Mundo Obrero

DOSSIER: 6A Y DESPUÉS

Aurelio Tomás: el debate por el “paro dominguero” y la visibilidad de la izquierda

El paro del 6A y el mundo obrero: opinan periodistas gremiales. Tomás de Perfil: las internas en la CGT, las oportunidades y límites de la izquierda, quién “capitaliza el descontento”.

Miércoles 5 de abril | Edición del día

El paro ya llega pero parece que tuvo un costo. Acto accidentado, debates “internos” y también “cuestionamientos" en sectores de base, algunos hablan de “crisis la autoridad” del triunvirato. ¿Cómo se llegó a esta situación y cómo te parece que sigue?

- El paro puede llegar tarde para algunos, pero también demasiado pronto para otros. El problema que enfrenta la CGT es coordinar un plan de acción en una mesa colegiada donde están representadas posiciones muy diversas, que van desde el oficialismo solapado hasta la oposición del “resistiendo con aguante”. La contradicción que seguirá marcando la relación entre los sindicatos y el Gobierno es que esa composición tan heterogénea es la que garantiza la capacidad de hacer una movilización tan masiva como la del 7M, o tan contundente como se espera que sea el paro de este jueves. Las diferencias internas serán seguramente más intensas a medida de que se acerque la elección, por eso es de esperar que sea difícil mantener la unidad y escalar las medidas de fuerza al mismo tiempo.

El problema de la CGT es coordinar un plan de acción entre posiciones que van desde el oficialismo solapado hasta la oposición del “resistiendo con aguante”

Sectores críticos y la izquierda dicen que no puede ser un “paro dominguero”. ¿Cómo ves esa jornada; qué efectos puede tener?, ¿qué estrategia opinás que va a seguir la conducción cegetista luego del 6A?

- La pelea por el “paro dominguero” es ya un clásico de los paros desde que el moyanismo logró unificar al sector del transporte y pudo prescindir de los piquetes que necesitó para garantizar la medida de fuerza, durante la primera etapa de la “unidad de acción” en la era kirchnerista.

Creo que la izquierda aprovecha la oportunidad de una manera inteligente, como un equipo de fútbol que se sabe en situación de inferioridad numérica y juega a embarrar la cancha.

En base a mi experiencia en la cobertura de anteriores paros, creo que el tema va a incomodar a la CGT y va a permitir dar visibilidad a las consignas de la izquierda. Sin embargo, para la central peronista hacer un paro con los trabajadores en su casa les permite dejar la amenaza latente de una nueva medida de fuerza que conjugue una movilización con la paralización de las actividades.

Creo que el tema va a incomodar a la CGT y va a permitir dar visibilidad a las consignas de la izquierda

Esta situación de recesión, dureza del gobierno, descontento social y algunos cuestionamientos a la CGT intenta ser capitalizada por distintas corrientes, desde variantes peronistas hasta de izquierda. ¿Cómo ves que pueden desenvolverse las adhesiones sindicales y políticas de los trabajadores en los próximos meses?

- Más allá de una situación objetiva acuciante para todos los asalariados, el problema es que no hay un liderazgo o una corriente capaz de capitalizar ese descontento. De convertirlo en acumulación de poder político. En la CGT, los problemas de la marcha mostraron el riesgo de intentar aunar voluntades muy contrapuestas en sus objetivos, más allá de las coincidencias en la oposición al Gobierno. El kirchnerismo tiene un techo muy bajo y un enorme rechazo, además de un “prontuario” pesado.

Más allá de una situación objetiva acuciante para todos los asalariados, no hay un liderazgo o una corriente capaz de capitalizar ese descontento

Para la izquierda, esta podría ser una oportunidad, porque se trata de una elección legislativa de medio término, el peronismo está debilitado y el gobierno conservador es un objeto ideal para impulsar una campaña. Sin embargo, hay dos factores que, creo, limitarán su capacidad de acción: por un lado las diferencias internas del Frente de Izquierda que ya son un clásico pero que son difíciles de digerir para el electorado no “iniciado”. Por el otro, el nivel de desempleo alto es un fuerte disciplinador social. Como bien saben quienes trabajan en las bases, cuando los trabajadores temen perder su fuente de ingreso es difícil convencerlos de radicalizar sus posturas.






Temas relacionados

Paro general #6A   /    Aurelio Tomás   /    Paro general   /    CGT   /    CTA   /    Paro nacional   /    Mundo Obrero

Comentarios

DEJAR COMENTARIO