Juventud

CONVOCATORIA ABIERTA

Asamblea nacional de trabajadores de Comercio, para enfrentar los despidos, suspensiones y contagios

La situación de los trabajadores de comercio y call center no da para más, y no vamos a quedarnos callados. Nos tenemos que organizar porque nuestra vidas valen. Este 8 de agosto a las 18hs sumate a la Primer Asamblea virtual Nacional de Trabajadores/as Comercio y call center para luchar por todas nuestras demandas.

Miércoles 29 de julio | 16:16

Los trabajadores de comercio, somos siempre los primeros golpeados en las crisis. Estamos cansados, de siempre estar en la primera fila de los ataques. Por eso, estamos convocando a una gran asamblea nacional de forma virtual de trabajadorxs de comercio y call center que se reunirá el próximo sábado 8 de agosto. Uniendo al AMBA y La Plata con Tucumán, Córdoba, Santa Fé, Mendoza y Neuquén. Formamos parte de una de las ramas más golpeada en este contexto de pandemia debido a los altos niveles de precarización. La Federación Argentina de Sindicatos de Comercio y Servicios que nos “representa” es el gremio más grande del país, con 450 mil afiliados, sobre un total de 1.200.000 empleados, la mayoría en la informalidad.

Es necesario comenzar a organizar esta fuerza. Comercio es el sector donde más fuerte se sienten los golpes de la crisis. Se calcula que son más de 1 millón los trabajadores del sector que sufrieron suspensiones, rebajas salariales y hasta despidos. Para las grandes empresas la salud y los derechos de los trabajadores no importan nada, el gobierno dijo que quiere cuidar la salud pero en los supermercados los protocolos no se cumplen porque importan más las ganancias ¿dónde está el ministerio de trabajo? O cuando nos despiden porque las multinacionales nos contratan temporalmente sin derechos, el DNU que lo prohíbe es papel mojado.

Por eso es más que necesario poner en pie este espacio nacional de intercambio y debate para impulsar la organización de cada lugar de trabajo para hacernos escuchar, frente a un gremio impulsor descarado de la precarización laboral. Su máximo dirigente, Armando Cavalieri, quien hace pocos días declaró sin sonrojarse haber realizado “muchas flexibilizaciones en Comercio a pedido de empresarios”, lleva 30 años atornillado a su sillón.

La bronca crece dia a dia. A la crisis se le suma la denuncia por los 1100 trabajadores de supermercados del AMBA contagiados por Covid-19. El multimillonario Alfredo Coto se negó a dar licencias al personal de riesgo y otorgar las medidas de seguridad e higiene básicas, poniendo en riesgo a trabajadores y también a las familias trabajadoras. Las vidas trabajadoras no valen nada para ellos.

La resistencia en call center y supermercados que marcan el camino

Frente a estos ataques, los trabajadores no nos quedamos en el molde. En call center en medio de la pandemia, emergieron varios conflictos donde los trabajadores nos plantamos, obligando al sindicato a hacerse presente y hacerse eco de los reclamos. En Tucumán hicimos un cuelgue de vincha durante 9 días motorizado por los fuertes descuentos de salario, con asambleas y concentraciones, logrando el reconocimiento de los salarios y el pase a planta permanente de 150 trabajadores. Continuamos peleando contra los despidos ilegales, al igual que en Rosario, en empresas como Hey Latam y OTC, donde conquistamos fallos de la justicia a favor de la reincorporación. En Córdoba recientemente colgaron la vincha y recuperaron el pago completo del aguinaldo por parte de la empresa Voicenter.

“¿Qué es trabajar con derechos? Es tener la seguridad elemental que no te van a rajar en plena pandemia. Tener la seguridad de que el mes que viene le podés dar de comer a tus hijos. Un salario que alcance al menos la canasta familiar y que no te descuenten todo el tiempo por cualquier cosa. Es tener las garantías elementales para no exponer tu vida contagiándote de COVID y que se respeten las licencias a las personas de riesgo. Esto también le exigimos a los sindicatos que respondan como al Seoc y ATACC” dice Vicky, trabajadora de Teleperformance Tucumán e integrante de la Red de Trabajadores Precarizados.

