Política

FUERZAS ARMADAS

Avance en la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad interior

Recientemente tomó estado público la redacción de dos decretos para reforzar la militarización en zonas de frontera.

Alejandrina Barry

@alebarryceprodh

Paolo Zaniratto

Abogado | CeProDH

Sábado 22 de octubre de 2016 | Edición del día

El presidente Mauricio Macri estaría próximo a firmar dos decretos que tienen como finalidad última consolidar el paradigma que instalaron los últimos Gobiernos: la participación de las Fuerzas Armadas en la seguridad interior. Según los trascendidos los decretos de Secretaría Legal y Técnica reforzarán la Comisión Nacional de Zonas de Seguridad, dependiente de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Este sistema de control en las fronteras le dará mayor poder al Ministerio de Seguridad, con el apoyo logístico de las Fuerzas Armadas. Según la edición del día lunes del diario La Nación esta injerencia sería en el marco de “…la participación de los militares en las fronteras se dará con apoyo logístico, el sustento de información por medio de radares y, eventualmente, el apoyo de aviones de la Fuerza Aérea para disuadir a las aeronaves sospechosas del delito de contrabando o narcotráfico. Esto se dará específicamente en los 145 pasos fronterizos internacionales…”

Los decretos en cuestión

Según lo informado por distintos medios, los decretos de la Secretaría Legal y Técnica reforzarán la Comisión Nacional de Zonas de Seguridad, dependiente de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Este sistema de control en las fronteras le dará mayor poder al Ministerio de Seguridad, con el apoyo logístico de las Fuerzas Armadas.

Los ejes que se vislumbran son varios ya que con la transferencia del control fronterizo al Ministerio de Seguridad en detrimento del Ministerio del Interior, que hoy controla los centros de frontera desde la Dirección de Migraciones, se pasa de un modelo de control migratorio a un modelo directamente de criminalización de la inmigración. Es claramente una señal en este sentido ya que si el control fronterizo queda bajo la órbita del Ministerio de Seguridad implica directamente tratar el tema de la inmigración desde la óptica de la política reaccionaria de seguridad del Gobierno. Al mismo tiempo la compra de equipamientos de logística y defensa en el exterior para las fuerzas de seguridad que operan en las fronteras es una muestra clara y concreta del acierto en las permanentes denuncias sobre el fortalecimiento de las mismas.

El rol de las Fuerzas Armadas

Lo que se prevé en los decretos que va a firmar Macri de apoyo logístico de las Fuerzas Armadas no es más que una fachada; el objetivo real naturalizar la participación de las Fuerzas Armadas en cuestiones de seguridad interior. Siendo esto algo expresamente prohibido por ley. El apoyo de aviones de la Fuerza Aérea para “disuadir” a las aeronaves sospechosas del delito de contrabando o narcotráfico implica poner en práctica la llamada “ley de derribo” con la que prácticamente debutó el Gobierno los primeros días de este año. Recordemos que en el marco del dictado de la emergencia en materia de seguridad el Estado Nacional puede derribar cualquier aeronave que le resulte sospechosa.
La participación de las Fuerzas Armadas en tema de seguridad interior no es una idea creativa del macrismo, sino que viene del Gobierno anterior con la implementación del “Escudo Norte” cuyo objetivo era exactamente el mismo que se plantea actualmente. Este fue implementado en el año 2011 y tal como ahora el apoyo logístico de los militares se da a través de la utilización de aviones y de radares destinados a conseguir la intercepción de vuelos “clandestinos o irregulares”.
Como viene sucediendo en forma recurrente el argumento es básicamente siempre el mismo tanto para instaurar reformas legislativas derechistas como para fortalecer el aparato represivo; una pretendida lucha contra el narcotráfico, la trata de personas y el terrorismo. Siendo que tanto el narcotráfico como la trata de personas son crímenes organizados que implican en si una lógica inmanente al sistema capitalista, y que se desarrollan desde la complicidad y la participación estatal, particularmente con la participación de estas mismas fuerzas de seguridad, cuestión que nunca es puesta como eje principal cuando se hace mención a ellos. Usando demagógicamente siempre estas tres problemáticas intentan avanzar permanentemente en el fortalecimiento del aparato represivo del Estado desde sus distintas aristas: nuevas leyes represivas, reorganización de las Fuerzas de Seguridad (creación de nuevas policías por ejemplo), mayor presupuesto y logística, relegitimación y fortalecimiento de las Fuerzas Armadas, saturación mediante las distintas Fuerzas de Seguridad de los barrios populares y presencia policial constante en el espacio público, e instauración mediática de los discursos que intentan legitimar ante las masas estas políticas. Por eso para conocer el verdadero plan de fondo del Gobierno Nacional hay que tener en cuenta una visión de conjunto de todo este programa reaccionario, ya que de lo contrario se aparece ante todos como parcializado con estas clases de medidas que se van tomando.

No podemos dejar de denunciar que estas mismas Fuerzas Armadas son las que hoy siguen teniendo miles de efectivos que participaron del genocidio en Argentina. Por lo tanto, decirnos que ellos son los que van a ayudar a combatir el delito de por ejemplo la trata, es realmente una provocación.

Todos los días conocemos las noticias de la parálisis de muchos juicios de lesa humanidad, que venimos denunciando familiares y organismos de derechos humanos. Estas noticias se dan en este marco en donde intentan reinsertar a las Fuerzas Armadas genocidas en cuestiones internas, por eso tenemos que rechazar esta política con mucha fuerza, no podemos dejar que suceda sigilosamente. Sin embargo, salen a hacer declaraciones diciendo que no harán inteligencia interna; ¿alguien puede creerles justamente después de que salió a la luz que la propia Gendarmería continua con el proyecto “X” sobre las organizaciones políticas y sociales?

El avance de la militarización en nuestro país, con estos gravísimos hechos de insertar cada vez más a las Fuerzas Armadas en la seguridad interior, lejos del discurso de combatir el “delito” tiene por objetivo fortalecer el aparato estatal para la represión interna contra los sectores populares.







Temas relacionados

Patricia Bullrich   /    Fuerzas Armadas   /    Ministerio de Seguridad   /    Libertades Democráticas   /    Política

Comentarios

DEJAR COMENTARIO