Política México

AMENAZA DE HACIENDA

Aumentar el predial, una posibilidad: Meade

El predial se calcula dependiendo el acceso a servicios y a posibilidades económicas que ofrezca su ubicación. El secretario de Hacienda José Antonio Meade declaró que el país se encuentra rezagado en materia de este impuesto, esto a la salida de la 100 Asamblea de socios de la American Chamber México.

Viernes 17 de marzo | 17:58

Después de conversar con la cúpula de los empresarios yanquis que nuestro país, José Antonio Meade, secretario de Hacienda declaró:

“Nuestro principal hueco fiscal creo que está en el predial. En México pagamos 0.2 por ciento del PIB de predial; en América Latina 1.7; en la OCDE 2.2, que es lo que cobra Chile; en Estados Unidos 3.2 y en Inglaterra el 4.4 por ciento. Esto quiere decir que ahí hay una gran área de oportunidad.”

"Para recaudarlo necesitas de inversión y tiempo, una importante inversión para modernizar los catastros de los municipios en computadoras, en equipo. Hecha la inversión, el aumento en la recaudación podría verse en un periodo de dos a tres años”

La gentrificación o sobre el desplazamiento de las ciudades

El predial es el impuesto que se paga por la posesión de cualquier inmueble: vivienda, local comercial, etc., se calcula dependiendo el acceso a servicios y a posibilidades económicas que ofrezca su ubicación. La inversión en infraestructura de una zona y la edificación de proyectos habitacionales en una zona de bajo predial aumentan el valor del suelo de una determinada zona alrededor de este.

Es así como muchas familias que poseían una casa se han visto obligadas a venderlas al no poder pagar los nuevos costos en zonas que van creciendo su valor, principalmente en zonas cercanas a puntos comerciales clave. Incrementando el costo de su vivienda (ya sea por impuestos como el predial a los poseedores, y por tanto la renta a los que tienen que alquilar una vivienda para vivir o montar un negocio) e insumos que se encarecen en determinadas zonas de una ciudad. No es lo mismo comprar un taco en la Doctores que en la Escandón.

A principios de año en la CDMX se denunciaron los incrementos desproporcionados a este impuesto que registraron subas de hasta 4500% para familias trabajadores incapaces de pagarlas, menos aún tras la caída del peso frente al dólar, el gasolinazo y la inflación que esta por alcanzar el 6% a menos de 100 días del año.
Rascando donde se pueda

Tras el problema que significaría la implementación del Border Adjustment Tax (BAT, es decir, el impuesto fronterizo que pregona Trump), la renegociación del TLCAN y la reforma fiscal de Trump, por sus repercusiones para la econompia nacional, Hacienda está vuelta loca pensando como volver más atractivas las inversiones en México y también buscando la manera de incrementar exponencialmente sus recaudaciones.

Tras las declaraciones del secretario de Hacienda del 14 de marzo, donde anuncia difícil una reduccción en los impuestos a empresas extranjeras, éste evalúa la posibilidad de crear ese plus necesario mediante el alza de otros impuestos, en este caso el predial.

Aunque Meade saliera al mismo tiempo a decir que México por fin tendría un superávit primario desde el inicio de la crisis del 2008, no encuentra forma de lograrlo con un peso tambaleante y la mayor inflación desde el 2010 producto del gasolinazo. Él mismo reconoce que este impuesto no servirá de forma inmediata para contrarrestar el efecto Trump en la economía, pero se está evaluando como una compensación para poder mantener a largo plazo las comodidades que ofrecen a los corporativos para mantenerse en México, quien depende fuertemente de las empresas estadounidenses en el territorio.

En la lógica de Meade el impuesto predial, de la misma manera que el impuesto sobre la renta (ISR), son recaudaciones que sus oficinas de cobranza no pueden realizar con eficiencia, siendo la principal razón que tengan que favorecer a los grandes empresarios los cuales terminan por pagar poco o nada por sus operaciones comerciales, en el caso de ISR que reciben esquemas legales de evasión como las exenciones por donación altruísta, o, en el caso de los enormes terrenos de urbanización con exenciones e incentivos para la constructoras y totales en el caso de las trasnacionales que establecen sus fábricas en nuestro país, a las cuales se le ha llegado a proporcionar gratuitamente, terrenos y servicios urbanos, con tal de que se queden.

Como vemos, la lógica de Meade no incluye a estos capitalistas privilegiados en sus grandes planes para hacer que el grueso de la población pobre y trabajadora pague






Comentarios

DEJAR COMENTARIO