“Desde nuestra incipiente, pero importante experiencia, llamamos a todos los que quieren resistir estos ataques a organizarnos en común en todo el país. Nos apoyemos para arrancar ahí donde la organización aún no existe. En estas luchas, además de hacer que nos escuchen logramos un importante triunfo que es, a través de la unidad de los trabajadores de cada lugar, imponerle a las seccionales de esas ciudades que se tengan que poner al frente de nuestras demandas, contra los recortes, las suspensiones y los despidos y participar en las audiencias a favor de los trabajadores".

Esta primera lección que muestra que si nos unimos podemos empezar a sacar a los dirigentes de los sindicatos de sus “cómodos sillones” tenemos que llevarla a todos los sectores y lugares del país para estar más fuertes para lograr la unidad y no pagar los platos rotos de la crisis que se profundiza.

“Ahora con la ley de teletrabajo que presentó el Frente de Todos y que están negociando con las empresas están queriendo legalizar un nuevo salto en la precarización de los telemarketer. Claro, ellos se ahorran un montón de plata, y si los dejamos, no van a parar hasta que seamos monotributistas. Nosotros queremos hacer valer nuestra voz”.

Por eso junto a la banca del Frente de Izquierda con Nicolás del Caño y Romina del Pla presentamos un proyecto alternativo que además de exigir que se respeten los derechos de lxs trabajadorxs propone que seamos nosotros quienes decidamos bajo qué modalidad trabajar y no los patrones. Sabemos que en el caso de las mujeres que son madres esto significa aumentar las cargas de trabajo. Por eso también proponemos y luchamos por licencias a las trabajadoras que son madres y que están comprendidas bajo la modalidad de teletrabajo, como lograron imponer las trabajadoras de EasyCall de Rosario.

En los supermercados también comenzó la organización y resistencia de los trabajadores. En Jujuy, los trabajadores de super Comodín paramos en reclamo de medidas de seguridad y testeos. En el AMBA comenzamos a organizarnos nacionalizando la denuncia de que Coto incumple protocolos y obliga a personal de riesgo de trabajar, si no lo cumplen las empresas lo tenemos que hacer cumplir nosotros, por eso sin que se enteren las patronales y por fuera de la vista de los delegados traidores, tenemos que poner en pie comisiones de higiene y salubridad. Las licencias pagas al 100% también es un reclamo que gana fuerza en cada establecimiento.

Organizarse porque las vidas trabajadoras valen

Los primeros ataques durante la cuarentena vinieron acordados con el propio sindicato. La Cámara de Comercio y la Cámara de centros de Contacto festejaron el aval de las suspensiones y los recortes salariales del 25% que la burocracia sindical les entregó en bandeja.

Empezaron a pasar los despidos -ya que el DNU no cubre a miles que ni siquiera tienen un contrato-, mediante el teletrabajo, las cámaras empresarias y el gobierno, aprovecharon para exprimirnos un poco más y en el caso de los supermercados mostraron un desprecio total por las vidas trabajadoras, con patoteadas incluídas como el escandaloso caso de Eduardo Búfalo, la mano derecha de Coto, de es la muestra mas obscena.

F trabajador de Coto (a quien resguardamos su identidad para que no sea perseguido) dice que “la asamblea es un paso importante para enfrentar todos juntos lo que venimos viviendo. El desastre de las empresas se lleva la vida de nuestros compañeros, como pasó en Quilmes . Hay que ponerle un freno, desde los lugares de trabajo, democráticamente decidiendo nosotros”.

