sin solucionar el problema de fondo, es más, sosteniéndolo.

Dentro de este contexto es que Piñera lanza su reforma constitucional que cambiaría el artículo n°1 de la Constitución de la dictadura, que vendría a establecer igualdad de derechos entre hombres y mujeres. Dentro de su discurso sacó a relucir el papel de Michelle Bachelet y Daniela Vega, como referentes del hilo de continuidad que quiere mantener.

Pero, ¿qué fue lo que hizo Bachelet durante su gobierno a favor de las mujeres y la juventud?

Debemos entender que el hecho de ser mujer no es sinónimo de por sí para llevar adelante las demandas de las mujeres. Hoy, la ex Nueva Mayoría también se sube a la ola del movimiento, borrando con el codo que durante su gobierno solo perpetuaron el mercado en la educación, sin mover ni un dedo por la educación no sexista y reduciendo a mínimas causales nuestros derechos sexuales y reproductivos, sin mencionar la militarización de la Araucanía, que entre otras víctimas tiene a cientos de mujeres y niñas.

En cuanto a la educación, la ex presidenta Bachelet maquilló con reformas ineficientes y becas de gratuidad la educación de mercado, permitiendo de fondo que los privados siguieran haciéndose ricos a costa de nuestro derecho a la educación, y sin eliminar la banca de la educación. Manteniendo el vínculo empresarial y educativo, además de no proponerse sacar a las iglesias de escuelas, liceos y universidades. Asi, sin plantear ninguna alternativa, mantuvo la educación sujeta al mercado y a los valores de la iglesia, sin ningún tipo de cuestionamiento, ni defensa a la educación pública.

Por otro lado, su gobierno impulsó una ley de 3 causales donde lo que hizo fue tomar la demanda de las calles de miles de mujeres, por un aborto libre, legal, seguro y gratuito reduciéndolas a 3 causales que no responden más que al 3-5% de los abortos realizados en Chile, dejando sin solución uno de los problemas centrales del aborto: el problema de clase donde las mujeres ricas seguirán pudiendo decidir realizar abortos por más razones en clínicas y el extranjero, mientras que las mujeres pobres quedan amarradas a tres causales básicas, que incluso pueden no ser respetadas por la ventana que dejo abierta hacia las y los médicos objetores de conciencia.

El genero nos une, la clase nos divide

Por lo mismo, es necesario que las mujeres tengamos claros nuestros enemigos y aliados, la unidad de las mujeres por el sólo hecho de ser mujeres no resuelve nuestro problema, y no significa necesariamente luchar contra todo un sistema que nos violenta y subordina.

En ese sentido, debemos dejar de lado la unidad por género y confiar por sobre todo en la fuerza que tenemos en unidad con el movimiento estudiantil, las y los trabajadores, generando una fuerte alianza que se proponga ser una oposición al gobierno de Piñera en las calles. Ese gobierno de la derecha que aunque pretenda aparentar que tiene la solución a la violencia de género, lo único que hace con su modelo de sociedad que tanto defienden, es perpetuar la violencia hacia las mujeres.






Comentarios

DEJAR COMENTARIO