Las medidas que se tomaron frente a la pandemia hicieron visible una realidad común entre empleados de comercio y de call center. Demostró cómo para los empresarios, sean nacionales como Alfredo Coto o multinacionales como Teleperformance o Carrefour, nuestras vidas son desechables.
Por eso la bronca contra la burocracia sindical se extiende a toda esta nueva generación. Queremos tomar la organización en nuestras manos, porque no estamos dispuestos a aceptar una nueva reforma laboral sobre nuestras espaldas.

Selma, que trabaja en un call que terceriza Edesur en la CABA reflexiona “somos trabajadores esenciales, pero no les tiembla el pulso para dejar gente en la calle o apretarnos con eso, miles expuestos al contagio, un ajuste salarial impresionante, mientras estas grandes empresas siguen facturando millones, y en algunos casos reciben subsidios de todo tipo, al que se le sumó ahora la ATP ¿por qué no le cobran un impuesto a las grandes fortunas de Alfredo Coto o a los capitales multinacionales como Teleperformance para garantizar un salario de cuarentena a todos los trabajadores que estan en la informalidad o desocupados? La ecuación no cierra y nos queremos hacer escuchar”.

Una gran Asamblea de comercio para decir que nuestras vidas importan

La organización comenzó y tenemos que potenciarla. Tenemos que unir todas nuestras fuerzas que hoy se encuentran dispersas y fragmentadas. Tenemos que poner en pie una organización común entre los call en lucha, los trabajadores de supermercados que nos organizamos an por abajo y reclaman medidas de bioseguridad. Tenemos que unir a los trabajadores de los grandes comercios y shoppings que están suspendidos, con los que trabajamos en los pequeños negocios, muchas veces en negro.

Somos de los trabajadores más expuestos al contagio y a las consecuencias de la crisis con los despidos masivos. Necesitamos esa fuerza porque nuestro sindicato es de los más vendidos. Necesitamos esa fuerza para exigirles que luchen por nuestros derechos, como hicimos en los call de Tucumán y Rosario y usar las conquistas de los lugares donde logramos imponerles luchar para mostrar ese ejemplo en todo el país.

Esta Asamblea del 8 de agosto es un paso para unir todo esto y por eso convocamos al resto de los agrupamientos de izquierda, sectores combativos y anti burocráticos a organizarlo en común. Que se expresen todos los sectores que nos organizamos desde abajo para enfrentar el ajuste de las grandes empresas en acuerdo con el gobierno y sacar de la pasividad traidora a los sindicatos, uniéndonos entre los trabajadores, distintos sectores que quieran evitar que la crisis sanitaria y económica recaiga sobre nosotros con desocupación, pobreza y sin derecho a la salud. Nuestras vidas valen.

  •  Tenemos una fuerza enorme que se ve desorganizada porque nuestro sindicato está al servicio de los empresarios y no de nuestras necesidades. Peleamos por recuperarlo de las manos de esa burocracia traidora.
  •  Si nos organizamos podemos nacionalmente pelear por la puesta en pie de Comisiones de Seguridad e Higiene en todos los establecimiento y pelear porque nuestras vidas importan. Protocolos de seguridad y licencias al 100 %.
  •  Trabajo con derechos para todos. Contra la precarización a la que nos condenan, queremos trabajar con derechos y por el pase a planta.
  •  Por la reincorporación de todos los trabajadores que fueron despedidos en medio de la pandemia.
  •  Por IFE 30 mil en base al impuesto a las grandes fortunas, como la de Coto, para todxs aquellos que se quedaron sin laburo.
  •  Por la aparición con vida de Facundo Castro
  •  Porque nuestras vidas valen. Organicemos juntos una gran movilización en todo el país para que la crisis la paguen los empresarios, no los trabajadores.





    Temas relacionados

    Precarización laboral   /    Asamblea   /    Tucumán   /    Santa Fe   /    Juventud   /    Mundo Obrero

  • Comentarios

    DEJAR COMENTARIO